Jerusalén arde de nuevo: ¿Qué está ocurriendo realmente en Jerusalén del Este y Sheikh Jarrah?

La policía irrumpió en Al Aqsa tras la oración del Ramadán el viernes por la noche. Dispararon granadas de aturdimiento y balas de metal recubiertas de goma contra cientos de palestinos. Simultáneamente, las protestas en Sheikh Jarrah, un barrio de Jerusalén del Este, y la Puerta de Damasco, continuaron durante la noche, enfrentándose a la extrema represión estatal.

Escrito por Uri Bar-Shalom Agmon y Yasha Marmer, מאבק סוציאליסטי • نضال اشتراكي (Lucha Socialista, ASI en Israel-Palestina).

205 palestinos resultaron heridos, la mayoría de ellos en Al Aqsa. 45 de ellos sufrieron heridas en la cabeza por balas de goma y dos resultaron gravemente heridos. 18 policías resultaron heridos, la mayoría de forma leve. Estos fueron los sucesos más violentos en Jerusalén del Este desde 2017.

La policía trató de impedir que miles de musulmanes participaran en las oraciones de Lailat al-Qadr -una de las últimas noches del Ramadán, que reúne anualmente a 200,000 fieles en Al Aqsa-. A principios de esta semana, las FDI dispararon a un palestino de 16 años durante una protesta. El mismo día, murió un hombre israelí de 19 años que recibió un disparo de un palestino. Una hora antes de que estallaran los disturbios en Al Aqsa, una granada de aturdimiento disparada por un soldado israelí explotó cerca de una niña. Esta es sólo una de una serie de provocaciones nacionalistas del Estado Israelí.

A diferencia de años anteriores, la policía y el ejército trataron de impedir arrogantemente que los jóvenes palestinos se aglomeraran en la zona de la Puerta de Damasco. Las vallas, barricadas, detenciones, los cañones de agua, la policía montada y las granadas de aturdimiento les impidieron por la fuerza entrar en la zona, pero las decididas protestas obligaron a la policía a permitirles la entrada. Este es un símbolo del aumento de la represión en Jerusalén Oriental, con el trasfondo de un Ramadán especialmente difícil bajo el COVID, que provocó una crisis sanitaria y también agravó la pobreza y el desempleo en los Territorios Ocupados y en Jerusalén Oriental en particular.

Después de que las protestas derribaran las barricadas de la Puerta de Damasco, el barrio de Sheikh Jarrah se convirtió en el centro de la resistencia en Jerusalén del Este. El destacado activista palestino Muhammad Abu Hummus explicó durante una manifestación en la zona que “la victoria (en la Puerta de Damasco) dio poder a los jóvenes, vieron que podían obtener resultados, y ahora irán a cualquier lugar donde exista la ocupación, como aquí”.

Las protestas de Sheikh Jarrah cambiaron de rumbo con la lucha contra los desalojos de familias palestinas pobres y la toma del barrio por colonizadores judíos. Palestinos de todo el país acudieron a protestar, así como a celebrar fiestas de Iftar con los residentes. En respuesta, la policía aumentó la represión. Los banquetes fueron disueltos por la fuerza, y las protestas se enfrentaron con violencia, terminando casi siempre con heridos.

Con reminiscencia de George Floyd, el martes se documentó una detención en la que un agente de policía presionó con su pierna el cuello de un manifestante mientras éste gritaba que no podía respirar. A la violencia policial se le unió la provocación de la extrema derecha, con el alcalde de Jerusalén deseando que Abu Hummus recibiera una bala en la cabeza.

Itamar Ben Gvir, un recién elegido miembro del parlamento israelí de extrema derecha, instaló una tienda de campaña en Sheikh Jarrah, frente a las viviendas de las familias amenazadas de desalojo, afirmando que ésta es su nueva “oficina parlamentaria”. Sus simpatizantes atacaron a los palestinos durante sus comidas de Iftar, uno de los coches de los colonizadores fue incendiado, a lo que los colonizadores respondieron disparando contra los palestinos. Ben Gvir, por supuesto, no fue detenido violentamente -o en absoluto-, a diferencia de los miembros del parlamento que acudieron al barrio en solidaridad con las familias.

"¡Detengan la guerra!"

El mensaje de nuestros camaradas de מאבק סוציאליסטי • نضال اشتراكي  sección en Israel-Palestina de Alternativa Socialista Internacional.


Las protestas en Jerusalén del Este se producen tras la cancelación de las elecciones al Parlamento Palestino. Bajo la dictadura de la ocupación en Cisjordania, surgió la sub-dictadura de la Autoridad Nacional Palestina. Las últimas elecciones se celebraron hace 15 años, y se han pospuesto desde entonces. El 51% de la población palestina considera a la AP como una carga en lugar de una ventaja.

El lunes, el Estado de Israel conmemora el aniversario de la ocupación de Jerusalén del  Este. La extrema derecha está organizando una marcha provocadora que pasará por el barrio musulmán en la Ciudad Vieja: la Marcha anual de las Banderas, que siempre va acompañada del cántico “muerte a los árabes” e intentos violentos de asalto. Se están organizando contraprotestas. Al mismo tiempo, el Tribunal Supremo Israelí debía debatir la apelación de las familias de Sheikh Jarrah sobre la decisión de desalojarlas. Este debate se ha pospuesto a petición del Fiscal General.

Sin un movimiento de masas sobre el terreno contra la represión y la ocupación en Cisjordania, la derecha palestina, es decir, Hamás y otras organizaciones podría fortalecerse. El gobierno interino israelí utilizará la policía y el ejército para proteger el status quo. Sin embargo, a pesar de la propaganda, no hay ninguna medida militar que pueda traer realmente la paz y la seguridad para los civiles palestinos e israelíes. La única manera de detener la escalada no es devolver la “normalidad”, sino luchar contra el status quo, el régimen de ocupación, la opresión y las expulsiones, como parte de una lucha por el cambio socialista, tanto para los palestinos como para los israelíes.