Elecciones en Madrid: ¡necesitamos un programa socialista revolucionario de unión contra la extrema derecha!

En un ambiente muy polarizado, el PP ha conseguido una clara victoria a expensas del hundimiento de Ciudadanos y el retroceso de PSOE

John Hird, SR Vitoria-Gasteiz

La clara victoria del derechista Partido Popular (PP) en las elecciones autonómicas de Madrid será un trago amargo para los trabajadores, los jóvenes y todos aquellos que han sufrido durante el último año la pandemia del COVID-19. Especialmente los trabajadores de la salud, que han intentado valientemente superar la pésima y a veces criminal gestión de la crisis por parte del gobierno de Ayuso, se esforzarán por entender lo que ha sucedido. Al comienzo de la crisis, en marzo de 2020, ancianos residentes en residencias de ancianos privatizadas fueron literalmente dejados morir por el gobierno de Madrid.

La participación en estas elecciones ha subido un 11% respecto a 2019, situándose en el 75,9%, lo cual es alto para unas elecciones autonómicas. Esto refleja el ambiente polarizado durante la campaña, cuando Pablo Iglesias, ex-vicepresidente del gobierno y candidato por Unidas Podemos, y otras figuras del gobierno recibieron amenazas de muerte con balas por correo, mientras se multiplicaban en el estado español los ataques fascistas a sedes de partidos y organizaciones de izquierda, incluyendo colectivos feministas, Podemos, y PSOE.

Hay claros ganadores y perdedores electorales. El PP ha aumentado su número de escaños en 35 y ha obtenido más de 864.000 votos adicionales. Ciudadanos ha perdido todos sus 26 escaños y más de 500.000 votos que probablemente han ido a parar al PP. El partido neofascista VOX obtuvo un escaño más, 13 en total, y 35.000 votos más. Ayuso y el PP podrán formar gobierno en la Comunidad de Madrid con el apoyo o la abstención de Vox

El PSOE fue el gran perdedor, pasando de ser el partido con más votos y escaños en 2019 a ser el tercer partido, por detrás de Más Madrid, el partido moderado escindido de Podemos.

A pesar de una campaña de altura de Pablo Iglesias, que renunció al gobierno de coalición PSOE - UP para concurrir a las elecciones de Madrid, UP sólo obtuvo tres escaños más y un aumento moderado de votos.



Las elecciones son siempre sólo una instantánea de los estados de ánimo y la evolución de la sociedad, pero las elecciones de Madrid plantean algunas cuestiones fundamentales que los marxistas deben abordar seriamente.

¿Representan los resultados electorales un giro a la derecha en Madrid y en el Estado español? El PP y Vox plantearon las elecciones como una elección entre "Comunismo o Libertad" mientras que Iglesias contestó que era "Fascismo o Democracia". Como ya se ha dicho, Pablo Iglesias recibió cuatro balas por correo con una amenaza de muerte contra él, su pareja y sus padres. En un debate radiofónico, retó a la candidata de Vox a condenar las amenazas de muerte, y ante su negativa, abandonó el debate, seguido por los candidatos de PSOE y Más Madrid. 

Pablo Iglesias acertó al dimitir como vicepresidente y presentarse a las elecciones de Madrid y enfrentarse directamente al PP y a Vox. Su campaña ha despertado a muchos trabajadores y especialmente a los jóvenes ante la amenaza que representa la extrema derecha, pero desgraciadamente ha sido demasiado poco y demasiado tarde. Además, Iglesias estaba manchado por su participación en el gobierno de coalición. 

En el momento de la formación del gobierno de coalición PSOE - UP, sostuvimos que en lugar de unirse al gobierno, UP debería haber apoyado la formación de un gobierno del PSOE desde fuera para bloquear a la derecha, mientras mantenían su independencia política en la oposición. Formar parte del gobierno del PSOE dejó a UP aún más aislada de los trabajadores y de la lucha en las calles. Como ya dijimos: "Este repliegue de la calle y la entrada de lleno en el juego institucional ya había hecho perder a UP muchos votos y escaños en las últimas elecciones, y su base de apoyo podría verse aún más mermada en favor de otras fuerzas que son percibidas como más "antisistema". Desde este punto de vista, la ultraderecha de Vox podría posicionarse como una fuerza antisistema y reunir aún más apoyos."

Desgraciadamente esta perspectiva se ha visto confirmada por los acontecimientos y ahora Iglesias ha anunciado su dimisión de la dirección de Podemos y de la política por el fracaso de su estrategia.

Ayuso consiguió sortear el escándalo de las muertes en las residencias de ancianos, las consecuencias de los años de infrainversión del PP en la sanidad madrileña, que han supuesto el agravamiento del número de casos de COVID-19 allí y la mala gestión general de la crisis. Ayuso se postuló como una especie de Trump español, defendiendo la "libertad" para mantener la economía en marcha frente a las imposiciones del gobierno del PSOE. Invocando la "libertad" de los madrileños, hizo caso omiso de las recomendaciones del gobierno de cerrar la vibrante vida nocturna de la capital en respuesta a la pandemia, y ha insistido en mantener abiertos los bares y restaurantes, a pesar de que los índices de infección por COVID-19 son de los más altos del país. Ayuso, con la ayuda de la prensa, consiguió movilizar a esta capa de pequeños empresarios a su favor en las elecciones.

Ayuso y el líder nacional del PP, Casado, plantean su victoria como el primer paso para deshacerse del gobierno español presidido por Pedro Sánchez. "¡Madrid es España!", gritaron la noche electoral al recibir la felicitación de VOX.

Vox pide abiertamente que se prohíban todos los partidos que apoyan la "ruptura del Estado español" (partidos independentistas en Cataluña y el País Vasco). El éxito de la derecha en Madrid agravará aún más las cuestiones nacionales no resueltas.

Las elecciones eran tanto una oportunidad como también una prueba para la izquierda. Al principio de la campaña, Iglesias ofreció hacer una campaña conjunta con Más Madrid para unirse contra la derecha. Su antiguo compañero Iñigo Errejón, ahora líder de Más País y la candidata de Más Madrid Mónica García se negaron. La desunión de la izquierda es un factor desmoralizador para muchos trabajadores y jóvenes. A pesar del aumento de la participación en las elecciones, más de un millón de personas siguieron sin votar en los comicios.

Las elecciones de Madrid han puesto de manifiesto una mayor polarización de la sociedad, entre clases, regiones y naciones históricas. También ha puesto sobre la mesa las políticas reales del PP y de sus socios menores, Vox.

Vox se comprometió a cumplir una serie de exigencias planteadas por la organización católica ultraconservadora Hazte Oír antes de las elecciones. La lista de seis puntos incluye el compromiso de bloquear el acceso al derecho al aborto y a la eutanasia, y de derogar las leyes autonómicas que protegen a las personas contra la discriminación por su orientación sexual.

En 2019, Hazte Oír financió un autobús para recorrer el país, para hacer campaña contra las "feminazis" y la ley de violencia de género de España. El mensaje principal del autobús decía: "No es violencia de género, es violencia doméstica". En el autobús también aparecía una imagen de Adolf Hitler maquillado y con el símbolo del feminismo en su gorra militar, sobre el hashtag "#StopFeminazis".

Pero no sólo Vox apoya estas ideas ultrarreaccionarias. Antes de que Ayuso fuera nombrada presidenta por primera vez, dijo a EL PAÍS en enero de 2019 que "el aborto no es un derecho de la mujer." Sus otras declaraciones fueron: "Me preocupa que nunca se tenga en cuenta al padre y casi se utilice como método anticonceptivo" y "no estoy criminalizando a nadie, pero un porcentaje muy alto [de mujeres que abortan] son inmigrantes o mujeres sin recursos que lo hacen por segunda o tercera vez." Si Ayuso intenta hacer realidad esas opiniones retrógradas como presidenta de Madrid, ¡imagínese la respuesta que obtendrá en la calle por parte de las mujeres!

Las elecciones de Madrid mostraron claramente las tareas que tiene por delante la izquierda. La derecha y la ultraderecha están organizadas y tienen una visión de lo que quieren conseguir. Su discurso reaccionario se ha "normalizado" en la prensa e incluso en las tertulias mediáticas.

La izquierda necesita desarrollar activistas y líderes que tengan el coraje de denunciar a los fascistas, pero que también vayan audazmente más allá de una vaga y bonita defensa de la "democracia". Necesita detallar un programa radical que traiga un cambio real a las vidas de la clase trabajadora. La ultraderecha y las ideas fascistas serán derrotadas por la unidad de la clase trabajadora en torno a un programa para transformar la sociedad. Un llamamiento a mantener el statu quo no inspira y sólo envalentonará a la reacción.

De hecho, las técnicas de propaganda que utilizó Vox ya fueron probadas en Alemania por los nazis. Vox atacó el coste para la Comunidad de Madrid de los menores inmigrantes no acompañados en vallas gigantes, y las palabras utilizadas para deshumanizar a Pablo Iglesias, como "rata" y "jorobado", reflejan las estrategias utilizadas por el Partido Nazi de Hitler para ganarse a millones de alemanes desesperados en su afán por perseguir y aniquilar no sólo a los judíos, sino también a los discapacitados y los enfermos.

La victoria de la derecha en Madrid es un grave golpe de advertencia y la izquierda debe discutirlo abierta y urgentemente con todos los sectores de la sociedad que quieran resistir. Es especialmente urgente hacer frente a la mejora del resultado que VOX obtuvo en algunos barrios obreros y lanzar campañas antirracistas y antifascistas, especialmente entre los jóvenes.

Está claro que el resultado fue un voto de protesta contra las políticas del gobierno de coalición y su gestión de la crisis de COVID-19. Durante el último año, los trabajadores han puesto sus vidas en riesgo y han mantenido la economía y la sociedad en marcha, pero casi no ha habido voces auténticas en el parlamento que articulen las necesidades y aspiraciones de la clase trabajadora. No se han alzado voces contra los bancos, las multinacionales y las grandes empresas que se aprovechan de la pandemia y despiden a los trabajadores. A pesar de la coalición PSOE-UP no se han discutido en el parlamento las medidas necesarias a favor de la clase trabajadora para salir de esta crisis. La derrota es también el duro precio que ha pagado la izquierda en torno a UP, por participar en el gobierno del PSOE que se basa en una nebulosa "unidad nacional". Esto ha significado que no ha habido una verdadera oposición política a la gestión de la crisis de COVID-19 del gobierno regional de Ayuso Madrid, a pesar de la ardiente ira de los trabajadores, especialmente de los trabajadores sanitarios de primera línea.

Los socialistas y la clase trabajadora no pueden "renunciar" a la lucha de clases. Muchos se sentirán decepcionados por lo ocurrido en Madrid, pero las condiciones de la vida cotidiana nos obligan a seguir luchando. Parte de esa lucha es comprender.

Pablo Iglesias se retira de la política, instamos a los activistas a dar un paso adelante y a unirse a la lucha para armar el movimiento con ideas socialistas claras. ¡ÚNETE CONTRA LA EXTREMA DERECHA CON UN PROGRAMA SOCIALISTA REVOLUCIONARIO!