TÚNEZ: PROTESTAS GENERALIZADAS SACUDEN AL GOBIERNO AZOTADO POR LA CRISIS


A 10 años de que la Revolución Tunecina empezara, una vez más el pueblo tunecino se ha declarado en rebelión contra la pobreza, la injusticia y la marginalización bajo la cual aún viven

Declaración de Tayaar al’Amael al’Qaaedi, ASI en Tunez.

A pesar de que la revolución haya tenido éxito en desenraizar los símbolos del régimen dictatorial de entonces, todos los gobiernos sucesivos posrevolucionarios han continuado con las mismas políticas del periodo prerrevolucionario. No tienen absolutamente ninguna solución que ofrecer a la crisis económica y social del país; de hecho, solo han contribuido a profundizar esta crisis en cada paso que han tomado.

Esto deja en claro que la Revolución Tunecina no ha completado su camino, ya que los objetivos que la desencadenaron aún no han sido logrados, incluso la libertad de expresión se ha visto severamente amenazada, como es especialmente ilustrado a través de los eventos más recientes: restricción de libertades básicas, el acoso diario a activistas, el arresto de cientos de manifestantes y una represión sistemática de movimientos sociales por parte de la policía. Todas estas acciones están encaminadas a la continuación de las mismas políticas de empobrecimiento de la mayoría y un perpetuo enriquecimiento de la corrupta clase gobernante.

Tras la Revolución del 17 de diciembre de 2010 al 14 de enero de 2011, todos los gobiernos han actuado como obstáculos a la culminación de la revolución. Esto es porque dichos gobiernos siguen basados en el sistema capitalista, el que es responsable de la perpetuación de la explotación de los trabajadores y los pobres, así como la corrupción financiera, burocrática y administrativa en los altos niveles del estado.

La actual revuelta, dirigida por la juventud de todos los barrios populares, requiere un urgente llamado de apoyo a todas las fuerzas revolucionarias existentes para aliarse, para unirse y organizarse alrededor de un programa específico para establecer este movimiento revolucionario en cada parte del país y evitar caer en acciones caóticas, nihilistas y dispersas.

Somos un grupo socialista y revolucionario que cree en el derecho del pueblo tunecino de continuar su lucha revolucionaria hasta que puedan controlar, planificar y disfrutar, de manera democrática, la riqueza de su país. En vista de la deteriorada situación en el país, proponemos las siguientes demandas:

  • ¡La revolución continúa! Continuemos luchando y manifestándonos en todas partes contra el sistema mafioso, contra la pobreza y contra las políticas de marginalización.
  • Liberación inmediata de todos los manifestantes arrestados.
  • Apoyamos los comunicados de la Asociación Nacional de Abogados y la Comisión Nacional de Abogados Jóvenes para la defensa incondicional de la libertad de expresión y el derecho a la manifestación, y en contra de la cada vez más violenta represión policial de las manifestaciones pacíficas.
  • Formación de comités de autodefensa y coordinación local de la población general en todas las ciudades y pueblos que tienen movimientos de protesta.
  • Trabajar para declarar una huelga general de trabajadores, para demandar trabajos, aumentos salariales y un plan de acción social urgente para proveer asistencia a aquellos que se han visto afectados de las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus.
  • El capitalismo en todas sus manifestaciones está dirigido a perpetuar todas las decisiones políticas clasistas y hostiles hacia las masas; por ello, lograr las demandas de justicia social, igualdad y libertad solo puede hacerse mediante un gobierno socialista y democrático, como una alternativa a este sistema explotador.