EE.UU. Violencia de extrema derecha en el Capitolio

Los sindicatos, los movimientos sociales y los socialistas deben organizarse para silenciar a la extrema derecha

Reacción de Kshama Sawant, elegida para el Consejo de la Ciudad de Seattle y miembro de Alternativa Socialista (ASI en EEUU) 7/01/2021

El horrible despliegue de violencia de la extrema derecha que estamos viendo hoy en Washington es un recordatorio aterrador de que, aunque Trump perdió las elecciones, los trumpistas y el extremismo de derecha están en auge. Trump y su base reaccionaria se niegan a aceptar el resultado de una elección democrática. Alternativa Socialista se solidariza con todos los que luchan contra la derecha y con todos los que han quedado atrapados en el Capitolio, incluidos los conserjes, los trabajadores de mantenimiento y otros empleados.

Espero que todos los que están correctamente nerviosos y aterrorizados en Washington en este momento permanezcan a salvo. Debemos confiar en cada uno de nosotros como trabajadores y en nuestra solidaridad. Apoyamos las contra-protestas pacíficas que han convocado los trabajadores y los socialistas como lucha inmediata contra la extrema derecha. ¡Nuestra única defensa real es un movimiento y organización de masas de trabajadores, sindicatos, movimientos sociales y socialistas para silenciar a la extrema derecha!

La policía, ciudad tras ciudad, reprimió brutalmente las manifestaciones pacíficas de Black Lives Matter el verano pasado en nombre de la "ley y el orden". ¿Dónde están esos llamados defensores de la ley y el orden mientras la extrema derecha se desborda?

Esta revuelta en concreto llegará a su fin, y esta elección en concreto será certificada, pero la extrema derecha está todavía en sus comienzos a menos que la clase trabajadora se organice. Estamos potencialmente en los primeros días del desarrollo de un movimiento de extrema derecha, muy probablemente con su propio partido político.

La violencia de la extrema derecha en el Capitolio es el resultado no sólo de Trump, sino también del completo fracaso del “establishment” democrático para oponerse de manera significativa a sus ataques a la clase obrera. No tenemos tiempo que perder. Necesitamos un partido de la clase trabajadora. 

Necesitamos una respuesta masiva a favor de un seguro médico para todos, un “New Deal” Verde y un control democrático real sobre la policía. Los sindicatos, los grupos vecinales, los socialistas, los activistas y otros deben luchar por todas estas demandas para construir una alternativa poderosa al peligroso populismo de Trump y derrotar a la extrema derecha.