Ataque terrorista en Viena: ¡Solidaridad contra el terrorismo, el racismo y la intolerancia!


El ataque terrorista en Viena exige una respuesta decidida del movimiento obrero. Un primer paso significativo sería que la izquierda, los antifascistas y los sindicatos organizaran un encuentro contra el terrorismo, el racismo y el fanatismo y sus causas para enviar una fuerte señal de la unidad de la clase obrera sin importar el origen nacional, la raza o la religión.

Declaración del Comité Ejecutivo de Sozialistische LinksPartei, ISA en Austria.Original publicado el 3 de noviembre.

La conmoción que causó el ataque terrorista en el centro de Viena el lunes por la noche está aún muy presente en todos nosotros. Nuestros pensamientos están con las víctimas de este cruel ataque. Aunque todavía no se sabe mucho sobre lo ocurrido, está claro que los asesinos utilizaron la violencia para matar a las personas que querían disfrutar de la última noche antes del encierro, así como a los empleados de los restaurantes y a los transeúntes. El objetivo era despertar el miedo, dividir e intimidar.

Las enfermeras, los paramédicos, los trabajadores sociales y otros son los más afectados, trabajadores que, además de las cargas masivas de la crisis del coronavirus, ahora trabajan a pleno rendimiento para cuidar de las víctimas y sus familias. Un representante del personal de los Servicios Médicos de Emergencia de Viena dijo durante la noche en la emisora Zeit im Bild (ZIB): "Hago un llamamiento a todos mis colegas para que se presenten al deber y estén presentes en sus lugares de trabajo. Me inspiró políticamente el (ex) alcalde Zilk, quien dijo: "Garantizo a todos los vieneses una ambulancia y una cama de hospital". Ahora tenemos COVID-19 e incluso este ataque terrorista encima, y esta ciudad ha crecido, pero no el número de ambulancias".

El movimiento obrero debe ahora encontrar una respuesta a este ataque, a los grupos reaccionarios del fundamentalismo islámico de derecha, al peligro de la militarización del racismo por parte de la clase dominante y la derecha y proporcionar un programa contra el terror, el racismo y la división.

El peligro de las fuerzas de la extrema derecha y del fundamentalismo islámico

Aún no está claro si el principal objetivo del ataque fue la sinagoga y si el principal motivo fue el antisemitismo. Pero ya sabemos que al menos uno de los atacantes era un seguidor del "Estado Islámico". Los ataques terroristas en Francia en las últimas semanas nos han mostrado el peligro que el fundamentalismo islámico de derecha representa para la clase obrera. El odio y la violencia que emanan de estas fuerzas siempre afectan en primer lugar a los trabajadores ordinarios y a los jóvenes. Ellos son con frecuencia el objetivo de esos ataques. Esto también se debe a que los ricos y poderosos viven y disfrutan de su tiempo libre separados del resto de la población.

En Austria, también, las fuerzas reaccionarias han tratado de tomar la ofensiva en los últimos meses. Este verano, cuando los Lobos Grises fascistas atacaron a los izquierdistas y sindicalistas kurdos y turcos en el Ernst-Kirchweger-Haus (EKH), un centro de izquierda en el 10º distrito de Viena, fueron los izquierdistas y antifascistas quienes lideraron la lucha contra estos ataques. Al mismo tiempo, el partido político conservador ÖVP, mostrando su compasión tras los acontecimientos de ayer, exigió el cierre del EKH.

Incluso ahora es sólo el movimiento obrero el que puede encontrar una respuesta efectiva a estos ataques a escala internacional. La clase dirigente puede pronunciar grandes discursos y demostrar una falsa preocupación, pero en realidad son sus gobiernos los que, a través de sus políticas, son en parte responsables de esos ataques. Para supuestamente "defender nuestros valores", la clase dominante ya ha restringido precisamente esos "valores", como los derechos democráticos básicos, después del ataque a las Torres Gemelas. Es de temer que el gobierno del canciller Sebastián Kurz del conservador ÖVP tenga planes similares. Como demuestran las medidas de "lucha contra el terrorismo" en Francia y otros países, el peligro que emanan de los fundamentalistas islámicos de derecha no disminuirá con más represión y vigilancia. Por lo contrario, la "guerra contra el terror" dirigida por los Estados Unidos, el estado de emergencia en Francia durante años y el aumento de incentivos racistas contra los migrantes y los refugiados sólo han agravado la situación porque han contribuido a la división de la sociedad. Quien quiera luchar contra el terror debe preocuparse de sus causas fundamentales.

La hipocresía del gobierno de Kurz y de los partidos políticos gobernantes

Las palabras del Canciller Kurz, el Ministro del Interior Nehammer y compañía después de este ataque ya se asemejan en parte a la retórica del gobierno francés, que en los últimos días ha hablado de una "guerra contra el Islam". Kurz, como uno de los principales políticos de la derecha populista de la burguesía en Europa, es en parte responsable de la creciente exclusión de los sectores migrantes y musulmanes de la población en Austria y Europa por su incitación y política racistas.

Las políticas del gobierno de Kurz ya han costado miles de vidas en el Mediterráneo, en las zonas de guerra, en las detenciones para deportaciones y en los hospitales durante la COVID-19. El racismo, la exclusión y el odio siempre juega a favor de fuerzas reaccionarias como ISIS. En las recientes elecciones locales de Viena, el conservador ÖVP, el FPÖ de extrema derecha y otros partidos volvieron a hacer campaña deliberadamente para que se produjeran más deportaciones, aislamiento y exclusión fomentando el racismo. Al mismo tiempo, el gobierno federal coopera con regímenes reaccionarios como el de Turquía o Arabia Saudita y exporta armas que se utilizan en las sangrientas guerras de Oriente Medio. ¿Y este gobierno quiere ahora ser visto como el defensor de una "sociedad libre" contra el Islam reaccionario? ¡Esta hipocresía debe ser denunciada!

Lo que es particularmente repugnante es que Kurz y su partido harían cualquier cosa para usar el ataque para sus propios fines. La clase dominante austriaca quiere distraernos de su política de racismo y austeridad, que se nota especialmente durante la crisis del coronavirus, y habla de "unidad nacional" contra el "enemigo externo". Hemos visto esta charla de "unidad nacional" más recientemente al comienzo de la crisis del coronavirus. Se nos dice que todos estamos en el mismo barco, pero nuestra experiencia diaria muestra lo poco que eso es cierto.

En este momento, el movimiento obrero y los sindicatos no deben ceder a esta presión. No deben ceder en la crítica necesaria a las medidas del gobierno federal: la falta de camas de hospital, el hacer caer los costes de la crisis sobre la clase obrera y las próximas reacciones represivas en respuesta a este ataque terrorista. La referencia del representante del personal de los Servicios Médicos de Emergencia de Viena a la falta de recursos no sólo era razonable, sino necesaria. El sindicato no debe aceptar que tales críticas se omitan en informes posteriores.

Debemos prepararnos para los intentos de aumentar la represión y la vigilancia del Estado con el pretexto de la "seguridad interna". Los políticos que ahora dan las gracias a las enfermeras, los paramédicos y otros servicios de emergencia son también los responsables de las desastrosas condiciones de trabajo de esos trabajadores, como la insuficiencia de equipos y fondos. Las mismas personas que ahora pedirán y asignarán más dinero a la policía no han proporcionado ningún fondo adicional para el servicio de salud en los últimos meses y, por lo tanto, también son responsables de más muertes debidas a la COVID-19.

Las causas del terrorismo

Son las guerras, las exportaciones de armas y la agitación de los gobiernos europeo y estadounidense las que han hecho que el fundamentalismo islámico de derecha se haya extendido. Las personas que huyen del Iraq, Siria y otros países huyen del mismo terror y los regímenes terroristas que han surgido como resultado de estas guerras. Independientemente de quiénes hayan sido los perpetradores, es esencial tomar el terreno de base del terror.

Durante años, grupos como ISIS han contado con que los migrantes y los musulmanes en Europa sean sistemáticamente discriminados. El periodista Karim El-Gawhary lo dejó claro en un post de Facebook: "En un manifiesto de 2015 en la revista online de IS Dabiq, se describió una dinámica que los militantes islamistas quieren explotar para sus propios fines. La idea era relativamente simple. Con cada ataque islamista en Europa y Occidente, el sentimiento anti-islámico crece. El resultado sería la polarización y, como se llamó en su momento, "la eliminación de la zona gris", ya que la coexistencia entre musulmanes y no musulmanes se redefine. Con la exclusión de los musulmanes en Occidente, sería más fácil conducirlos a los brazos de los militantes islamistas y su ideología y sería fácil reclutarlos".

Si el racismo en Austria aumenta como resultado de los atentados y se agita deliberadamente por aspectos de la política actual, entonces los autores habrán logrado su objetivo. Saben muy bien que esos ataques están armados de racismo lo cual, a su vez, les favorece. El aumento del racismo, pero también los crecientes problemas sociales debidos a la crisis mundial del sistema capitalista, hacen que fuerzas reaccionarias de diversa índole puedan presentarse como salvadoras y, por lo tanto, reclutar para sus ideologías. La pobreza, el desempleo, las dificultades sociales y la falta de perspectivas han llevado a la radicalización de la derecha en Austria, en particular entre una generación completamente aislada y excluida. El fundamentalismo islámico es una cara de la moneda, el extremismo de derecha austriaco la otra.

Es un hecho que la gran mayoría de todos los musulmanes tienen tan poco que ver con el terrorismo como la gran mayoría de los cristianos no tienen nada que ver con los autores de los ataques a mezquitas en Christchurch. Pero dice algo del clima racista cuando muchos musulmanes se sienten obligados a distanciarse explícitamente de tales actos, lo que no suelen hacer los seguidores de otras religiones en cuyo nombre se comete el terrorismo. El terror de la extrema derecha, ya sea fascista o fundamentalista islámico, debe ser combatido por el movimiento obrero. Para ello, se necesita una alternativa de izquierda para canalizar la ira contra este sistema, de modo que estas fuerzas reaccionarias ya no tengan base para propagarse.

Lo que se necesita ahora es un programa eficaz contra el terror, el odio, la agitación y el racismo: más dinero para el bienestar social, empleos, salarios más altos, educación y salud; una lucha contra toda forma de racismo, sexismo y discriminación; el fin de las políticas de guerra y las exportaciones de armas del imperialismo europeo y estadounidense; y una ofensiva de la izquierda y los sindicatos para la unidad de la clase trabajadora.

Se necesita más dinero para los centros juveniles y centros de atención similares, porque pueden ser lugares que rompen el aislamiento social de los jóvenes, en particular durante la crisis del coronavirus. Se necesitan miles de millones para invertir en escuelas e instituciones educativas, más personal, más profesores y trabajadores sociales. Es urgente ampliar y financiar plenamente los servicios de emergencia y el sector de la salud, y aumentar el personal. Es inaceptable que esos servicios ya estén al límite de su capacidad en "tiempos normales", por el contrario necesitan recursos suficientes para poder garantizar la atención sin problemas en situaciones de crisis. Dejen de exportar armas y de cooperar con los partidarios del terror fundamentalista en Turquía, Arabia Saudita, etc. Dejen de cooperar militarmente con la OTAN y con otros países beligerantes. Necesitamos una economía y una sociedad que ofrezca, sobre todo a los jóvenes, un futuro que valga la pena ser vivido.

Construyamos solidaridad

Es precisamente en estas horas que se puede sentir la solidaridad abrumadora de la clase obrera: los dos jóvenes que, arriesgando su propia vida, rescataron a dos heridos y que apenas fueron reportados en los medios de comunicación burgueses, quizás porque son musulmanes, innumerables son las personas que ofrecieron sus casas como refugios, trabajadores de los servicios de emergencia y voluntarios que estuvieron listos en muy poco tiempo, y muchos ejemplos más.

Hemos visto muestras similares de solidaridad después de los ataques terroristas de la extrema derecha en Alemania, en los Estados Unidos y en otros lugares. Con su compromiso, compasión y solidaridad, la gente ha demostrado que su capacidad de permanecer unidos debe y puede ser más fuerte que el terror y el odio. Este debe ser nuestro punto de partida. En lugar de un luto nacional con el propósito de "solidaridad nacional" para el interés de la clase dominante, necesitamos una reacción decisiva del movimiento obrero y de los sindicatos.

Sería un primer paso significativo si los militantes de izquierda, antifascistas y sindicatos llamaran a una reuníon contra el terrorismo, el racismo y el fanatismo y sus causas. Del mismo modo, los sindicatos podrían organizar acciones de huelga breves para enviar una señal fuerte en favor de la unidad de la clase obrera, independientemente del origen nacional, la raza o la religión. Un plan de acción sindical ayudaría a denunciar a los verdaderos autores y causas de tales atrocidades.

El capitalismo está en su crisis más profunda en todo el mundo y cuesta vidas humanas todos los días. Este año nos ha mostrado brutalmente la verdadera cara de este sistema podrido a todos nosotros. Este sistema no tiene futuro: produce pandemias, terror, guerra, odio y miseria. Esta barbarie capitalista debe ser combatida internacionalmente con determinación por nosotros, la clase obrera, y con la perspectiva de una alternativa socialista.