La vida es bella: el legado de León Trotsky


Christian Bunke, Sebastian Kugler, Philipp Chmel, Thomas Hauer, Brettros, ISA Austria

22 de agosto de 2020

Hace 80 años el revolucionario León Trotsky fue asesinado por un agente estalinista. A diferencia de muchos otros revolucionarios, a los que se les ha robado sus verdaderas ideas políticas y se les ha representado como ídolos inofensivos después de su muerte, el legado de Trotsky sigue vivo hoy en día. Dondequiera que se mencione su nombre, se polariza. Sus oponentes -defensores del capitalismo, fascistas, pero también los estalinistas de hoy en día- lo odian absolutamente; sus seguidores lo defienden vigorosamente.

Pero esta defensa no se limita a la vida que vivió. Se refiere sobre todo a su trabajo, análisis y método que lo guió. Trotsky fue un virtuoso de la dialéctica materialista. Aprender de Trotsky no significa aprender de memoria fórmulas y dogmas rígidos; significa considerar todas las cosas en su complejidad, estar atento a las condiciones cambiantes, aceptar los errores cuando se cometen y aprender de ellos.

Revolución permanente

Tal vez la contribución más importante de Trotsky al pensamiento marxista se desarrolló después de la Revolución Rusa de 1905. Los trabajadores rusos habían estado luchando contra el brutal gobierno zarista, por la justicia social y los derechos democráticos como la libertad de reunión, la libertad de expresión y las elecciones libres, es decir, los derechos que se habían ganado previamente en las grandes revoluciones burguesas de Francia e Inglaterra. Pero a pesar de las heroicas batallas de los trabajadores, esta primera Revolución Rusa fue derrotada.

Trotsky, que fue uno de los protagonistas de los acontecimientos, sacó una conclusión sin precedentes de la derrota. Rompió con la idea revolucionaria popular de entonces de que un país debe seguir el ejemplo de Francia o Inglaterra: primero, tener una revolución burguesa exitosa, con la burguesía a la cabeza; segundo, sólo después de algún tiempo, cuando se haya desarrollado un régimen capitalista avanzado, se podrá librar la lucha por el socialismo.

Trotsky reconoció que la burguesía rusa del siglo XX, a diferencia de la inglesa o francesa de los siglos anteriores, no tenía ningún interés material en una revolución burguesa. A principios del siglo XX, las relaciones de propiedad y producción burguesas-capitalistas ya eran predominantes a escala mundial, y en Rusia se habían implantado en gran medida desde arriba. Por lo tanto, este proceso de "capitalismo desde arriba" puso desde el principio a la burguesía rusa en armonía con el régimen zarista existente y, por lo tanto, no existía ninguna necesidad, por ejemplo, de una reforma agraria, una de las tareas de una típica revolución burguesa.

La teoría de Trotsky de la "revolución permanente" explicaba que en tal situación, la clase obrera tenía que actuar independientemente para cumplir las tareas democráticas de la revolución burguesa, pero también la desesperadamente necesaria reforma agraria, incluso en contra de la voluntad de la burguesía; una vez derrocados el zar y el feudalismo, la clase obrera se dedicaría inmediatamente a la tarea de su propia emancipación a través del socialismo - ya que era la única clase en cuyo interés material estaría tal revolución. Esta no se separaría en diferentes etapas (primero una revolución burguesa, luego, algún tiempo después, una revolución socialista), sino que se produciría como parte de un proceso permanente.

En el contexto de los acontecimientos revolucionarios de 1917, la teoría de la revolución permanente de Trotsky y la organización de Lenin se unieron: aunque Trotsky no se unió formalmente a los bolcheviques hasta unos meses más tarde, las "Tesis de Abril" de Lenin ya se basaban en la teoría de la "revolución permanente" de Trotsky. Cuando escribió las "Tesis de Abril", los otros líderes bolcheviques, sobre todo Stalin, pensaron que Lenin estaba loco. Era absurdo llamar a la necesidad de tomar el poder a través del proletariado en un país subdesarrollado como Rusia. Octubre más tarde demostró que Lenin y Trotsky tenían razón.

Una vida de revolucionario

A lo largo de su vida, dondequiera que Trotsky estuviera políticamente activo, jugó un papel central. En las revoluciones de 1905 y de nuevo en 1917 fue presidente del Soviet de San Petersburgo. Después de 1917 fue, entre otras cosas, Comisionado del Pueblo para Asuntos Exteriores y fundador del Ejército Rojo. En este cargo dirigió a los obreros y campesinos revolucionarios contra los ejércitos imperialistas y los generales zaristas, que querían derrocar a la Rusia revolucionaria porque se había atrevido a expulsar a sus amos.

Esta guerra civil debilitó enormemente al país y destruyó a muchos de los mejores comunistas, permitiendo que una camarilla oportunista en torno a Stalin ocupara posiciones de poder en los años siguientes. En los últimos 15 años de su vida, Trotsky lideró una lucha decidida contra esta degeneración burocrática. Al mismo tiempo, fue el primero en advertir del desastroso potencial del fascismo.

Pero en lugar de tomar estas advertencias en serio, el estalinismo marcó cada posible amenaza a su burocracia como trotskismo - y por lo tanto luchó para deshacerse de los mejores y más sinceros luchadores de la Revolución de Octubre. El mayor oponente aquí fue, por supuesto, el propio Trotsky. Además de destruir sus escritos, eliminándolo tanto de los libros de historia como de las fotografías, la relación de Trotsky con Lenin también fue distorsionada.

Lenin y Trotsky, los dos líderes de la Revolución de Octubre no siempre estuvieron de acuerdo. Después de la división de la socialdemocracia rusa en bolcheviques y mencheviques, su relación se vio empañada porque en ese momento Trotsky no entendía aún el alcance de esta división. A pesar de sus diferencias de opinión antes de 1917, sin embargo, nunca estuvieron muy separados políticamente - Trotsky estaba mucho más cerca de los bolcheviques que de los mencheviques reformistas - y ambos tuvieron el coraje de admitir que podían y habían cometido errores.

Explicando el estalinismo

Trotsky rechazó los patrones superficiales comunes de explicación para el surgimiento del estalinismo: ni la dictadura fue simplemente el trabajo de un villano, ni fue la consecuencia inevitable de la revolución y las políticas de Lenin, como los libros de historia burgueses gustan de afirmar.

Cuando los bolcheviques dirigieron la Revolución de Octubre, eran conscientes de que mientras la revolución estaba teniendo lugar en Rusia, tenía que ser completada en Alemania y el resto de Europa. Sin la revolución internacional, la revolución rusa estaría perdida. De hecho, hacia el final de la guerra se desató una ola revolucionaria. Pero en ningún otro lugar la revolución tuvo éxito - fue brutalmente golpeada y masacrada, como en Alemania y Hungría, o "abrazada hasta la muerte" como en Austria. En ambos casos, los partidos socialdemócratas desempeñaron un papel central en la prevención del éxito de la revolución.

La joven república soviética permaneció aislada y se enfrentó inmediatamente a la invasión de numerosas unidades militares de los ejércitos imperialistas. A pesar de la oferta de paz de la Rusia revolucionaria, la Primera Guerra Mundial no había terminado para los imperialistas. Ahora querían derribar la Revolución Rusa, junto con los militares zaristas derrocados. La consecuencia fue una sangrienta guerra civil que los bolcheviques y sus aliados ganaron sólo gracias al sacrificio de innumerables revolucionarios. La revolución sobrevivió - pero fue seriamente mutilada. No sólo la economía había caído víctima del aislamiento y la guerra, sino también la democracia en los soviets y en el partido.

En su análisis del estalinismo, Trotsky se basó en Marx y Engels. Señaló que para el desarrollo del socialismo, la abundancia en la sociedad debe estar a un nivel igual a la producida en el capitalismo desarrollado, porque de lo contrario "la carencia se hace simplemente general, y con la indigencia la lucha por las necesidades básicas y todos los viejos negocios sucios se reproducirán necesariamente". (Karl Marx, Friedrich Engels: La ideología alemana).

Pero según Trotsky, exactamente esto sucedió en Rusia después del fracaso de la revolución internacional. Esta fue la base del surgimiento de la dictadura burocrática, encabezada por Stalin: "La demanda social de una burocracia surge en todas aquellas situaciones en las que es necesario 'suavizar', 'ajustar', 'regular' los antagonismos agudos (siempre en interés de los privilegiados, los poseedores, y siempre en beneficio de la propia burocracia)". (León Trotsky: La revolución traicionada). Trotsky veía que la única forma de salir de la situación era a través de la revolución, incluyendo una revolución política en la Unión Soviética.

Las ideas de Trotsky hoy en día

Las teorías de Trotsky, particularmente la necesidad de independencia política de la clase trabajadora, no sólo son útiles para analizar el pasado. Todavía se aplican a muchos temas centrales hoy en día, por ejemplo en la lucha contra la crisis climática. No sólo el capitalismo es la causa central del cambio climático, sino que los intereses de los sectores del capital que utilizan combustibles fósiles significan que hay verdaderas limitaciones para los partidos burgueses. En Austria, por ejemplo, los Verdes se unieron en una coalición en 2019 después de hacer una campaña a favor del medio ambiente. Sin embargo, tan pronto como comenzaron a compartir el poder, se distanciaron rápidamente de sus demandas a la industria de los combustibles fósiles.

La lucha de Trotsky contra el fascismo también fue guiada por el mismo tren de pensamiento: los respectivos intereses materiales de las clases son el eje del análisis. Trotsky reconoció en el fascismo una forma especial de reacción burguesa-capitalista a una grave crisis del sistema económico y político. La burguesía desató el fascismo para asegurar sus ganancias. A través de una base de masas de la pequeña burguesía (por ejemplo, los pequeños comerciantes) y del lumpenproletariado (por ejemplo, los desempleados de larga duración) el fascismo trató de eliminar cualquier forma de organización obrera. Conclusión de Trotsky: la burguesía no puede ser aliada en la lucha contra el fascismo porque los capitalistas y su sistema le dan la base.

Que la burguesía está abierta a la derecha radical, cuando se trata de asegurar los beneficios y las inversiones, se puede observar aún hoy en día. El periódico alemán "Handelsblatt", por ejemplo, publicó este titular después de la elección de Bolsonaro: "La economía alemana celebra el 'Triunfo de los Trópicos'".

¿Cómo podemos luchar contra la política de derecha radical hoy en día? Recientemente hemos visto a varias figuras políticas de alto perfil, en particular Jeremy Corbyn en Gran Bretaña y Bernie Sanders en los EEUU, que presentaron plataformas de izquierda un tanto radicales que obtuvieron un apoyo sustancial. Pero aunque alentaron a los trabajadores a que se ofrecieran como voluntarios para distribuir folletos y a que se presentaran a las manifestaciones, el objetivo de su política era ser elegidos para lograr un cambio. Intentaron lograr el cambio "para" los trabajadores dentro de los partidos que apoyaban a los diferentes sectores del capital, en lugar de organizarse "con" los trabajadores para construir las estructuras necesarias para cambiar fundamentalmente la sociedad. A la hora de la verdad, los partidos que representaban al capital siempre iban a bloquearlos.

Un pequeño ejemplo del tipo de política de clases que necesitamos se vio recientemente en Minneapolis, tras el asesinato por la policía del afroamericano George Floyd. Dos días después de su asesinato, la policía ordenó a la autoridad local de autobuses Metro Transit que enviara dos autobuses para ayudar a la policía en la represión y el arresto de los manifestantes. A esto no se opuso el Partido Demócrata local, que controla la ciudad de Minneapolis. Pero actuando con rapidez, los conductores de autobuses del sindicato (provocados por el miembro de Socialist Alternative Adam Burch) se negaron a conducir los autobuses; en efecto, la acción organizada de la clase obrera pudo repercutir directamente en la capacidad del estado capitalista para reprimir las protestas. Esto puso de relieve una vez más el papel central que los trabajadores pueden desempeñar en las luchas actuales, y que necesariamente desempeñarán en la lucha por el socialismo.

El legado de Trotsky

Incluso 80 años después de su muerte, León Trotsky no sólo es un símbolo de la indomable lucha contra el capitalismo, el fascismo y el estalinismo, sino también una fuente de ideas para los marxistas en la lucha de clases y los movimientos sociales en todo el mundo.

A pesar de ver la burocratización de la Unión Soviética y su exilio de ella, el ascenso del fascismo y la matanza de dos guerras mundiales, acostado en su lecho de muerte después de haber sido atacado por un agente estalinista, Trotsky seguía siendo optimista sobre un futuro socialista. En su último testamento, señaló: "La vida es bella. Dejemos que las futuras generaciones la limpien de todo mal, opresión y violencia, y que la disfruten al máximo." (Testamento de León Trotsky).