Bielorusia: fin del partido

Las huelgas continúan extendiéndose. Lukashenko hablando en una fábrica de Minsk declaró que “Hemos tenido nuestra elección. Solo sobre mi cadáver se llevará a cabo otra elección ”. Pero la decisión ya no es suya, en los próximos días se decidirá la cuestión de una forma u otra.

17/08/2020, Rob Jones, ASI en Rusia

Con el humor irónico que suele acompañar a los levantamientos masivos y las revoluciones, ha aparecido un vídeo de Alexander Lukashenko conduciendo un coche siendo perseguido por un enorme camión minero de volquete, claramente a punto de aplastar el coche, simbolizando la rapidez con la que el movimiento de masas está avanzando para aplastarlo a él y a su gobierno. Los trabajadores de la fábrica ‘Belaz’ que fabrica el camión volquete se encuentran entre los que han salido a la huelga.

Durante el fin de semana, se midió el equilibrio de fuerzas en todo el país. En Minsk, Lukashenko reunió sus fuerzas. Caravanas de autobuses viajaron desde las diferentes regiones y, sin embargo, todo lo que pudo reunir fue, según las estimaciones más altas,10.000 personas. Incluso algunos de los que hablaron dijeron que era estirar mucho la imaginación pensar que había ganado el 80% de los votos.

En contraste, en todas las ciudades importantes del país, decenas de miles se concentraron en oposición. Solo en Minsk, hasta 200.000 personas se reunieron en el centro de la ciudad.En varias ciudades, las administraciones locales han comenzado a enarbolar la bandera roja y blanca de la oposición. La multitud comenzó con buen humor, con cánticos como “Sigue golpeando hasta el final”, “Tú eres el verdugo de tu propio pueblo – renuncia” o “Abuelo – sigue tomando las pastillas”. Las demandas subieron hasta pedir un “Tribunal”, lo que provocó un intercambio: “Le dispararía enseguida”, dijo una mujer. “No, no. Disparar es demasiado fácil. Sólo un tribunal “. dijo otro. “No, soy más humana” dijo la primera. “Le dispararía”.

Huelgas y ahora huelga general

Un gran impulso a las protestas tuvo lugar el jueves y viernes cuando más de un centenar de fábricas y lugares de trabajo se declararon en huelga. Desde los grandes gigantes industriales que emplean a miles, y en ocasiones a decenas de miles de trabajadores, hasta hospitales y el sector de las tecnologías de la información. Incluso la empresa de radiodifusión estatal ahora se ha puesto del lado de la oposición. Esto siguió a un discurso de Lukashenko en el que acusó a todos los manifestantes de ser ‘ovejas’ que trabajan para potencias extranjeras y ‘personas con un pasado criminal que ahora están desempleados’.

Estas declaraciones ignorantes y provocadoras fueron como gasolina vertida sobre las llamas. En respuesta, los trabajadores de la gigantesca fábrica de tractores de Minsk dibujaron una pancarta gigante que decía “No somos ovejas, no somos ganado, somos personas. Somos los trabajadores del MTF. No somos 20 sino 16.000 ” y el viernes marcharon detrás de ella en masa hasta el edificio del Parlamento en el centro de la ciudad. A su llegada, la policía antidisturbios de OMON que rodeaba el edificio bajó sus escudos.

Entre los primeros en salir a protestar estaban los trabajadores médicos. Algunos tenían carteles que decían “¡El paciente n°1 está condenado!” Según se informa, en los primeros días en que la policía se presentaba en los hospitales para recibir tratamiento, se les dieron diagnósticos demasiado graves para evitar que volvieran a salir a la calle. Los médicos se sumaron al creciente número de plantas industriales que se unieron a la huelga. Por lo general, esto tomaba la forma de una reunión masiva en la planta en la que se les preguntaba a los trabajadores si habían votado por Lukashenko y nadie respondía. Después una ola de manos subía cuando se ofrecía la alternativa: un voto por Tikhonovskaya. Los trabajadores informáticos que suelen trabajar en lugares de trabajo más pequeños se unieron en las calles para mostrar su solidaridad.

La naturaleza de este levantamiento cambió durante la semana. Al principio, hubo manifestaciones masivas en todo el país que generalmente terminaron siendo atacadas por la policía antidisturbios. Más de 6.000 personas fueron arrestadas y las que han sido puestas en libertad desde entonces hablan de un enorme hacinamiento en las celdas y, en muchos casos, torturas y amenazas de violación por parte de la policía contra las prisioneras. A medida que se difundían las noticias de la violencia estatal, de la noche a la mañana en los suburbios de Minsk, que es donde la clase trabajadora tiende a vivir, los cánticos salieron desde los pisos – ‘skhodi, skhodi’ – renuncia, renuncia.

Una vez que se extendieron las huelgas, la policía ya no confiaba en poder controlar la situación y el Jefe Nacional de la Policía anunció que todos los detenidos serían liberados. Cuando los prisioneros salieron, relataron lo sucedido mientras estaban detenidos, lo que avivó aún más la ira. El domingo, miles asistieron al funeral de Aleksandr Taraikovsky, quien murió a principios de semana. La policía afirmó que un artefacto explosivo que estaba a punto de arrojarles explotó, pero la evidencia en video demuestra que no tenía nada en sus manos.

Falta de liderazgo real

Otro factor que cambió el ánimo de las protestas fue la participación directa de mujeres que organizaron cadenas humanas en todo el país, a menudo con niños pequeños a cuestas para exigir el fin de la violencia. Tikhonovskaya, que se alió con Veronika Tsepkalo y Maria Kolesnikova, esposa y jefa de personal, respectivamente, de los otros candidatos descalificados, jugó un cierto papel en esto. Esto ha sido destacado como un factor en la prensa occidental, pero el mismo día en que las mujeres comenzaron a protestar de manera organizada, fue el mismo día en que Tikhonovskaya pidió a la gente que dejara de protestar.

Para el viernes, se desarrollaron protestas masivas de estudiantes escolares en las que se negaron a aceptar sus certificados escolares, colocando carteles que decían “has matado a gente” y que las comisiones de exámenes “deberían avergonzarse de sus acciones”. Los profesores suelen ser vistos como conductos de la propaganda estatal. Los propios profesores han comenzado a unirse a las protestas de forma organizada. La forma en que se ha desarrollado toda la situación junto con las huelgas masivas en todo el país ha significado que el estado haya tenido que reprimirse en su brutalidad por temor a provocar una oposición aún más decidida.

Lukashenko y su régimen culpan de todos los problemas a los “agitadores extranjeros” sin aclarar siempre de dónde, pero a veces afirma que han llegado agitadores de Ucrania, Polonia y Rusia, los tres grandes países que rodean Bielorrusia. Aunque, por supuesto, niega la participación rusa, el Kremlin culpa a las influencias occidentales. Uno tras otro, los grupos estalinistas y ex estalinistas se han apresurado a apoyar a Lukashenko, a quien por alguna razón ven como un baluarte del “gobierno soviético”. El domingo, como era de esperar, entre los que salieron a manifestarse en apoyo de Lukashenko estaban los que tenían banderas del partido comunista y del partido comunista ruso.

De la espontaneidad a la organización

Pero lo cierto es que ha habido una gran espontaneidad en las protestas de la oposición. Aquellos partidos que se habían posicionado como partidos de oposición en años anteriores, principalmente de un color socialdemócrata de derecha y un leve nacionalismo, se escaparon de la lucha tan pronto como el Covid-19 golpeó el país. La figura accidental de Svetlana Tikhonskaya al comienzo de la semana requirió negociaciones con Lukashenko. Fue invitada a una reunión en la oficina de comisiones electorales de la que nunca regresó. Es evidente que la amenazaron allí; más tarde apareció en Lituania, diciendo que las cosas habían ido demasiado lejos y que tenía que dar prioridad a sus hijos. Ahora ha anunciado que está preparada para asumir el cargo de “líder nacional” hasta nuevas elecciones.

Tampoco en Bielorrusia existe un nivel significativo de organización sindical. Como en otras ex repúblicas soviéticas, en muchas fábricas el antiguo sindicato estatal todavía existe, pero es completamente leal a Lukashenko. Este advierte de las consecuencias económicas para los trabajadores si continúan las protestas. Los pequeños sindicatos independientes que se formaron principalmente en los primeros años después de 1997–2008 han perdido influencia y su declaración oficial sobre los hechos pide a los trabajadores que organicen una petición. Sin embargo, individuos o grupos de activistas de este sindicato han participado en la organización de las protestas.

Si hay “organizadores” visibles, estos son la crisis económica, el Covid-19 y la manipulación electoral, y por supuesto las provocadoras declaraciones del propio Lukashenko. Ayer mismo afirmó que a los que se habían declarado en huelga se les había pagado para hacerlo y deberían ser despedidos.

Demandas

La naturaleza espontánea de las protestas explica por qué no hay pancartas políticas y muy pocas consignas en las manifestaciones. A veces se usa la bandera roja y blanca, que fue el símbolo de Bielorrusia en el período 1991–4. Esto fue prohibido cuando Lukashenko llegó al poder y restauró algunos símbolos del período soviético. A menudo se puede escuchar el canto ‘Zhivi Belarus’ – Viva Bielorrusa.

Cuando se plantean demandas, suelen consistir en la necesidad de nuevas elecciones, el fin de la violencia policial y la liberación de presos políticos. Ahora, por primera vez, ha aumentado la demanda de un “Tribunal”. Quizás las más avanzadas son las propuestas por el comité de huelga de la Fábrica de Tractores de Minsk que exigen la reforma de las estructuras policiales y militares y el despido de todos los involucrados en la violencia contra los manifestantes, un cambio de gobierno, la reforma de la comisión electoral y la rehabilitación integral de los presos políticos. Ahora que han comenzado a aparecer los comités de huelga, se escuchan demandas como el fin de las subcontratas, la abolición del Decreto №3 (la llamada ‘ley contra los parásitos’ para gravar a los desempleados) y revertir las reformas de las pensiones.

Éstas están en conflicto con las propuestas ahora por la troika en la oposición y las potencias europeas que claramente buscan un compromiso con el régimen. Los primeros proponen la creación de un comité de coordinación para garantizar la transferencia del poder, mientras que Valery Tsepkalo, uno de los candidatos rechazados, incluso sugiere que se debería conceder inmunidad judicial a Lukashenko y permanecer en el poder durante seis meses mientras se celebran nuevas elecciones ‘honestas’. en el que el propio Lukashenko podría volver a estar.

Ahora que la protesta ha tomado la forma de un levantamiento obrero, la oposición liberal tiene pánico por encontrar una salida. La UE, a su vez, ni siquiera exige que Lukashenko renuncie, sino que propone la creación de una “mesa redonda de unidad nacional”.

El papel de Rusia

Al mismo tiempo, Lukashenko claramente busca apoyo en Putin. Tras una conversación telefónica ayer, Lukashenko informó que Putin estaba dispuesto a brindar apoyo, lo que implica claramente que esto significaba apoyo militar. Advirtió a los manifestantes que no se permitieran convertirse en “carne de cañón”, dando a entender claramente que usaría medidas extremas.

Sin embargo, Putin dejó claro que el único apoyo que estaba dispuesto a ofrecer en esta etapa era si había una intervención militar de Polonia u otro país de la UE bajo los términos del acuerdo colectivo de seguridad. Esto hace que las acciones de Tsepkalo, que se ha estado reuniendo con senadores estadounidenses y representantes de la UE y está tratando de iniciar una audiencia sobre Bielorrusia en el Congreso estadounidense, sean particularmente desagradables, ya que tal interferencia de las potencias imperialistas occidentales podría fortalecer la excusa para que Rusia intervenga.

Si bien el ejemplo del posible derrocamiento de Lukashenko sienta un precedente peligroso para Rusia, una intervención abierta podría ser aún más peligrosa ya que los disturbios ya están creciendo dentro de Rusia después de seis semanas de protestas masivas en la ciudad de Khabarovsk en el Lejano Oriente y ahora grandes protestas en la república de los Urales de Bashkiria sobre cuestiones ecológicas. En ambos casos ya están apareciendo pancartas que dicen “De Khabarovsk a Brest, no hay lugar para la dictadura” – ¡rima en ruso! La prensa rusa habla, no solo de la creciente politización de estos procesos, sino de su ‘bielorrusiación’. Hoy en día hay informes de columnas de guardias nacionales rusos que se acercan a la frontera con Bielorrusia, pero probablemente sean para vigilar la frontera en caso de que los eventos bielorrusos se salgan de control en lugar de cruzar la frontera en sí.

Que se necesita ahora

ASI se solidariza plenamente con las manifestaciones y huelgas en Bielorrusia. No confiamos en que los banqueros y ex diplomáticos, que fueron parte del régimen de Lukashenko durante muchos años, determinen el destino del país. En particular, tanto las potencias imperialistas occidentales como Rusia deberían mantenerse al margen de los asuntos bielorrusos.

Las huelgas deben ser prolongadas y dirigidas por comités de huelga electos hasta que Lukashenko se vaya y todos los presos políticos sean liberados. Los comités de huelga deben estar vinculados e incluir a estudiantes y representantes de los residentes para organizar una asamblea constituyente revolucionaria para decidir cómo se debe administrar el país en interés de la clase trabajadora.

En los últimos días, la “troika” de oposición en torno a Tikhonovskaya propuso organizar un comité de coordinación de transición e invitar a los trabajadores a enviar representantes para supervisar la transición del poder. Pero esto no es lo mismo que una asamblea constituyente. Cambiar quién dirige el sistema no cambiará el sistema en sí. En la lucha por el cambio político, la situación económica debe cambiarse: el Decreto n. ° 3 y el sistema de subcontratas deben derogarse inmediatamente y las reformas de las pensiones deben revertirse. El presupuesto estatal debe cambiar para financiar la educación y la atención médica en lugar de la policía y la burocracia estatal. Para garantizar esto, se necesita claramente un partido político de los trabajadores que pueda formar el gobierno,asegurar que la economía sea dirigida bajo el control democrático de los trabajadores y establecer un gobierno socialista como parte de una federación socialista de estados democráticos socialistas. 

Fin del partido

En el momento de redactar este informe, se está midiendo el equilibrio de fuerzas en todo el país. Ayer, solo en Minsk, la oposición reunió diez veces más personas de las que Lukashenko pudo reunir, y también hubo grandes protestas en otras ciudades.

Hoy las huelgas han seguido extendiéndose. Una vez más, se cierra Internet. El propio Lukashenko decidió presentarse en la fábrica de Minsk ‘Volat’ volando allí en helicóptero en lugar de conducir. Los trabajadores de las fábricas cercanas marcharon hacia la planta coreando “dimisión, dimisión”. Cabe destacar que Lukashenko declaró que “Hemos tenido nuestra elección. Sólo sobre mi cadáver se celebrarán otras elecciones ”. Sin embargo, está claro que la decisión ya no es suya; los próximos días decidirán la cuestión de una forma u otra.