2020: Una acusación histórica del capitalismo - COVID-19 y la trampa mortal capitalista

Las disparidades estructurales de larga data en la salud y los niveles de vida han resultado en brechas masivas en casos de COVID-19 y muertes por motivos raciales.               

Grace Fors, Socialist Alternative (ASI en EEUU)

Todos los que vivieron el año 2020 lo recordarán como un año de colapso sin precedentes, cuando todas las fallas del sistema se abrieron y las vidas de la gente común cambiaron para siempre. Las crisis gemelas de la COVID-19 y una depresión económica global, exacerbada por la tercera y la mayor crisis de destrucción climática global, han ilustrado el futuro condenado al fracaso del capitalismo más agudamente que nunca.

COVID-19 y la trampa mortal capitalista

El alcance y la profundidad de la devastación que se está produciendo no es un desastre natural, sino la culminación de las decisiones políticas tomadas en aras del lucro. La clase dominante capitalista en todo el mundo tiene la culpa de sentar las bases de esta crisis. Los científicos han estado advirtiendo sobre la probabilidad de una pandemia durante años. Todos y cada uno de los rasgos mortales de la crisis actual eran previsibles y totalmente evitables. Desde el principio, el virus estaba en curso de colisión con un polvorín de vulnerabilidades almacenadas en el sistema.

La catástrofe climática está arrasando con toda su fuerza: la COVID-19 no es la primera pandemia mortal causada por la destrucción del medio ambiente por parte del capitalismo, ni será la última. La destrucción de los ecosistemas por la agroindustria ha cuadriplicado la propagación de enfermedades transmitidas por animales a la población humana durante los últimos 50 años. La mayoría de los nuevos brotes de enfermedades de las últimas dos décadas han surgido y se han propagado a través de prácticas con fines de lucro que incluyen la deforestación, la agricultura intensiva y la intrusión de la agricultura en los hábitats de vida salvaje. Además de esto, las emisiones de combustibles fósiles que contaminan el aire que respiramos han hecho que el sistema inmunológico humano sea aún más vulnerable a un virus, especialmente uno respiratorio.

Treinta años de ofensiva neoliberal han destruido los servicios sociales, y recortado el personal y presupuestos hospitalarios, y han introducido mayores niveles de precariedad al eliminar las redes de seguridad. Estos recortes se generalizaron tras la crisis financiera de 2008 en nombre del “ahorro de costes”, pero en realidad representaron una transferencia masiva de riqueza a los superricos. Ahora, grandes sectores de la clase trabajadora están cada vez más atrapados en trabajos de bajos salarios sin baja por enfermedad remunerada, carecen de acceso a la atención médica y viven en viviendas hacinadas.

En Italia, miles de millones de euros en recortes de atención médica, miles de camas retiradas y cientos de hospitales cerrados allanaron el camino para que el brote tuviera el impacto que tuvo.

En EEUU el cierre de hospitales rurales ha privado a muchos del acceso a la atención médica necesaria, particularmente en el sur. Desde 2010, 120 hospitales han cerrado, y en 2019 se registró la mayor cantidad de cierres de hospitales rurales en un solo año. EEUU, la única nación industrializada sin alguna forma de atención médica universal, ha hecho el peor trabajo para contener el virus. Casi todos los días, los estados de todo el país establecen nuevos récords de muertes y nuevas infecciones.

El sistema nos está matando

El 80% de los trabajadores en todo el mundo se han visto afectados por los cierres por COVID-19. Casi la mitad de los trabajadores a nivel mundial empleados en la economía informal están viendo destruidos sus medios de vida, y un deterioro de las horas de trabajo equivalente a 305 millones de puestos de trabajo a tiempo completo está provocando una pérdida paralizante de ingresos para toda la clase trabajadora mundial.

71 millones de personas en todo el mundo se verán empujadas a la pobreza extrema y se verán obligadas a vivir con menos de 1,90 dólares al día. Los inquilinos se verán muy afectados a medida que se contraiga el mercado mundial de la vivienda. Solo en los EEUU, el 40% de los inquilinos experimentarán déficits que los pondrán en riesgo de desalojo si el Congreso continúa reteniendo medidas verdaderamente de alivio.

En todo el mundo, el cierre de escuelas ha privado al 90% de los escolares de la educación, y más de 370 millones han perdido el acceso a las comidas escolares de las que dependen. Las muertes por hambre relacionada con COVID-19 pronto superarán las muertes por el virus en sí. El hambre en el mundo va camino de cobrarse 12.000 vidas al día a finales de 2020.

Este verano probablemente será el más caluroso registrado. Como predijeron los científicos, el calor extremo está aumentando rápidamente la transmisión de COVID-19. En Israel, la reapertura de la escuela fue seguida por una ola de calor masiva. Los administradores decidieron cerrar las ventanas en lugar de enviar a los niños a casa como deberían haberlo hecho, lo que provocó un brote desastroso cuando las aulas se convirtieron en “una placa de Petri para el COVID-19”. La temporada de huracanes está aquí. Las inundaciones, los incendios y los desastres naturales desplazarán a millones, introducirán el virus en nuevas áreas y agruparán a los supervivientes vulnerables.

Sufriendo la opresión

Sin embargo, en 2020, a pesar de las luchas masivas y los innumerables sacrificios en la lucha por la liberación, el veneno social de la opresión racial, étnica, de género y de clase es tan evidente como siempre. La mortal realidad de la desigualdad social no solo ha sido expuesta por esta crisis, sino que también se ha agravado enormemente.

Las disparidades estructurales de larga duración en la salud y los niveles de vida han resultado en brechas masivas en casos de COVID-19 y muertes en función de la raza. Los negros, así como los latinos, en los EEUU enfrentan la injusticia paradójica de estar sobrerrepresentados en el trabajo de primera línea que corre el riesgo de exponerse al virus, mientras que también experimentan más pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia. Es imposible dar sentido a estas circunstancias sin entender que el capitalismo es un sistema fundamentalmente racista que se ha basado en el sometimiento de la población negra y en la superexplotación de los inmigrantes a lo largo de su existencia.

Tampoco podemos olvidar a los 2,3 millones encarcelados en los Estados Unidos, en su mayoría negros y latinos, ardiendo vivos en cárceles con poca ventilación, espacios reducidos y sin atención médica adecuada. Las poblaciones carcelarias están experimentando el triple de la tasa de muertes por COVID-19 en relación con la población general. Persisten condiciones similares para los 21.800 inmigrantes detenidos apiñados en los centros de detención de la ICE (siglas en inglés de “Ejecución de Inmigración y Aduanas). La ICE ha continuado arrestando, deteniendo y deportando a pesar de la pandemia, y se ha convertido en un superpropagador mundial. Los inmigrantes indocumentados, no elegibles para el seguro de desempleo y especialmente vulnerables a desahucios informales, están navegando esta crisis sin precedentes con pocos apoyos. De los 43 millones de inquilinos estadounidenses en riesgo de ser desahuciados de sus hogares, un número desproporcionado serán personas de color.

La crisis actual también está teniendo un efecto desproporcionado en las mujeres, haciendo que algunos medios de comunicación hablen de una “crisis de mujeres”. Las mujeres, y en particular las mujeres de color, están fuertemente representadas en las industrias más afectadas por los cierres y despidos, incluidos los servicios, la restauración y el ocio. También están sobrerrepresentados en industrias esenciales como la salud. Mientras tanto, las madres que trabajan en el hogar se ven enormemente agobiadas por la intensificación de las exigencias del trabajo doméstico y el cuidado de los niños. Muchos realizan este trabajo doméstico las veinticuatro horas del día y, al mismo tiempo, trabajan desde casa. La cuarentena ha provocado un aumento en la violencia de género en un momento en que las órdenes de quedarse en casa y las restricciones de viaje dificultan que las supervivientes escapen de hogares abusivos.

Una clase gobernante desacreditada

Los gobiernos de derecha de todo el mundo han mostrado una capacidad asombrosa para hacer exactamente lo contrario de lo que se necesita para abordar la pandemia. Si bien algunos gobiernos capitalistas fueron más efectivos en sus políticas, los fracasos de regímenes de derecha como los de Trump en EEUU, Bolsonaro en Brasil, Modi en India y Boris Johnson en el Reino Unido no se debieron únicamente a la estupidez o la crueldad. El surgimiento de estos regímenes en sí mismo refleja el estancamiento del capitalismo neoliberal. Pero a nivel mundial, la incapacidad de prevenir esta catástrofe muestra los límites del estado nacional y un sistema social en constante decadencia.

Las pruebas masivas rápidas, el rastreo de contactos, el suministro universal de EPIs y la producción acelerada del equipo necesario no son tareas imposibles. Son las medidas mínimas razonables para responder al virus, pero lograrlas ha sido una batalla cuesta arriba. Las medidas de bloqueo que deberían haber sido inmediatas se retrasaron en los EEUU porque el miedo a perder ganancias superó con creces la preocupación por el bienestar público. La clase dominante ha aprovechado todas las oportunidades para mantener los negocios abiertos a pesar de las circunstancias objetivas, ya que el capitalismo resulta inherentemente incapaz de orientarse a las necesidades humanas.

Una crisis económica y sanitaria mundial justifica una respuesta mundial. Una sociedad organizada en torno a las necesidades sociales en lugar de la codicia significaría que la clase trabajadora mundial uniría fuerzas en torno a objetivos compartidos de producción y distribución rápida de suministros, agilización de la investigación y puesta en común de información para alcanzar la contención más rápida y generalizada posible del virus. Esto no es posible cuando la competencia feroz es una regla del sistema.

En cambio, la desglobalización y el nacionalismo económico se han intensificado. En una posición central en el escenario internacional están Trump y Xi Jinping, que están ocupados aumentando las tensiones, las guerras comerciales, los ejercicios militares y culpando públicamente al régimen del otro de la propagación del virus.

El juego de la rivalidad interimperialista demuestra que todo lo que el capitalismo tiene que ofrecer en este período es miedo y miseria. No es uno u otro líder individual el culpable, sino la clase dominante a nivel mundial, mientras que la clase trabajadora paga el precio.

Hacia el liderazgo de la clase trabajadora

La recesión de 2008-09 condujo a años de austeridad y desigualdad creciente, ya que los capitalistas intentaron que los trabajadores pagaran por la crisis y los beneficios de la “recuperación” se canalizaron al 1% más rico.

Desde entonces, millones de personas han visto y sentido la fuerza de la acción colectiva. En 2019, los levantamientos masivos en Haití, Puerto Rico, Hong Kong, Sudán, Argelia, Ecuador, Chile, Líbano, Irak, Irán y Francia sacudieron al mundo. Este año, la rebelión #JusticeforGeorgeFloyd (Justicia para George Floyd) rompió la barrera del aislamiento, el miedo y la ansiedad y la reemplazó con un espíritu de desafío: personas de todos los orígenes inundaron las calles en solidaridad internacional con la lucha contra el racismo sistémico y la represión policial. La clase trabajadora, equipada con estas experiencias, puede confiar en nuestro potencial para encabezar el cambio.

Para los trabajadores, el capitalismo siempre se ha reducido a: “trabajar o morir”. Ahora, con la reapertura fallida y la falta de unos beneficios que la clase dominante busca desesperadamente mientras los casos aumentan, se nos dice que trabajemos Y muramos. Esta despiadada indiferencia hacia el sufrimiento de los trabajadores ha desenmascarado las prioridades retrógradas de este sistema y el puro culto a las ganancias que hay en su núcleo.

El banquero de inversiones de Wall Street, Kim Fennebresque, resumió la actitud insensible de la clase multimillonaria a Vanity Fair en marzo: “La gente morirá. La gente muere. Sucede, ¿verdad? Las personas deben asumir la responsabilidad de sus propias vidas ”.

Esta lógica desquiciada sería impensable en una sociedad socialista que anteponga las vidas humanas a las ganancias. En una economía planificada democráticamente, las decisiones clave sobre cómo se debe dirigir la sociedad no serían dictadas por jefes y directores ejecutivos dispuestos a sacrificar a sus trabajadores. Reabrir la economía no implicaría dejar de lado cientos de miles de muertes evitables para que la gente vuelva a trabajar.

Cualquiera que dude de que los propios trabajadores están mejor equipados para tomar estas decisiones debería recordar a los trabajadores de General Electrics al comienzo de la pandemia, que organizaron protestas para exigir el derecho a construir respiradores. El afán de lucro distorsiona el juicio de la patronal, mientras que los trabajadores son capaces de proporcionar formas creativas e inspiradoras de orientar la producción hacia el servicio de las necesidades humanas.

Bajo un gobierno de trabajadores, los consejos de trabajadores elegidos planificarían la producción y distribución en todos los niveles de la industria, a nivel nacional e internacional. Estos consejos tendrían el poder de prepararse y responder rápidamente a las crisis. La guerra y el nacionalismo, útiles solo para los patrones, desaparecerían a medida que los trabajadores de todo el mundo obtengan los beneficios de la coordinación y la solidaridad globales. De esta manera, podríamos contener de manera efectiva esta pandemia y todas las enfermedades futuras, al tiempo que aseguramos la atención médica, la vivienda y la educación para todos. Finalmente tendríamos la libertad de comenzar el trabajo de implementar rápidamente la transición a la energía renovable y la infraestructura verde mientras creamos millones de empleos en el proceso.

A medida que nos sumerjamos más en la crisis sin resolución dentro del marco capitalista, masas más amplias de personas llegarán a la conclusión de que nuestro único camino a seguir es luchar por una alternativa a este sistema en descomposición. Sin abordar la enfermedad subyacente del capitalismo, veremos más y peores crisis en los próximos años.

Salud pública, seguridad económica, un planeta habitable, libertad de la opresión y la violencia autoritaria: estos son objetivos compartidos por la gran mayoría de las personas en todo el mundo. Solo un sistema socialista es capaz de lograr una justicia real para esta mayoría. Estamos en una encrucijada entre la muerte en masa y la lucha de masas. Es más importante que nunca que comencemos ahora el trabajo de construir este sistema y marquemos 2020 no solo como un año de crisis, sino como un llamamiento histórico a la acción.