Italia: 25 de abril, 75 años de la liberación del fascismo

Escrito por Resistenze Internazionali, ASI en Italia. (27 de abril de 2020)

El 25 de abril de 1945, nos liberamos del fascismo nazi. Por supuesto esto debemos celebrarlo. Sin embargo, con su caída, el fascismo no fue completamente derrotado, la nuestra fue una victoria parcial. La historia de la “República nacida de la resistencia” debería revisarse porque la República italiana nunca ha sido verdaderamente antifascista.

Después de la Segunda Guerra Mundial, de hecho, los criminales fascistas no sufrieron ningún castigo y, después de la amnistía de Togliatti en 1946, fueron reintegrados en los aparatos del estado italiano, principalmente en la policía y el poder judicial. El estado burgués, incluso se puso una máscara “democrática”, sin embargo siguió siendo una expresión de la dictadura de los capitalistas y aún necesitaba a los fascistas para defender el sistema.

Después de la amnistía de Togliatti, las prisiones se vaciaron de criminales fascistas y se llenaron de partisanos y antifascistas que querían continuar la lucha. El Estado republicano continuó laboriosamente masacrando a trabajadores y campesinos como durante la dictadura fascista. En “Los años de plomo” (como se conoce a la década de los setenta), el aparato del estado burgués utilizó terroristas neofascistas para llevar a cabo masacres, desde la masacre de Piazza Fontana hasta la de la estación de Bolonia.

El antifascismo de las instituciones burguesas siempre ha sido una fachada antifascista, pero los principios democráticos y sociales de la constitución antifascista nunca se han aplicado. El verdadero error de los partisanos fue abandonar sus armas después del 25 de abril de 1945 en lugar de ir al fondo destruyendo el capitalismo, el sistema que había creado el fascismo nazi.

De hecho, la mayoría de los partisanos eran socialistas y comunistas, dispuestos a hacer la revolución. Sin embargo, el PCI estalinista de Togliatti era de una opinión completamente diferente y desarmó a los partisanos después del 25 de abril. Esto se debe a que Stalin, al igual que sus aliados británicos y estadounidenses, quería evitar por cualquier medio que la resistencia contra el fascismo condujera a una revolución socialista. Al final de la guerra, los trabajadores tomaron el control de las fábricas y, junto con los partisanos, estaban listos para la insurrección.

Lamentablemente fueron traicionados por el PCI. Entonces, después de la liberación de Italia, las fábricas volvieron a los amos, los partisanos fueron desarmados y el estado burgués fue reconstruido.

Hoy, estos aspectos conflictivos, revolucionarios y de clase de la Resistencia, magistralmente reconstruidos, por ejemplo por el historiador Claudio Pavone, se eliminan de la retórica de las instituciones, por razones obvias.

La naturaleza revolucionaria y anticapitalista de la lucha partisana se omite, para dar paso a una retórica vacía de la unidad nacional. El fascismo era un arma utilizada por el capitalismo para destruir el movimiento obrero y socialista. Gracias a la dictadura fascista, la burguesía evitó el peligro de una revolución socialista y obtuvo grandes ganancias.

El fascismo surge del capitalismo, por lo que solo puede ser derrotado definitivamente destruyendo el sistema social y económico que lo crea. Los nuevos partisanos son aquellos que luchan por la salud pública, por los derechos de los trabajadores, las mujeres y los migrantes,

Hoy más que nunca el antifascismo es anticapitalismo.

¡Vive el 25 de abril! ¡Viva el socialismo y la democracia! ¡Ahora y siempre resistencia!