No moriremos por Wall Street

La quiebra del capitalismo global es evidente

por Calvin Priest, Socialist Alternative ASI en Estados Unidos (8 de abril de 2020)


En las últimas semanas, la bancarrota del capitalismo global se ha mostrado a millones de personas a medida que el sistema entró en una crisis profunda y sus representantes no tomaron las medidas necesarias para detener la propagación de COVID-19.
Esto no ha sido un accidente. Mientras los científicos y los profesionales de la salud gritaban por la necesidad de una respuesta urgente, Trump y el sistema político norteamericano tardaron en actuar por el deseo de defender los negocios y las ganancias de Wall Street.


A partir del 1 de abril más de 45,000 han muerto en todo el mundo, con 912,000 casos confirmados de infección el horrible recuento continúa aumentando rápidamente. En realidad, esta cifra es solo la punta del iceberg. Hay pocas dudas de que muchos millones están infectados en todo el mundo. Y si bien esto se ha concentrado en países con economías desarrolladas, es probable que el mayor número de personas se produzca en economías menos desarrolladas con infraestructuras sanitarias más débiles como América Latina, África, partes de Oriente Medio y el subcontinente indio. En lugares donde han tomado medidas más pro activas, como el programa de pruebas masivas de Corea del Sur de 10,000 personas diarias o en Seattle, Washington, que vio el primer caso registrado de coronavirus en los Estados Unidos y donde el distanciamiento social y otras medidas se adoptaron antes, la curva de contagio ha sido algo aplanada.
  
"En Seattle, estas medidas, aunque limitadas, fueron impulsadas por la presión de los movimientos sociales. La concejal socialista de la ciudad de Seattle, Kshama Sawant, instó a la acción inmediata al comienzo del brote y organizó a los trabajadores para que hicieran una serie de demandas al sistema político, incluidas pruebas y tratamiento gratuitos, licencia por enfermedad garantizada, capacidad para trabajar desde casa, suspendido pagos de alquiler e hipoteca, al tiempo que enfatiza la necesidad crucial de realizar pruebas masivas. Aunque las medidas tomadas estaban muy lejos de ser suficientes, muestran que cuando luchamos, podemos ganar, incluso en condiciones de pandemia."

Estados Unidos, el nuevo epicentro

Al mismo tiempo, Trump ha sido el infantil del mundo por su imprudente enfoque de la crisis: absolutamente criminal.

La respuesta inicial de Trump fue descartar la amenaza del virus (“Esto es una gripe”, dijo) y se perdió un mes para establecer pruebas generalizadas de COVID-19 u otras medidas urgentes. Luego no tomó las medidas necesarias para aumentar el suministro de equipos de protección o pruebas para los trabajadores de primera línea, incluidas las enfermeras y los médicos en hospitales cada vez más afectados por la crisis. Una encuesta reciente de alcaldes estadounidenses mostró cuán abrupto es el déficit: 28.5 millones de máscaras faciales, 24.4 millones de otros equipos de protección personal, 7.9 millones de kits de prueba y 139,000 ventiladores.

Estados Unidos es el nuevo epicentro mundial de la pandemia y, a partir de hoy, se confirmaron más de 205,000 infectados, 4,516 muertos, con proyecciones de muertes de entre 100,000 y 240,000 estadounidenses. Actualmente el estado de Nueva York, y especialmente la ciudad de Nueva York, es el epicentro nacional pero pronto habrá otros epicentros, probablemente incluyendo Louisiana, donde el brote se ha desarrollado rápidamente. El estado de Nueva York tiene más de 83,000 casos confirmados, 40% del total nacional y más que en la provincia de Hubei en China, donde surgió el brote, y 1,941 muertes. Los hospitales y morgues en partes de la ciudad de Nueva York ahora están completamente colapsados.

A pesar de los terribles costos humanos, Trump y la clase dominante de Estados Unidos están ansiosos por reabrir la economía, en un intento por restaurar las ganancias y los precios de las acciones financieras.

Llamados a reabrir la economía

El 24 de marzo, Trump prometió levantar las restricciones por el coronavirus antes de Pascua, y dijo: “Habrán de abarrotarse las iglesias en todo nuestro país … creo que será un momento hermoso”. Bajo intensa presión para retroceder, ajustó su mensaje, pidiendo en cambio el 30 de abril para un regreso general al trabajo.

Pero Trump está lejos de estar solo en las demandas de regresar a los negocios como de costumbre a cualquier costo para la salud y la vida de los trabajadores.

Mucho antes de la proclamación de Trump de Pascua, el consejo editorial del Wall Street Journal declaró: “Esto no será popular para leer en algunos sectores, pero los funcionarios federales y estatales deben comenzar a ajustar su estrategia antivirus ahora para evitar una recesión económica”.
Los más brutales han sido los expertos de derecha como Glenn Beck, que han pedido que por “patriotismo económico”, particularmente por parte de los estadounidenses mayores, se regrese inmediatamente al trabajo y mueran quienes sean necesario, para volver a encaminar la economía.
La diferencia entre el “patriotismo económico” de los expertos de derecha y la élite más amplia se debe principalmente al grado de franqueza, no a la intención.

La visión general de la clase dominante fue resumida sin rodeos por el ex CEO de Wells Fargo, Dick Kovacevich, ahora ejecutivo de Cisco y Cargill: “Poco a poco vamos a traer a esas personas de regreso y ver qué pasa. Algunos se enfermarán, algunos incluso morirán, no lo sé … ¿Desean correr un riesgo económico o un riesgo para la salud? Tienes la oportunidad de elegir”.

Por supuesto, es absolutamente cierto que una catástrofe económica está en marcha junto con la pandemia. Hay proyecciones de que el 30% de los trabajadores estadounidenses pueden estar desempleados durante el próximo mes, rivalizando con la Gran Depresión. Pero aunque el Coronavirus ha tenido un gran impacto, fue el punto de inflexión para una crisis capitalista global con profundas raíces y que ya tenía el potencial de ser más grave que la Gran Recesión de 2008–9 incluso antes de la pandemia.

"No debemos concluir que poner la vida de la gente trabajadora en segundo lugar a las necesidades del capitalismo es solo una característica de la derecha o de los intereses corporativos. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, planteó increíblemente la idea la semana pasada de reabrir las escuelas de la ciudad antes del 20 de abril, idea que causó una  oposición unánime y lo obligaron a abandonarla. También durante más de una semana después del cierre de la ciudad, la construcción de departamentos de lujo para los súper ricos continuó. Esto solo se detuvo porque los trabajadores de la construcción y sus sindicatos exigieron el fin de una situación en la que los trabajadores subían y bajaban en los ascensores, veinte al mismo tiempo y corrían un grave riesgo de infección."
l gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo recientemente en CNN: “Estamos hablando de proteger vidas. También tiene que haber una vía paralela que hable sobre la viabilidad económica … No se puede detener la economía para siempre, así que tenemos que empezar a pensar en si todos se quedan sin trabajo ”.

Por supuesto, la actividad económica debe reabrirse en algún momento, pero ¿en qué condiciones, en interés de quién y cómo se toman estas decisiones? Los representantes de los trabajadores en sectores clave, desde la manufactura hasta la educación, deben tener voz y voto directos en este proceso. Reabrir la economía no se trata solo de “aplanar la curva” del virus. Debe estar vinculado a una estrategia clara, priorizando la vida y la salud de los trabajadores, y con recursos reales para enfrentar nuevos brotes que son inevitables.

"Dejados a su suerte, los jefes y los políticos corporativos se moverán para reabrir sectores de la economía sin prestar atención a la seguridad de los trabajadores. Y si nos piden que arriesguemos nuestras vidas por sus ganancias, tendremos que organizarnos en nuestros sindicatos y con nuestros compañeros de trabajo para luchar."
También deberíamos tener claro que la clase dominante y Trump pueden aprovechar la oportunidad de la pandemia y moverse para restringir los derechos democráticos básicos a los que también debemos oponernos con resolución. Esto ya sucedió en un país tras otro, desde Chile hasta Hungría, como informó el New York Times el 31 de marzo. Describen cómo el Departamento de Justicia de Trump “pidió al Congreso nuevos poderes radicales, incluido un plan para eliminar las protecciones legales para los solicitantes de asilo y detener personas indefinidamente sin juicio “. Si bien los líderes del Congreso se negaron, esta es una advertencia seria de lo que puede venir.

Un rescate para los multimillonarios

Las prioridades de la clase dominante se reflejaron claramente en el paquete de estímulo del 27 de marzo. El proyecto de ley incluyó la escandalosa cifra de 425 mil millones de dólares en rescates corporativos que se están utilizando para capitalizar unos increíbles 4 billones de dólares en préstamos para grandes empresas en comparación con una cantidad mucho menor para la gente común. Incluso, la anexión de medidas limitadas para los trabajadores no se debe al crecimiento de conciencia, sino al reconocimiento de que sin poner algo de dinero directamente en los bolsillos de las personas, la economía podría colapsar por completo.

"Bernie Sanders defendió con éxito una expansión sustancial del seguro de desempleo y otras protecciones, mientras que Ocasio-Cortez planteó fuertes críticas al proyecto de ley. Pero deberíamos tener claro que fue un error para ellos votar por el paquete de rescate. Los representantes de la clase trabajadora no deberían dar cobertura a la izquierda a un sistema político podrido a cambio de reformas limitadas."
La raíz de la vulnerabilidad de los Estados Unidos al coronavirus ha sido no solo la impresionante falla de Trump, sino también la falta de un sistema de atención médica estilo Medicare para Todos. Ambas circunstancias han actuado contra la atención de salud pública: su determinación de poner ganancias antes que las vidas humanas no comenzó con la crisis actual. En realidad, tenemos que ir más allá de Medicare para Todos, hacia un sistema médico socializado en el que los hospitales, la atención médica y las industrias farmacéuticas sean asumidas por la propiedad pública democrática y gestionadas por los trabajadores en función de la salud humana y sin fines de lucro.

En el último mes, la cúpula demócrata hizo todo lo posible para llevar a cabo un golpe de estado en nombre de Joe Biden, quien dejó en claro que vetaría Medicare para Todos, a fin de bloquear a Bernie Sanders y su revolución política. Sin embargo, Biden ha sido tan inepto para responder a la pandemia que incluso se ha especulado sobre una intervención en la Convención Democrática para reemplazarlo con un representante más capaz de la clase dominante como Andrew Cuomo. Pero si bien entendemos completamente el deseo de muchos de deshacerse de Trump a toda costa, los trabajadores no pueden apoyar a Biden o Cuomo. Necesitamos luchar contra todo el régimen corporativo.

Organizarse en la crisis

Para ganar servicios de Medicare para Todos, viviendas asequibles u otras conquistas reales en el contexto del colapso global del capitalismo, necesitamos organizarnos.

"En los últimos días y semanas, los trabajadores han iniciado luchas heroicas contra sus jefes. Desde los trabajadores de Instacart hasta los trabajadores de saneamiento en Pittsburgh y los trabajadores de la salud en la ciudad de Nueva York, se está produciendo una creciente lucha. Mientras tanto, corporaciones como Amazon se están beneficiando de la pandemia mientras proporcionan poca o ninguna protección para sus trabajadores más expuestos, junto con un número creciente de infecciones confirmadas en los almacenes de Amazon."
Necesitamos vincular las luchas de la clase trabajadora con demandas más amplias. Todos los trabajadores tienen derecho a un lugar de trabajo seguro, y nadie debería tener que elegir entre ingresos y salud. Los trabajadores tienen derecho a la huelga y rechazar el trabajo, y debemos organizarnos contra los esfuerzos para exigir que regresemos a los lugares de trabajo hasta que se implementen las políticas de seguridad. Los jefes continuarán dando prioridad a las ganancias, por lo que debemos luchar por la creación de comités de trabajadores elegidos para proteger las necesidades de los propios trabajadores en el lugar en el que laboran. Los trabajadores y nuestros sindicatos deben rechazar cualquier suspensión de la negociación colectiva o el derecho a formar un sindicato. ¡Debemos luchar contra todos los ataques a los derechos sindicales! También debemos exigir “pago de riesgos” a todos los trabajadores esenciales, a quienes se les debe pagar al menos “tiempo y medio” durante la pandemia. Si las empresas que se niegan a operar bajo estas reglas deben ser de propiedad pública con control y gestión democráticos de los trabajadores.

En todo el país, las personas no tienen trabajo y la renta está por vencer. Una organización llamada Rent Strike 2020 está trabajando con Socialist Alternative y otros para construir huelgas de alquiler en las próximas semanas con una demanda de suspensión de todos los alquileres y pagos de hipotecas durante la pandemia. Si no se cumplen estas demandas, convocaremos una huelga de renta masiva el 1 de mayo. Una huelga de renta exitosa en esta escala requerirá un alto grado de organización en edificios, vecindarios, a nivel de toda la ciudad y a nivel nacional. Pero existe una necesidad absolutamente urgente, ya que millones de personas que trabajan podrían enfrentar el desalojo durante la pandemia o endeudarse aún más. La clave para ganar es que los inquilinos estén bien organizados con el respaldo de la clase trabajadora más amplia, incluidos los sindicatos.

Esta pandemia ha puesto al descubierto cuán podrido y brutal es el capitalismo. No tiene que ser así. Necesitamos luchar no solo por medidas de emergencia durante la pandemia, sino también por una alternativa a este sistema enfermo: por un mundo socialista en el que los recursos de la sociedad y las grandes corporaciones sean propiedad de los trabajadores, administrados y planificados democráticamente de una manera sana y sostenible, para nuestras necesidades en lugar de sus ganancias.

¡Mostremos a los multimillonarios que no moriremos por Wall Street!