Estados Unidos: Sanders suspende su campaña


Los trabajadores necesitamos nuestro propio partido 

por Kshama Sawant, Socialist Alternative, ASI en Estados Unidos, (14 de abril de 2020)


El miércoles 8 de abril, Bernie Sanders anunció que suspendía su campaña para la presidencia, llevándola efectivamente a su fin. Estaba 300 delegados detrás de Biden y tenía un camino muy difícil para ganar la nominación, pero retirarse en este momento ha dejado a millones de sus partidarios profundamente decepcionados. Ellos entienden, como nosotros en Socialist Alternative hemos argumentado, que esta primaria, como la de 2016, ha sido efectivamente robada por el establishment corporativo del Partido Demócrata.

Sanders ha decidido renunciar en un momento de crisis sin precedentes que esta enfrentando la gente trabajadora, cuando la necesidad de un cambio socialista nunca ha sido más clara. La epidemia del coronavirus ha expuesto plenamente la enorme desigualdad de la sociedad estadounidense y los efectos catastróficos de décadas de ataques a las conquistas de los trabajadores y recortes en los servicios sociales, incluida el cuidado de la salud.


Además de la devastación causada por el coronavirus en muchas comunidades de la clase obrera, especialmente entre los trabajadores inmigrantes en la ciudad de Nueva York y en las comunidades de la clase obrera negra en muchas ciudades, tenemos la nueva realidad del desempleo masivo en una escala que sólo puede compararse con la Gran Depresión. A finales de abril, 50 millones habrán perdido sus empleos, 35 millones habrán perdido los beneficios de salud proporcionados por sus empleadores y decenas de millones estarán eligiendo entre pagar la renta o comprar alimentos para sus familias.

"Esta crisis muestra, de una manera casi sin precedentes, la completa bancarrota del sistema capitalista."
El desastre que es Joe Biden

El virtual nominado demócrata es ahora Joe Biden, un leal servidor de Wall Street durante muchas décadas que ha apoyado el recorte del Seguro Social y el Medicare; fue un impulsor principal de las políticas que crearon el encarcelamiento masivo; encabezó la acusación en el Senado de los Estados Unidos contra Anita Hill, quien testificó sobre el vil acoso sexual del nominado a la Corte Suprema Clarence Thomas; y apoyó vigorosamente la Guerra de Irak. Las facultades mentales de Biden tampoco son claramente lo que eran. Él ha estado esencialmente ausente durante la crisis del coronavirus. Esto ha llevado a especular que el stablishment podría tratar de cambiarlo por otro más tarde este año. Pero cualquier movimiento de este tipo corre el riesgo de desacreditar aún más a la dirección del Partido Demócrata cuya falta de autoridad no puede ser exagerada.

Refleja la desesperación de la clase dominante por detener a Sanders después del impulso que ganó al ganar las tres primeras primarias que se sumaron sobre Biden. Reconocieron plenamente su desesperada debilidad como candidato y pasaron meses tratando de encontrar un candidato diferente a quien unirse en torno sin éxito. Pero mientras se las arreglaron para bloquear a Bernie, sólo han retrasado un ajuste de cuentas. Incluso si Biden de alguna manera derrota a Trump tendrá que lidiar con una crisis comparable a la Gran Depresión que expondrá completamente la insuficiencia del liderazgo demócrata y alimentará el deseo de millones de crear un nuevo partido para clase trabajadora.

Pero fue precisamente el miedo a un segundo término de Trump, el presidente más reaccionario en décadas, lo que abrió la puerta para que el stablishment se involucrará en una campaña de manipulación masiva después de las primarias de Carolina del Sur. La ironía es que mientras muchos de los que apoyaban a Biden se tragaron el argumento de que Sanders sería un candidato “demasiado radical” para vencer a Trump, también apoyaron partes clave de la plataforma de Sanders. En las primeras 20 primarias estatales, las encuestas de salida mostraron que la mayoría apoyaba a Medicare para Todos.

A pesar de todo esto y a pesar de que encuesta tras encuesta muestran a Sanders venciendo a Trump, Bernie ha aceptado la derrota y ha dejado claro que apoyará a Biden. El equipo de Sanders se ha reducido a esperar extraer “concesiones” verbales de Biden a la agenda progresista. Biden puede, de hecho, tirar unas migajas para tratar de evitar que millones de progresistas, especialmente jóvenes, se queden en casa este noviembre. Pero sería francamente ilusorio aceptar cualquier promesa de Biden que, tan recientemente como hace un par de semanas, dijo que ¡vetaría Medicare para Todos si el Congreso lo aprobaba!
"Entendemos por qué millones están tan desesperados por deshacerse de Trump que apoyarían a casi cualquier oponente. Pero también sabemos quién es Joe Biden y no es “amigo” de los trabajadores, las mujeres, la gente negra, o los inmigrantes. No lo apoyaremos y tampoco debería hacerlo Sanders."
¿Por qué apoyamos a Bernie Sanders?

Socialist Alternative y yo apoyamos a Sanders en noviembre y nos esforzamos por ganar estas elecciones. No nos arrepentimos de nuestra postura basada en los elementos enormemente positivos del movimiento que él ayudó a crear. Volviendo al 2016, Sanders electrificó a millones de personas gracias a su plataforma radical a favor de la clase trabajadora, su llamamiento a una “revolución política contra la clase multimillonaria” y su popularización del “socialismo democrático”. Esta vez Sanders fue más allá diciendo que los multimillonarios “no deberían existir”, mientras hablaba de un “gobierno de la clase trabajadora” y declaraba que su papel como presidente sería “organizador en jefe”. Llamó a un Nuevo Trato Verde e incluso a llevar partes de la industria energética a la propiedad pública.

Pero la razón clave por la que apoyamos a Bernie tan fuertemente fue la misma razón por la que la clase dirigente le temía. Su campaña de 2016 ayudó a inspirar la lucha de las masas, incluyendo la revuelta de los maestros en 2018 y 2019 y el comienzo de un renacimiento del movimiento obrero en este país. Si de alguna manera hubiera superado todos los obstáculos y ganado la presidencia en 2020, la clase dominante temía el enorme aumento de la confianza y las expectativas de los trabajadores junto con la ola de lucha que podría crear. Los donantes corporativos de los demócratas tenían claro que preferían cuatro años más de Trump a Sanders en la Casa Blanca.
"Al mismo tiempo, siempre hemos sido francos sobre las limitaciones de Sanders y nuestras importantes diferencias con él. Volviendo al 2016, señalamos el carácter contradictorio de su campaña: por un lado, al rechazar todo el dinero de las empresas, señalaba el potencial de un nuevo partido, pero al mismo tiempo arrastraba a la gente hacia los demócratas. En 2018 vimos un nuevo giro de muchos en la izquierda hacia el intento de reformar a los Demócratas, alentados por la elección de Alexandria Ocasio-Cortez y otros como los Demócratas Socialistas. También apoyamos este desarrollo ya que exacerbó las contradicciones en el propio Partido Demócrata, que ha sido un obstáculo clave en el camino del desarrollo de una izquierda poderosa en los Estados Unidos desde la década de 1930."
Además, nunca hemos estado de acuerdo con la explicación de Sanders sobre el socialismo, que parece ser una combinación del New Deal de Franklin D. Roosevelt y los gobiernos socialdemócratas europeos. Estos son ejemplos de tratar de salvar el sistema en bancarrota del capitalismo, no de deshacerse de él. Este es un proyecto fallido, como lo subraya aún más la actual pandemia y la amenaza de catástrofe climática.

Tenemos que reiterar que un papel nada insignificante en el bloqueo de la campaña a favor de la clase trabajadora de Sanders lo desempeñaron los líderes de la mayoría de los sindicatos, con honrosas excepciones. Esto desafortunadamente muestra que temen más a la lucha de clases que a los ataques de los patrones a los trabajadores. También debemos referirnos al terrible papel jugado por Elizabeth Warren que fracasó como “la otra progresista” en la carrera por apoyar a Bernie cuando todos los candidatos corporativos abiertos ayudaron a cambiar el rumbo para Biden.

Tras el golpe del Súper Martes y los crecientes desafíos que enfrentaba su campaña, Sanders continuó presentando propuestas audaces para abordar la doble crisis emergente de la pandemia y el colapso económico. Recientemente ha pedido que se pague a todos los trabajadores su salario anterior completo mientras dure esta crisis. Pero aunque él y Ocasi-Cortes plantearon una serie de críticas al proyecto de ley de estímulo que contenía un asombroso rescate para las empresas de Estados Unidos, votaron erróneamente a favor bajo presión.

Esto junto con el hecho de referirse constantemente a Biden como “mi amigo” apunta a un problema mayor. Como varias personas de izquierda han señalado, un enfoque más combativo con Biden desde el principio habría beneficiado a Sanders al ayudar a exponer quién es Biden realmente. Pero más que eso, el enfoque de Sanders de tirar sus golpes realmente no funciona en la nueva situación en la que nos encontramos; ahora es el momento de resistir los falsos llamamientos de la clase dominante a la “unidad”, para llamar a quién es responsable de la catástrofe, y para construir una resistencia feroz a pesar de los aullidos de los medios de comunicación corporativos.

¿Y ahora qué? 
"Millones se preguntan “¿y ahora qué?” La decisión de Sanders de suspender su campaña es sin duda un verdadero retroceso para la izquierda. Pero también debería ser el fin de las ilusiones en la capacidad de la izquierda para transformar el Partido Demócrata. Hay un peligro real de desmoralización, pero también se están abriendo los ojos de millones de personas. Esto está obligando a muchos a preguntarse – en un momento de tremenda crisis – qué tipo de liderazgo necesita la clase trabajadora."
Cuando Sanders se dirigía claramente a la derrota en el período previo a la Convención Democrática en 2016 después de una primaria amañada, le pedimos que siguiera postulándose como independiente. Esto tuvo un amplio eco y fue visto por muchos como el siguiente paso lógico. Es posible que pudiera haber ganado una carrera a tres bandas con Clinton y Trump. Un llamado similar hoy en día probablemente no ganaría el mismo apoyo debido al temor primordial de millones de reelección de Trump. Sin embargo, la contribución clave que Sanders podría hacer al desarrollo del movimiento que construyó en nuestra opinión es admitir la inviabilidad de reformar el Partido Demócrata y ayudar a lanzar el esfuerzo de crear un nuevo partido.

Mientras tanto, los mejores activistas al ver el camino bloqueado en el terreno político se dedicarán a las luchas de masas que se desarrollan incluso en medio de la cuarentena. Ya vemos a los trabajadores en primera línea en todo el país exigiendo medidas de seguridad y pago por riesgo. Esto ha incluido la huelga. Los trabajadores de las industrias claramente no esenciales han exigido que sus lugares de trabajo sean cerrados.

Con decenas de millones de personas sin poder pagar la renta, existe objetivamente la base para una huelga de renta a nivel nacional el 1 de mayo. Llamamos a que se combine con acciones en los lugares de trabajo de todo el país, aunque sean breves, y acciones de solidaridad con el distanciamiento social en los barrios de la clase obrera. Es a través de estas luchas el 1 de mayo y en los próximos meses que la solidaridad y la conciencia de la clase trabajadora puede ser construida, que ayudará a sentar las bases para el desafío de la clase trabajadora independiente al poder corporativo que es tan desesperadamente necesario. También hacemos un llamado a aquellos que quieran ser parte de la lucha por el cambio revolucionario a contactar a Alternativa Socialista y unirse a nosotros.