Brasil: ¡Fuera Bolsonaro, Mourão y la agenda neoliberal!

¡En defensa de los salarios, el empleo, la salud pública y los derechos democráticos!                                                                                                 
Por el Comité Nacional Liberdad, Socialismo e Revolução, Alternativa Socialista Internacional en Brasil. (23 de marzo 2020)


Estamos entrando en la crisis brasileña y mundial más grave en muchos años. Una crisis en muchos sentidos: humanitaria, de salud pública, económica, social, política. La terrible pandemia del nuevo coronavirus y el comienzo de una nueva y profunda recesión están afectando a todo el planeta. La angustia ante la incertidumbre y el repudio de lo que está ocurriendo llega a multitudes en todas partes.  

En Brasil, este escenario se expresa en la crisis más importante del gobierno de Bolsonaro desde su comienzo. El país está entrando en un nuevo ciclo de recesión profunda después de tres años de bajo crecimiento (2017-2019) precedidos por dos años y medio de caída continua del PIB (parte de 2014, 2015 y 2016). 

Los efectos sociales de esta nueva recesión en medio de las graves consecuencias de la pandemia de Covid-19 serán devastadores. Millones de brasileños perderán sus empleos y fuentes de ingresos. Otros se ven obligados a continuar trabajando expuestos a todos los riesgos sólo para garantizar las ganancias de sus empleadores.

Los más afectados serán los más pobres, en particular la población negra, que representa casi el 80% de quienes dependen exclusivamente del SUS (Sistema Único de Salud) y son los más vulnerables en las periferias, sin acceso a agua, vivienda digna, saneamiento básico y condiciones mínimas de higiene y salud.

Las mujeres también sufrirán más por los impactos físicos y emocionales de la crisis. Las mujeres son la mayoría entre los trabajadores informales que perderán su fuente de ingresos. Con las cuarentenas y el aislamiento social, también sufrirán la tendencia a aumentar la violencia doméstica y la sobrecarga en el trabajo de cuidado de niños, ancianos y el trabajo doméstico.

En el contexto de los recortes y desmantelamiento del SUS y los servicios públicos, muchos miles pueden perder la vida o tener graves consecuencias para la salud.   
Ante esta pesadilla, la reacción del gobierno de Bolsonaro es criminal. El presidente de la república subestimó el problema, declarando que se trataba de una “gripita”, “fantasía”, “sobredimensionado”, etc. También alentó explícitamente el incumplimiento de las pautas para prevenir el contagio yendo a las manifestaciones pequeñas y reaccionarias el 15 de marzo. 

Es criminal retrasar la toma de iniciativas, mientras que la gravedad de la situación ya se ha observado en todo el mundo. Continúa sistemáticamente haciendo declaraciones en oposición a medidas de prevención más serias y efectivas, lo que ya ha costado muchas vidas y costará aún más en las próximas semanas y meses. Estas son vidas que simplemente desprecia. Una vez más, Bolsonaro es culpable del sufrimiento y muerte de inocentes y tiene que pagar por ello.

La respuesta del ministro Paulo Guedes a la devastación económica y social que comienza a materializarse a medida que el virus se propaga también es criminal. Incluso en medio de esta emergencia absoluta, el gobierno mantiene el límite de gasto y la esencia de las contrarreformas (seguridad social, trabajo, etc.), medidas que socavan el SUS, los servicios públicos en general y eliminan los derechos de millones. 

Intentando mostrar cierta preocupación social, Guedes solo anuncia la anticipación del pago de los derechos ya adquiridos, como en el caso del 13 de jubilados, la bonificación salarial del PIS-Pasep y un pequeño aumento en la asignación familiar. El gobierno dice que incorporará un millón de personas a la asignación familiar, pero olvida decir que el año pasado excluyó al mismo número de beneficiarios del programa. En otras palabras, no se está haciendo nada realmente nuevo.

A esto se suma el hecho de que, desde los recortes en la asignación familiar el año pasado, la distribución de nuevos beneficios ha afectado gravemente al noreste. La región recibió solo el 3% de las nuevas concesiones durante ese período. El noreste es el hogar de casi el 40% de las familias en pobreza o extrema pobreza en el país, y toda la región ha recibido el doble de beneficios que Santa Catarina, por ejemplo. Lo que solía ser una política de hambre y muerte ahora está tomando formas aún más crueles con la pandemia.
El gobierno federal también anunció la ayuda de 200 reales para una minoría de trabajadores informales y autónomos. Este valor representa sólo el 38.5% del valor de una canasta básica en São Paulo y el 53.9% en Aracaju, por ejemplo, según DIEESE. Es muy poco, abarca a pocos, llega demasiado tarde y no se compara con lo que se destina a grandes empresas y especuladores. 

Para empeorar las cosas, con el pretexto de la pandemia, Guedes anunció la propuesta de cambios en la legislación laboral para permitir la reducción de los salarios junto con la reducción de la jornada laboral. Así es, el gobierno de Bolsonaro quiere reducir los salarios en medio del caos y la desesperación social, por un lado, mientras que, por otro, ¡asigna una fortuna a las empresas amenazadas por la recesión! 

Mientras el poder ejecutivo hace esto, Rodrigo Maia y otros representantes de la burguesía en la Cámara de Diputados están estudiando para recortar inmediatamente entre 10 y 20% los salarios de los funcionarios.

Guedes se preocupa por las grandes empresas e inversores, los trabajadores se ven sumidos en la desesperación, la enfermedad y la muerte. ¡Es necesario poner fin a esta situación inmediatamente en nombre de la vida de millones!

El escenario actual coloca la urgente necesidad de derrocar a este gobierno en nombre de la salud pública y la vida de millones. ¡Es urgente, es necesario y se está haciendo posible!

¡Ya llega!

 

En los últimos días, la incapacidad, la irresponsabilidad y el carácter nefasto de Bolsonaro se han vuelto aún más evidentes para millones de brasileños, incluido un importante sector de sus propios votantes que sienten los efectos de la crisis económica y de salud pública en su bolsillo y en carne propia.

Es cierto que las tonterías del presidente sobre el coronavirus estimulan y alimentan el fanatismo irracional de la porción ultra reaccionaria y fanática de los seguidores de extrema derecha. Pero esta es una participación minoritaria y hoy es cada vez menos capaz de arrastrar a otros sectores más amplios detrás de ella. 

Los sectores populares que se hicieron ilusiones en Bolsonaro en 2018 se alejaron del gobierno a lo largo de 2019. Y ahora vemos una porción significativa de las clases medias, que hasta el año pasado todavía estaban del lado del gobierno, comenzando a moverse significativamente.

Dentro de la clase dominante, la gran burguesía, hemos visto divisiones internas en relación con el gobierno. Algunos de los grandes capitalistas en Brasil ven a Bolsonaro como una amenaza a sus intereses por dos razones. Por un lado, temen que su postura autoritaria, demente e irresponsable afecte sus intereses económicos, lo que dificultará la aprobación de contrarreformas, dañará las relaciones comerciales con otros países (como China, por ejemplo), agravando el escenario económico y la recesión. En el caso de los medios, existe el temor de que la escalada autoritaria alcance su libertad de acción.

Al mismo tiempo, por otro lado, una parte de la burguesía teme que los ataques y provocaciones de Bolsonaro provoquen una respuesta popular más fuerte y radical como sucedió en varios países latinoamericanos en 2019. Ya preferían en 2018, y continúan prefiriendo, una alternativa burguesa neoliberal políticamente más reflexiva y más próxima a su clase. Varias figuras políticas disputan esta posición ante los ojos de la burguesía (Maia, Doria, Huck, etc.). Estas divisiones interburguesas deben ser exploradas y utilizadas por los trabajadores y la izquierda socialista, especialmente frente a las amenazas autoritarias. Pero este sector de la burguesía no es capaz de llegar a las últimas consecuencias contra Bolsonaro. 

En un editorial (26/02), Folha de S. Paulo, por ejemplo, dejó en claro que solo aboga por imponer límites a Bolsonaro y no necesariamente derrocarlo. Quieren que “el miedo a un proceso de destitución pueda detener la peligrosa aventura”. Pero, no es solo un proceso formal de juicio político en el Congreso lo que detendrá a Bolsonaro, sino la movilización popular, la lucha concreta. Sin embargo, Folha no lo desea, porque en la lucha contra el autoritarismo de Bolsonaro sus medidas económicas neoliberales también pueden ser derrotadas. 

Es necesario repudiar estas salidas a la derecha frente a la crisis. Es necesario construir las condiciones para que la lucha por derrocar a Bolsonaro, una posibilidad concreta en el período que se abre una crisis muy grave en el país, construya una salida desde la izquierda, radicalmente democrática y que adopte un programa anticapitalista y socialista, la única forma en que podemos enfrentar la grave situación actual.

Riesgo autoritario

 

El carácter excepcional del momento en que entramos en la pandemia y la profunda recesión también presenta riesgos muy serios de una escalada autoritaria por parte del gobierno. Es cierto que Bolsonaro se debilita, pero cuanto más sucede, más la respuesta del gobierno es “duplicar la apuesta”, radicalizar el discurso y trazar una salida autoritaria.
La pandemia abre una oportunidad única para profundizar una postura autoritaria en el marco de un estado de excepción supuestamente justificado por el escenario caótico. Bolsonaro, miembros de su gobierno y aliados han tratado sistemáticamente de normalizar la idea de un estado de excepción al mencionar el AI-5 y señalar al Congreso o al STF como obstáculos para su “cruzada” mesiánica, como fue evidente en las pequeñas manifestaciones de 15 Marzo.

El propio presidente fue tan lejos como para decir que las elecciones de 2018 fueron manipuladas y que habría ganado en la primera vuelta. El objetivo evidente es crear las condiciones para que, ante un movimiento para su eliminación a corto plazo o incluso la posibilidad de una derrota electoral en 2022, su reacción sea autoritaria y golpista.
La respuesta a esta amenaza y riesgo no puede ser un retroceso y una capitulación. Esto solo abrirá más espacio para iniciativas autoritarias y de fraude. La respuesta debe ser , vincular la defensa de las libertades democráticas con la defensa de los derechos sociales, laborales y de salud pública.

No hay posibilidad de que, al estar a punto de ser derrotado, Bolsonaro no apele a una reacción de prejuicio autoritario, antidemocrático, altamente represivo y fascista. El movimiento obrero necesita prepararse para este nivel de confrontación. 
Incluso aquellos que prefieren esperar a las elecciones de 2022 para tratar de ganar Bolsonaro (como el liderazgo del PT y Lula) deben entender que no hay forma de ganarlo electoralmente sin una poderosa movilización popular para evitar los fraudes y manipulaciones que ya vimos en 2018 ( esta vez mucho peor), la represión y el golpismo.
El pico de esta crisis, por lo tanto, tendrá lugar mucho antes de 2022 y es necesario prepararse ahora. Esto significa levantar la bandera ¡Fuera Bolsonaro! alto y claro, pero siempre junto con la denuncia de sus allegados y otras alternativas burguesas y sus políticas criminales neoliberales.


Resistencia y rechazo popular contra Bolsonaro

 

La lucha planificada contra el gobierno para este mes de marzo se vio directamente afectada por la crisis del coronavirus. La impresionante movilización de las mujeres el 8 de marzo podría haber provocado nuevas grandes manifestaciones el 14 de marzo (dos años después del asesinato de Marielle y Anderson) y especialmente en el día nacional de las luchas el 18 de marzo. Esto no fue posible debido a las medidas restrictivas de las aglomeraciones, como la prevención del coronavirus. 

Además de las manifestaciones masivas en las ventanas y balcones, el 18 de marzo también tuvimos paros de sectores de la administración pública.
La dramática evolución de la pandemia en Brasil evitará acciones callejeras masivas e incluso movilizaciones más contundentes. Al mismo tiempo, ha provocado una respuesta de los trabajadores a la pandemia misma. Los trabajadores metalúrgicos de ABC (región industrial de São Paulo donde nació el PT) anunciaron a través de su sindicato que si las compañías no se detienen antes del 30 de marzo, los propios trabajadores las detendrán. Los metalúrgicos de Chery en São José dos Campos impidieron los despidos planeados por la empresa con una huelga.

Los trabajadores del metro y del transporte en general están debatiendo medidas preventivas en sus casos y la irresponsabilidad de las empresas ante los riesgos de contaminación. Las acciones de presión son necesarias para defender vidas y al mismo tiempo servir a la población. 

Los trabajadores de call centers, los trabajadores bancarios, los trabajadores de la construcción, todos comienzan a cuestionar la lógica de las ganancias sobre el derecho a la vida y a tomar iniciativas que exigen sus derechos. 

La solidaridad en la sociedad frente al avance dramático de la pandemia también crece y se manifiesta. Esto va desde los aplausos en las ventanas a los trabajadores de la salud, las recolecciones para los trabajadores sin hogar que han perdido sus fuentes de ingresos hasta las acciones diarias de apoyo mutuo de vecinos, compañeros de trabajo, etc. 
Es necesario exigir con fuerza los derechos básicos de los gobiernos en este contexto de crisis, al mismo tiempo que estas relaciones de solidaridad se forjan en la lucha y el apoyo mutuo. 

La falta de confianza (justificada) en las autoridades puede y debe causar reacciones de pánico y falta de control. La incertidumbre sobre el futuro es enorme. Es esencial que los movimientos sociales organizados y la izquierda socialista ofrezcan un camino organizado, aunque radical y contundente, de manifestación y presión. 

No es el momento de suspender las luchas, es el momento de buscar los medios posibles para mantener la lucha incluso en medio de situaciones de cuarentena necesaria y medidas de aislamiento social. La comunicación juega un papel central. Los trabajadores necesitan información y orientación reales en medio del caos. Pero también la formación política, la preparación para futuras luchas y acciones hoy dentro de lo posible.
Al contrario de lo que sucede en algunos países, en Brasil el terrible avance de la pandemia no debería crear un ambiente de unidad nacional que involucre a las clases dominantes y las autoridades. La ira contra el gobierno y su ineptitud e irresponsabilidad deben profundizarse. 

Durante la crisis y especialmente después de su apogeo, es probable que tengamos movilizaciones más contundentes y una situación de intensa efervescencia política. Necesitamos prepararnos para esto. 


Una alternativa de izquierda, anticapitalista, socialista y democrática

 

En este escenario dramático y terrible para millones de personas en Brasil y en el mundo, la izquierda socialista tiene una responsabilidad histórica y necesita estar a la altura. No puede perderse en disputas fratricidas internas, totalmente ajenas a la realidad de los trabajadores y los oprimidos en general.

Es necesario ofrecer una alternativa política y programática a la crisis del sistema. Partiendo de demandas concretas y de un diálogo vivo con la clase trabajadora, es necesario estimular las conclusiones anticapitalistas y socialistas. Es necesario hacer esto sin alentar ilusiones de una manera puramente institucional para salir de la crisis, una forma de salir del régimen político decadente que todavía está en vigor hoy. Es necesario ofrecer algo nuevo, radicalmente democrático y al servicio de las mayorías. 

Estamos entrando en una de las peores crisis que ha enfrentado el capitalismo y el momento requiere que todos los esfuerzos se dirijan hacia la organización de la clase trabajadora y la construcción de una unidad política de combate en la izquierda que sea suficiente para atraer a grandes sectores de las masas y derrocar a Bolsonaro, Mourão y sus políticas neoliberales.

En este momento, es esencial defender un plan de emergencia para enfrentar la pandemia de coronavirus y la crisis económica y social que refleja los intereses de la clase trabajadora y todos los sectores oprimidos de la sociedad.
Creemos que la base para un programa de acción en este contexto debe basarse en los siguientes puntos:

  • ¡Fuera de Bolsonaro, Mourão y la agenda neoliberal! ¡En defensa de los salarios, el empleo, la salud pública y los derechos democráticos!
  • ¡Continuemos la lucha colectiva! Construyamos formas alternativas de movilización y solidaridad entre los trabajadores y todas las personas oprimidas: solidaridad y paz entre nosotros y la lucha contra este gobierno criminal.
  • ¡En defensa de las libertades democráticas! No al autoritarismo y un estado de excepción bajo la justificación de combatir el coronavirus. ¡La pandemia se lucha con la participación popular y obrera!
  • ¡Tomar todas las medidas necesarias para poner la salud pública, los derechos sociales y la vida por encima de las ganancias!
  • Combatir la propagación del virus con condiciones garantizadas para el mayor aislamiento social y cuarentena posible, involucrando a todos los que no están en los servicios esenciales. Pago completo de salarios a trabajadores con licencia.
  • Garantía de un ingreso mínimo, de un salario mínimo mensual, para trabajadores independientes e informales. ¡Suspensión de la recaudación de impuestos, de agua, electricidad, gas y propiedad! ¡Amnistía de las deudas de estos trabajadores! Sin remoción o desalojo durante este período. Garantía y provisión de canastas de alimentos para todas las familias necesitadas.
  • Asegurar la provisión de equipos de protección personal para los trabajadores en servicios esenciales y la participación de los representantes de los trabajadores en la planificación y organización del trabajo en estos sectores.
  • ¡Prohibición del despido durante el período de cuarentena y aislamiento social! Intervención estatal en empresas que hacen o amenazan con promover despidos.
  • Acceso garantizado a las condiciones de agua, saneamiento e higiene en todas las regiones. Combatir el déficit de vivienda y las malas condiciones de vivienda utilizando bienes inmuebles y tierras ociosas con fines de vivienda social.
  • Cierre inmediato del procesamiento y retiro de proyectos de contrarreforma que atacan a los trabajadores y revocación de las ya realizadas (como la seguridad laboral y social).
  • Aumento de las inversiones en salud pública. Garantía de camas, suministros y personal en instalaciones públicas, dirigiendo el presupuesto al SUS y aprobando la convocatoria de nuevos funcionarios públicos aprobados en licitaciones. Además, garantizar el control público del 100% de las camas privadas.
  • ¡Fin del gasto máximo! Gravar fortunas y suspender el pago de servicios de deuda pública a los principales especuladores como una forma de financiar el esfuerzo de emergencia para defender la vida.