ÁFRICA Y COVID19: El capitalismo conduce un continente al abismo

Capitalismo e imperialismo en el banquillo

Por Serge Jordan ASI, (21 de abril de 2020)

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las profundas desigualdades sociales que prevalecen bajo el capitalismo moderno. Sin embargo, en ningún otro lugar es tan evidente como en África.

El Índice de Seguridad Sanitaria Global (SGA) es una evaluación medida de la capacidad y la disposición de 195 países para enfrentar brotes de enfermedades infecciosas. La mayoría de los países clasificados como "menos preparados" se encuentran en África, con Somalia y Guinea Ecuatorial al final de la lista. Sólo Sudáfrica, que ya está inmersa en una crisis económica y de salud que se dispara, tiene una clasificación relativamente alta, lo que sirve para resaltar cuán catastrófica es la situación en el resto del continente.

La escasez de equipos de prueba en la mayoría de los países hace imposible una evaluación realista de la penetración actual de la pandemia del COVID-19 en África. Si Sudáfrica tiene actualmente el mayor número de casos confirmados en África Subsahariana, es en parque porque también es donde se han realizado la mayoría de las pruebas. Algunos países, como Somalia, no tienen ningún kit de prueba. Esto significa que la transmisión comunitaria no detectada ya se ha abierto camino, fuera del radar, hacia arriba y hacia abajo del continente.

La palabra "insuficiencia" para describir el estado de la infraestructura de salud en África sería un eufemismo grotesco. Un estudio reciente de Lancet sobre el COVID-19 en África occidental señaló que los países de la región tienen "sistemas de salud con pocos recursos, lo que los hace incapaces de ampliar rápidamente una respuesta epidémica", y que "una aceleración rápida en el número de casos podría abrumar rápidamente" los sistemas mencionados.

Malawi, por ejemplo, tiene 25 camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para una población de 17 millones de personas; En Somalia, hay 15 camas de UCI disponibles para 15 millones de personas. Zimbabwe tiene 7 ventiladores para una población de 16 millones, mientras que la República Centroafricana tiene un total de tres ventiladores para 5 millones de personas. Sierra Leona y sus 7,5 millones de habitantes, solo uno.

Las condiciones de vida en la clase trabajadora y las comunidades marginadas hacen que la adopción de las precauciones necesarias para evitar la propagación de la pandemia sea un sueño inaccesible para muchos. La mitad de los habitantes de las ciudades africanas viven en casas improvisadas, barrios marginales y pueblos con hacinamiento, con suministro de agua y saneamiento inadecuados.

Los millones de refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos que viven en campamentos, asentamientos informales y centros de detención -víctimas de guerras, persecuciones y desastres ambientales- en la región del Sahel, el Cuerno de África, la República Democrática del Congo (RDC) y otros lugares son particularmente vulnerables al riesgo de infección. Sudán del Sur ha informado recientemente de sus primeros casos de COVID-19. Este es un país donde más de la mitad de la población enfrenta una inseguridad alimentaria severa, donde años de guerra civil han forzado a millones de personas a abandonar sus hogares, y donde solo el 22% de las instalaciones de salud funcionan. Libia y Burkina Faso han sido destruidas por guerras que, en el último año, han desplazado a 200,000 y 700,000 personas respectivamente. Ambos han sufrido daños generalizados en sus instalaciones de salud; por ejemplo,135 centros de salud han cerrado debido a la violencia en el territorio burkinés.

La desnutrición y las enfermedades infecciosas ya son comunes en grandes partes del continente. África enfrenta algunos de los niveles más altos de infección por VIH, tuberculosis y malaria. Teniendo en cuenta la infraestructura de salud con recursos insuficientes que se observa en la mayoría de los países africanos, los medios limitados desplegados para contrarrestar COVID-19 tendrán un efecto estancado en la lucha contra estas otras epidemias mortales, como ya se observó por la interrupción de la investigación sobre enfermedades infecciosas y campañas de vacunación en muchas zonas.

Capitalismo e imperialismo en el banquillo
 
Los horrores que el desarrollo de la pandemia tiene para las masas africanas no son la manifestación de una catástrofe natural inevitable. Estos han sido preparados por décadas de saqueo y explotación extrema del continente por parte de las potencias imperialistas coloniales y luego neocoloniales, con la participación directa y la complicidad de las élites gobernantes locales corruptamente impotentes. Esto se ha traducido, entre otras cosas, en sistemas de salud deteriorados en todos los ámbitos y en niveles endémicos de pobreza extrema.

En realidad, los recursos existen para enfrentar esta crisis: simplemente han sido saqueados por corporaciones y bancos multinacionales, burgueses africanos y gobernantes despóticos. Al exponer esta realidad, Oxfam escribió el año pasado que “los países de la CEDEAO [Estados de África Occidental] pierden un estimado de $ 9.6 mil millones por incentivos fiscales corporativos para compañías multinacionales. Esto sería suficiente para construir alrededor de 100 hospitales modernos y bien equipados cada año en la región”.

En un momento en que los países africanos necesitan una inversión colosal para hacer frente a esta pandemia, está en marcha una fuga de capitales colosal fuera del continente, que ya supera con creces la que tuvo lugar durante la crisis mundial de 2008, tanto en velocidad como en volumen. Las salidas de capital de las llamadas economías emergentes totalizaron más de $ 83 mil millones en marzo, según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF). Este no es un error anecdótico, pero ejemplifica cómo funciona todo el sistema e ilustra el fracaso del "mercado libre" para aprovechar la respuesta necesaria a la emergencia humanitaria actual. Solo la planificación económica y la coordinación de recursos a escala mundial podrían hacer posible tal respuesta.

Poner fin al saqueo del continente y expropiar la inmensa riqueza expuesta por aquellos inmensamente ricos, no es más que una cuestión de vida o muerte para millones de personas. Esto permitiría redirigir recursos hacia la financiación de servicios de atención médica de emergencia, instalaciones de prueba, centros de cuarentena y aislamiento, equipos médicos y personal capacitado a la escala que la situación actual requiera.

Ciertamente se podría comenzar imponiendo controles estatales sobre los flujos de capital y cancelando la enorme carga de la deuda, bajo la cual muchos estados africanos se están desmoronando. Nigeria, por ejemplo, gasta cerca de dos tercios de sus ingresos en el servicio de la deuda. En 17 países africanos, los costos de intereses de la deuda solo representan el 10 por ciento o más de los ingresos del gobierno. Varios estados africanos, como Zambia y Angola, ya están a solo un paso del incumplimiento, y es probable que haya más.

Bajo presión, los gobiernos occidentales han inyectado miles de millones de dólares para amortiguar parcialmente los efectos económicos de la crisis en sus propios países y evitar el colapso de su sistema. Los gobiernos en África no tienen el espacio fiscal para desplegar programas de rescate similares: han contribuido voluntariamente a la inmensa raqueta de la deuda orquestada por las naciones imperialistas más poderosas, que ha visto grandes porciones de los ingresos de los estados africanos transferidos a las arcas de los acreedores financieros internacionales. en lugar de invertir en salud, educación, vivienda, transporte público, infraestructura y bienestar de las personas en general.

Temiendo la revuelta de las masas, los mismos líderes africanos ahora están pidiendo ayuda, en forma de suspensiones de deudas, moratorias y medidas similares. David Malpass, jefe del Banco Mundial, dijo que apoya una "suspensión" de todos los pagos de la deuda para los países más pobres, pero agregó que estos países también deben implementar políticas de libre mercado, como eliminar las regulaciones y los subsidios. El FMI, por su parte, ha proporcionado préstamos de emergencia a varios gobiernos africanos. Estos préstamos vienen con la advertencia de que una vez que la crisis sanitaria disminuya, el "ajuste fiscal", la contención de la nómina pública, una mayor reducción de los subsidios estatales y otras medidas de austeridad tendrán que estar a la orden del día.

Este intento de continuar con el rescate neoliberal de poblaciones enteras en medio de una pandemia mortal no solo expone a estas instituciones rapaces como lo que siempre fueron. No olvidemos que una de las consecuencias directas de los "Planes de ajuste estructural" impuestos por el FMI y el Banco Mundial tras la crisis de la deuda de la década de 1980, fue la destrucción de los servicios de salud existentes en un país africano tras otro.

Sino que también subraya cuan ligado está el destino de las masas de toda la región a una lucha decidida contra la dominación del imperialismo mundial y sus agentes locales en el continente, una lucha que debería exigir nada menos que la cancelación inmediata e incondicional de todos los pagos de la deuda.

Junto con la nacionalización, bajo el control democrático de los trabajadores, de las empresas multinacionales y los bancos, que han extraído una cantidad asombrosa de riqueza de las clases trabajadoras africanas, dejando atrás la ruina humana y ecológica.

Estas políticas demostrarán ser aún más necesarias y encontrarán una mayor resonancia, ya que se está desmoronando un escenario de devastación económica en todo el continente. La recesión económica mundial que se acelera rápidamente y tiene consecuencias particularmente devastadoras para las masas africanas.

El Banco Mundial pronosticó recientemente que África Subsahariana enfrentaría su primera recesión en 25 años. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) emitió una advertencia de que casi la mitad de todos los empleos en África podrían eliminarse en este contexto.

Es probable que la contracción de la economía china y la caída de los precios del petróleo y las materias primas precipiten el colapso económico en una serie de países, como las economías exportadoras de petróleo más grandes, como Nigeria y Angola, en el rango de tiro inmediato.

La caída repentina del turismo como resultado de las medidas de contención, prohibiciones de viaje y cierres de fronteras se suma a una mezcla ya explosiva. Alrededor de 24 millones de empleos dependen de actividades turísticas en África, que en los últimos años había estado entre las regiones de mayor crecimiento para el turismo en todo el mundo. Este proceso ahora está siendo brutalmente revertido.

La Organización Mundial del Turismo predice una caída del turismo internacional de entre el 20 y el 30% (durante la crisis de 2008, la caída del sector fue de aproximadamente el 4%). Para muchos países africanos, esto se traducirá en un tsunami de pérdida de empleos.

Encierros
 
En la mayoría de los países africanos, se han impuesto regulaciones de bloqueo para combatir la propagación del virus. En ausencia de un plan claro para abordar todos los problemas sociales, económicos y sanitarios convincentes heredados de años de mala gestión capitalista y políticas contra los pobres, estos bloqueos son simples escayolas en heridas abiertas. Es una forma de que los gobiernos parezcan fuertes, al mismo tiempo que culpan a la gente común por propagar la infección.

Debido a la gran cantidad de trabajadores que dependen completamente del trabajo informal para la supervivencia diaria (más del 80 por ciento de los africanos adultos trabajan en el sector informal) y la falta de medidas de ayuda bien planificadas para los necesitados, los bloqueos han despojado a millones de personas de su fuente de ingresos durante la noche.

En Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, un dicho popular captura el dilema que enfrentan muchas personas trabajadoras y pobres en África: "si no sales, no comes".

Cientos de manifestantes tunecinos cuya ira estalló en las calles de los barrios empobrecidos de Ettadhamen y Mnilha después de una semana de encierro a fines de marzo, no expresaron nada diferente: "Déjame llevar pan a mis hijos, no importa si yo muero" fueron las palabras informadas de un trabajador de la construcción informal entre ellos. Esto presagia las explosiones sociales que esta crisis traerá en su camino.

La orden de "autoaislamiento" prácticamente impide que los vendedores ambulantes, los conductores de transporte informal, las trabajadoras domésticas y muchos otros ganen su pan de cada día, y los obliga a pasar hambre en sus hogares. A menudo impide que las personas lleguen a los mercados de suministros vitales y, en algunos casos, incluso accedan a puntos de agua comunales.

Para evitar quedar atrapados en esta cruel situación, muchos trabajadores migrantes desesperados han tratado de mudarse de las principales ciudades a las zonas rurales de donde provienen, con la esperanza de una vida más barata en el campo, donde todavía tienen vínculos familiares en sus aldeas o pueblos de origen.

Reuters informó el 26 de marzo que "los viajeros en ciudades africanas, desde Nairobi hasta Kampala, Johannesburgo y Rabat, se dirigen al campo, preocupando a los funcionarios que dicen que esto ayudó a propagar enfermedades como el ébola en otros brotes".

Este éxodo indudablemente propagó la infección en lugares donde la provisión de atención médica es aún peor que en los centros urbanos, si es que existe. Pero, la responsabilidad de esta situación debe ponerse directamente en la puerta de las clases dominantes, y su insensible desprecio por la vida y la salud de la gente común.

Nada ilustra esto mejor que la brutalidad con la que las fuerzas estatales han impuesto bloqueos y toques de queda. A medida que pasan los días, el número de muertes por asesinatos relacionados con el cierre patronal, y los ejemplos de abusos policiales y militares y tratamientos humillantes, están aumentando.

Bloomberg informó que la policía de Ruanda disparó y mató a dos jóvenes por violar la orden de permanencia en el hogar de 14 días emitida por el presidente Paul Kagame. En Sudáfrica, ocho personas fueron asesinadas como resultado de acciones policiales durante la primera semana del cierre nacional; cuando se informó, esta cifra estaba por encima del número de muertes por COVID-19.

En Kenia, la policía mató a un niño de 13 años que jugaba en su balcón en la capital, Nairobi, y al menos otras tres personas murieron en incidentes separados. Un soldado nigeriano fue asesinado a tiros por un soldado en la ciudad sureña de Warri por ignorar una orden de quedarse en casa para comprar medicamentos para su pareja embarazada. En Zimbabwe, casi 2.000 personas fueron arrestadas durante la primera semana del encierro. Y la lista continúa.

La violencia de género por parte de las fuerzas estatales también ha aumentado en este contexto, con casos denunciados de violaciones por parte de soldados ruandeses y decenas de personas LGBTQ + detenidas por la policía en Uganda bajo el pretexto de la prevención del coronavirus.

Los gobiernos de África han reafirmado las fronteras arbitrarias postcoloniales de sus estados al cerrar rápidamente los puertos de entrada en un renovado impulso hacia el nacionalismo reaccionario. Sudáfrica asignó $ 2,1 millones a la construcción de una valla de 40 km a lo largo de su frontera con Zimbabwe, incluso antes de que se registraran los casos de COVID-19 allí, para evitar que "personas indocumentadas o infectadas" pasen por la frontera sin ser examinados para detectar coronavirus.

Los sentimientos xenófobos también han despertado la atención de la policía sudafrricana, que acosa a los propietarios de tiendas de inmigrantes después de que un ministro anunció falsamente que solo las tiendas propiedad de sudafricanos podrán permanecer abiertas. Además, sólo las pequeñas empresas 100% propiedad sudafricanos califican para el alivio financiero que el estado ha establecido, y los trabajadores indocumentados no pueden reclamar al fondo del seguro de desempleo por pérdida de ingresos.

En muchos otros países africanos se han informado casos de racismo contra los asiáticos, como el video ampliamente publicitado de una pareja china en Kenia siendo hostigada por un gran grupo de lugareños, respaldados por un miembro del parlamento que aprueba la práctica de la lapidación para cualquier visitante chino.

Mientras que, en la República Centroafricana, las amenazas y la violencia contra los extranjeros y la minoría musulmana del país se dispararon en las últimas semanas, avivadas por los tabloides reaccionarios locales que los culpaban de la infección.

Como en otros lugares, las clases dominantes en África explotan descaradamente la propagación del coronavirus para impulsar los poderes de sus máquinas estatales y administrar una erosión expedita de los derechos democráticos. En Burkina Faso, una vez que se detectaron los primeros casos, el objetivo central de las medidas gubernamentales fueron el contener las manifestaciones sindicales -las cuales culminaron en una huelga general de 120 horas a mediados de marzo-.

Sin embargo, los ministros infectados y los altos funcionarios continuaron realizando grandes manifestaciones como parte de sus campañas para las elecciones presidenciales previstas en noviembre.

En Argelia la camarilla gobernante ha explotado apresuradamente un momento en que la gente no puede llenar fácilmente las calles para saldar cuentas con el movimiento revolucionario que cimbró al país hace un año. Ya que, a pesar de la pandemia, los tribunales han estado trabajando las 24 horas para condenar a activistas políticos y periodistas críticos con el régimen.

Un plan de acción socialista para resistir la crisis.

Las comunidades de la clase trabajadora y el movimiento obrero en África deben organizarse sin demora contra tales hostigamientos, represiones y abusos estatales y resistir cualquier intento de usar los cierres para socavar los derechos democráticos y sindicales, la libertad de expresión, etc. Las detenciones arbitrarias y despidos de trabajadores motivados por cuestiones políticas deben de terminar y todos los activistas detenidos deben de ser liberados.

Pero en última instancia, la creciente violencia del estado es una protuberancia de las divisiones de clase cada vez más agudas. Si las golpizas y los asesinatos actúan como un medio de "persuasión" es porque el sistema capitalista al que se aferran las élites gobernantes africanas y sus regímenes corruptos ha fallado miserablemente a la abrumadora mayoría de la sociedad. Los intereses de esta mayoría deben ser puestos en el centro del escenario en la respuesta a la catástrofe que se avecina en el continente.

Las palabras del multimillonario egipcio Naguib Sawiris, quien instó a las autoridades a ordenar a las personas que vuelvan al trabajo "independientemente de las consecuencias", nos dan una perspectiva del futuro si la toma de decisiones queda en manos de la clase capitalista. En África, como en otros lugares, esta oligarquía parasitaria está lista para contemplar la muerte de cientos de miles de personas siempre que sus ganancias tengan prioridad. "Incluso si las personas se enferman, se recuperarán […] solo mata al 1 por ciento de los pacientes, en su mayoría personas de edad avanzada", dijo.

Más allá de la miseria económica, las medidas de cierre y autoaislamiento no tienen sentido si en sectores no esenciales para el control de la pandemia, los trabajadores se ven obligados a trabajar sin medidas de seguridad o distanciamiento social en el lugar de trabajo, como es el caso en las minas de oro de Malí, mientras que el número de infecciones está creciendo exponencialmente en todo el continente. Por lo tanto, debe anunciarse el derecho de los trabajadores a detener la producción en todos los sectores no esenciales, con ingresos garantizados, junto con su derecho a decidir democráticamente cuándo y en qué condiciones debe reiniciarse la producción. Se debe luchar contra toda pérdida de empleo o recorte salarial a causa de la epidemia del COVID-19, y todas las empresas que reduzcan salarios, no paguen a sus trabajadores o amenacen con el cierre, deben ser nacionalizadas.

En los sectores de primera línea, esenciales en la lucha contra la pandemia, los trabajadores deben exigir equipos y procedimientos sanitarios óptimos, cobertura de seguro de vida y pago de riesgos especiales para todos aquellos que continúan trabajando. Miles de enfermeras, médicos y otros trabajadores de la salud ya han mostrado el camino al exigir la provisión de equipos médicos y de protección personal vitales (EPP) en varios países africanos, especialmente en Zimbabwe y Kenia, donde las huelgas para obtener personal y equipos adecuados en el sector han sido numerosas durante los últimos años.

Además, se deben proporcionar subsidios de ingresos viables a los trabajadores precarios e informales, a los desempleados, a todas las personas obligadas a quedarse en sus hogares y a los más necesitados. Esto debe de ir de la mano con el suministro gratuito de alimentos de socorro, medicamentos y otros artículos esenciales para aquellos que enfrentan al hambre y la miseria. Se deben suspender todos los pagos de alquiler, agua, electricidad y teléfono, y se deben detener todos los desalojos de viviendas. Tampoco deberían permitirse los aumentos de precios que caen sobre las espaldas de los sectores más vulnerables.

En la capital sudanesa, Jartum, por ejemplo, se informa que el precio de las mascarillas se ha multiplicado por diez. Para contrarrestar las ganancias de la pandemia del COVID-19, se deben imponer controles de precios a todos los productos de necesidad básica. Se debe exigir la distribución gratuita de mascarillas, desinfectantes para manos y jabón en todos los espacios públicos, lugares de trabajo y comunidades.

Los hospitales privados y otras instalaciones de atención médica, así como los que pertenecen a altos funcionarios del ejército y del estado, deben ser puestos bajo el control democrático de los representantes de los trabajadores elegidos. También el tratamiento de atención médica gratuito debe estar garantizado para todos, incluidos los refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos y personas sin hogar.

Se deben poner en marcha planes ambiciosos de inversión pública en infraestructura médica, incluida la construcción de clínicas locales y centros de pruebas en todas las áreas necesitadas. Las unidades de fábrica relevantes deben ser requisadas y sus herramientas convertidas para producir kits de prueba, equipo médico y equipo de protección. Las compañías privadas de agua y electricidad deben ser nacionalizadas y el suministro de agua limpia debe ser garantizado de forma gratuita a todos los hogares.

Deben establecerse programas de vivienda a gran escala para hacer frente a las enormes y graves necesidades de vivienda y eliminar el hacinamiento, un factor importante para una mayor probabilidad de infección.

Autoorganización democrática

En realidad, luchar contra el inminente desastre resultante de la crisis del COVID-19 exige un plan de acción de emergencia coordinado internacionalmente, ya que las élites capitalistas africanas y sus contrapartes occidentales son totalmente incapaces y no están dispuestas a cumplir.

Desafortunadamente, en muchos casos, los dirigentes de los sindicatos han estado muy por debajo de las expectativas de los trabajadores frente a una crisis de proporciones históricas. Si bien se genera presión para que los sindicatos, las organizaciones estudiantiles, las organizaciones sociales y comunitarias hagan campaña por una lucha conjunta contra la crisis, a menudo se deja a los trabajadores y a los jóvenes iniciar la lucha para obtener lo que necesitan. A tal efecto, se podrían establecer comités democráticos a nivel comunitario y laboral para organizar y luchar por el tipo de demandas descritas anteriormente, ya que simplemente no caerán desde la cima.

En Argelia y Sudán, países que han sido sacudidos por las luchas revolucionarias de masas desde el año pasado, se han tomado medidas en esta dirección. Algunos de los comités populares y de resistencia han re-calibrado su intervención para combatir la pandemia de COVID-19, la crisis económica y sus consecuencias.

En Sudán, los comités de resistencia locales que surgieron el año pasado como impulsores clave del movimiento revolucionario están interviniendo para tratar de llenar el vacío dejado por las ineptitudes del estado capitalista, realizando campañas para aumentar la conciencia pública sobre el virus, desinfectando los mercados, las panaderías, mezquitas, cafés, etc. Se han visto ejemplos similares en Argelia, donde se han formado comités en algunas comunidades de clase trabajadora para organizar el suministro de alimentos para los pobres, centralizar y distribuir máscaras protectoras, etc.

Si se coordinan y se extienden sus prerrogativas, estos comités pueden convertirse en un pilar central de una futura resistencia de masas contra los gobernantes, jefes y terratenientes capitalistas corruptos, que inevitablemente harán que la mayoría de la población pague por mantener en funcionamiento su sistema podrido y en crisis.

Al trabajar de la mano con trabajadores de la salud y profesionales médicos, estos comités también pueden liderar campañas para educar a las personas sobre la emergencia sanitaria. Esto con la finalidad de ayudar rechazar la información generalizada, los mitos y las teorías de conspiración sobre la pandemia, como la idea no científica de que las personas de piel oscura no mueren a causa del virus, que este último no sobrevivirá en climas cálidos, que los kits de prueba transmiten infecciones y otras "noticias falsas".

El enojo hirviente contra el imperialismo occidental y los gobernantes locales en África ha proporcionado una vía abierta para estas teorías, alimentándose de la desconfianza establecida desde hace mucho tiempo frente a las autoridades y la narrativa "oficial". En Costa de Marfil, los residentes locales saquearon incluso el 6 de abril un centro de pruebas de nueva construcción para COVID-19 en la capital, Abidjan, con el pánico de que la enfermedad pudiera introducirse en sus comunidades.

En algunos casos, los gobiernos africanos han fomentado criminalmente falsedades similares, en particular haciendo uso del oscurantismo religioso para compensar sus propios fracasos políticos.

Una declaración del gobierno de Burundi dijo que el país "es una excepción porque es un país que ha puesto a Dios primero". El presidente de Tanzania, John Magufuli, alentó a las personas a aglomerarse en las iglesias, ya que "el coronavirus no puede sobrevivir en una iglesia".

Según el ministro de defensa de Zimbabwe, su país había estado exento del virus porque la enfermedad era una retribución divina contra Occidente por imponer sanciones a su gobierno.

Estas ideas regresivas son difundidas por secciones de las clases dominantes africanas para manipular los temores entre las poblaciones desesperadas como resultado de la miseria y la barbarie desatadas por la sociedad capitalista. Sin embargo, la pandemia del COVID-19 ofrece una nueva acusación a esta sociedad, pues plantea de manera más aguda que nunca para las masas de todo el continente la urgente necesidad de luchar contra el "capitalismo de cuarentena", como lo expresó el Partido de los Trabajadores y Socialista (sección de Alternativa Socialista Internacional en Sudáfrica), y para una revisión radical de cómo la humanidad está siendo dirigida.

A medida que esta enfermedad precipite a países enteros en niveles incalculables de miseria, enfermedad, violencia y muerte, también reafirmará ante los ojos de millones la necesidad crítica de organizarse y luchar por una sociedad socialista. En la que el mundo sea humano y natural, en la que los recursos tecnológicos sean de propiedad pública y estén planificados democráticamente para satisfacer las necesidades de la gran mayoría de los habitantes del planeta.