La recesión del coronavirus ha comenzado

Foto: Pixabay, CC
Comité Ejecutivo Internacional de ASI (19 marzo 2020)
La pandemia de coronavirus ha infectado a cientos de miles y ha quitado la vida a miles. La mayoría de los expertos científicos y médicos advierten que la situación empeorará, y millones de personas perderán la vida en todo el mundo. Esta crisis ha demostrado tanto la total ineptitud del sistema capitalista para manejar una crisis de salud de esta proporción, como los esfuerzos heroicos de los trabajadores de la salud, científicos, maestros, bomberos y muchos otros, a menudo voluntarios, que arriesgan sus propias vidas, trabajando largas horas para contener y combatir el virus.
Tienen que hacerlo en una situación de angustia permanente, agravada por la escasez de pruebas, equipos sanitarios, camas de hospital y personal. Esto es, en gran medida, el resultado de la ofensiva neoliberal que se ha lanzado contra la salud pública y otros servicios públicos en las últimas décadas. Esto ha implicado la introducción gradual de principios de gestión neoliberales, incluida la "producción ajustada" (reduciendo todo al mínimo), así como la privatización absoluta, en los antiguos servicios públicos y sistemas nacionales de salud.



Italia, por ejemplo, tenía 10.6 camas de hospital por cada 1,000 personas en 1975 en comparación con 2.6 en la actualidad. Hubo 6,9 enfermeras y parteras por cada 1.000 personas en 2011 en comparación con 5,8 en 2017. En Francia, las camas de hospital por cada 1.000 personas pasaron de 11,1 en 1981 a 6,5 ​​en 2013.

Como algunos comentaristas y políticos de los medios occidentales se consuelan con la esperanza de que el comienzo del verano moderará el brote, ¡a menudo olvidan que su verano es invierno en el hemisferio sur! Las enormes desigualdades, las instalaciones de salud y sanitarias deficientes, y la alta densidad de población que prevalecen en muchas partes del mundo neocolonial podrían dar lugar a un nuevo ciclo de sufrimiento humano a una escala aún más amplia, en caso de que el virus arraigue allí.
Tardíamente, después de un período de negación y absoluto encubrimiento, los gobiernos, las instituciones internacionales y los políticos se han "unido" a la lucha. En muchos países afectados por el virus, las escuelas, bares y restaurantes están cerrados. Las actividades deportivas y culturales están prohibidas. Las reuniones de masas están prohibidas.
Francia ha declarado un bloqueo parcial. Los bares y restaurantes han sido cerrados y una manifestación de cientos de manifestantes de Chalecos Amarillos, algunos con máscaras protectoras, fue interrumpida por la policía en París el sábado, retratada como irresponsable por las autoridades en el contexto de la epidemia. Sin embargo, Macron insistió en que las elecciones locales se llevarían a cabo al día siguiente.
Italia está bajo un bloqueo total, pero como en casi todos los demás países, la mayoría de las empresas siguen operando con impunidad, lo que hace que las otras medidas adoptadas sean inútiles e ilustra el servilismo de los gobiernos hacia la patronal. Este es el contexto de una nueva ola de huelgas y huelgas salvajes ha estallado internacionalmente contra el intento imprudente de la clase capitalista de preservar sus ganancia sin tener en cuenta la vida humana y la salud de los trabajadores. Los trabajadores industriales en toda Italia, los trabajadores postales en Gran Bretaña, los conductores de autobuses en Francia y Bélgica, los trabajadores de automóviles en Canadá, etc., han tomado medidas de huelga. Mientras tanto, la Comisión Europea se ve superada por los acontecimientos y la muy elogiada "libertad de movimiento" de la Unión Europea así como el mercado único, yacen en ruinas.
Las epidemias y las pandemias son una característica creciente del capitalismo global
Las epidemias y las pandemias no son excepcionales, la historia está plagada de ellas. Se estima que la población europea se redujo a la mitad por la peste de Justiniano (550 - 700 D.C.). Las plagas no son parte de nuestra cultura, sino que son causadas por ella. La Peste Negra se extendió a Europa a mediados del siglo XIV, facilitada por el crecimiento del comercio a lo largo de la Ruta de la Seda antes de diezmar el 30% de la población europea. Las personas infectadas tuvieron que permanecer dentro durante cuarenta días y se colgó un fajo de paja en la fachada de su casa, para que las personas pudieran ver que los residentes estaban infectados. Los barcos que llegaban a Venecia desde puertos infectados debían permanecer anclados durante 40 días. La gripe española (1918–1920) infectó a aproximadamente 500 millones de personas en todo el mundo y resultó en 50–100 millones de muertes. Según el estudio del Banco Mundial publicado el año pasado, una epidemia similar hoy causaría un colapso en el PIB mundial de aproximadamente el 5%, una recesión mucho más profunda que la de 2009 (-2%).
Desde estos ejemplos históricos, la construcción de carreteras, la deforestación, la limpieza de tierras y el desarrollo agrícola sin precedentes, así como los viajes y el comercio mundial, han hecho que la humanidad sea aún más susceptible a los patógenos como el coronavirus. Los estudios han demostrado que tales enfermedades emergentes se han cuadruplicado en el último medio siglo, en gran parte debido a la interrupción de los ecosistemas por la actividad humana. Entre 2011 y 2018, la Organización Mundial de la Salud contó no menos de 1,483 epidemias en 172 países. En la memoria reciente, el VIH (que causa el SIDA) y la epidemia de Ébola fueron noticia por matar a cientos de miles, principalmente en el África subsahariana.

Debido a su parecido con Covid-19, se está haciendo mucha referencia al brote de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) también en el sur de China entre noviembre de 2002 y julio de 2003 que causó 8,098 infecciones, lo que resultó en 774 muertes reportadas en 17 países. Sin embargo, esa epidemia, al igual que el VIH y el Ébola, tuvo un impacto muy limitado en la economía mundial (-0.1%).
Esta vez será diferente
Durante la epidemia de SARS, China, que representa el 4% de la economía mundial, todavía no era el peso pesado económico que es hoy (que representa el 17% del PIB mundial). Ha impulsado en gran medida el crecimiento mundial desde la crisis de 2008 y se convirtió en un importante proveedor y comprador para todos los continentes. Absorbe el 14% de las exportaciones de la UE, el 6% menos que hace 20 años, y proporciona el 20% de las importaciones de la UE, el doble de la cifra de hace 20 años. Por ejemplo, la industria automotriz alemana depende en gran medida del mercado chino: uno de cada cuatro automóviles BMW se vende allí y un tercio de las ganancias anuales de Volkswagen se realizan en China. Los vecinos asiáticos de China y muchos productores mundiales de productos básicos (como Brasil) dependen en gran medida del ritmo de producción de China. Además, alrededor de 8 millones de turistas chinos visitan Europa cada año y muchos más visitan importantes destinos turísticos en Asia, incluido Japón.
Si bien ha habido una reversión parcial de la globalización y del crecimiento del comercio mundial desde 2008, la naturaleza altamente integrada de la economía mundial y las cadenas de suministro, con la producción de bienes y sus componentes fragmentados en muchos países y continentes, significa que detener la producción en un país se traduce fácilmente en una desaceleración o parálisis de la producción en otros países. Apple, que tiene una fábrica en Wuhan, ya anunció que estaba buscando otros proveedores.
La industria farmacéutica depende en gran medida de la industria química china para producir una parte importante de medicamentos genéricos y sustancias activas. El 27 de febrero, la FDA estadounidense (Administración de Alimentos y Medicamentos) informó la primera escasez de medicamentos relacionada con el brote, y con la interrupción que se introdujo en la cadena de suministro de medicamentos. Es posible que haya más escaseces similares. China también es una parte constituyente importante de muchos otros sectores. Esta interdependencia es una correa de transmisión importante para tropiezos en todo el mundo.
Es probable que la recesión mundial que está comenzando lleve siempre el nombre de COVID-19. Sin embargo, la verdad es que el virus fue el detonante de la recesión, no su causa fundamental. El coronavirus apareció en un momento en que la economía mundial ya estaba al borde del abismo. El crecimiento mundial en 2019 fue de sólo 2.9%, en comparación con 3.4% en 2018 y 3.6% en 2017, consistentemente más bajo que antes de la Gran Recesión. Una fuente importante de preocupación es la falta de crecimiento de la productividad. Su estancamiento y declive en la última década significa que el crecimiento modesto en la productividad laboral se debe principalmente a la acumulación de capital físico (maquinaria, edificios, suministros de oficina o almacén, vehículos, computadoras, etc., que posee una empresa), en lugar de una mayor eficiencia o innovación.
La economía mundial nunca superó las debilidades fundamentales que llevaron a la Gran Recesión de 2008-2009. Los niveles de productividad siguieron cayendo, las burbujas desinfladas fueron reemplazadas por otras burbujas aún más grandes y, aunque las tasas de interés se redujeron y se imprimieron toneladas de dinero, la inversión productiva en la economía real nunca despegó. Los salarios se mantuvieron bajos, los precios de la vivienda altos y las tasas de matrícula, los costos de salud, etc., siguieron aumentando. Los pocos beneficios que trajo la "recuperación" fueron abrumadoramente para la élite capitalista, profundizando la desigualdad. Las enormes sumas de dinero inyectadas en el sector financiero de países capitalistas clave a través de medidas como la expansión cuantitativa (QE) han vuelto abrumadora la especulación en lugar de a la inversión productiva. En esencia, la política de los países capitalistas clave consistió en patear la lata más adelante al inyectar más y más dinero.

La trampa de la deuda
En 2008–2009, los capitalistas confiaron en gran medida en los países “emergentes” o BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que en ese momento eran relativamente dinámicos. Este fue el caso de China en particular, que invirtió en proyectos de infraestructura masivos e importó grandes cantidades de materias primas. Hoy, China no puede desempeñar este papel por varias razones. Además de los efectos del coronavirus (explicado más adelante), el aumento de las tensiones interimperialistas y el estancamiento parcial de su programa 'Belt and Road (o "Nueva Ruta de la Seda'), China también lleva consigo los efectos de su gigantesca política de recuperación impulsada por el crédito aplicada en respuesta a la crisis de 2008 y desde entonces.
¡Su deuda total se estima en más del 300% de su PIB, que podría ser de aproximadamente 40 billones de dólares, o aproximadamente la mitad del PIB mundial! Además, el banco central chino puede no tener el control total de lo que los gigantes tecnológicos como Tencent o Alibaba hacen con su dinero. Si el crecimiento se desacelera y las empresas estatales, las autoridades provinciales o locales no pagaran sus deudas, esto podría convertirse en una multiplicación de bancarrotas y contagio del sector bancario. Debido a la peculiar estructura capitalista del estado en China, esto podría convertirse en una gran crisis sistémica.
La deuda está protegida por medidas administrativas que controlan el flujo de capital dentro y fuera del país. Esto tiene un impacto masivo en las inversiones y políticas chinas en el exterior. Para alimentar esta deuda e impulsar la economía, China necesita ahorros de su gente y ganancias de sus exportaciones. Sin crecimiento, la gente podría depositar menos dinero en los bancos y desarrollar una desconfianza aún más profunda hacia el gobierno. Para sus exportaciones, los planes de inversión de China en el exterior pueden garantizar el acceso cautivo a un mercado externo local.
Además, Hong Kong también juega un papel crucial. Funciona como un conducto para las transacciones financieras entre la economía china aún no totalmente abierta y la economía global abierta. Con Hong Kong, todos los intercambios con el mundo financiero abierto son relativamente fáciles. Sin ella, y con partes significativas de la economía china aún bajo estrictos controles administrativos, todo sería más difícil. Eso trae una necesidad estratégica para la actual situación económica y política en China. Beijing necesita mantener a Hong Kong bajo control, mientras que en términos económicos lo mantiene también relativamente libre y abierto, para evitar estar aislado.
China está lejos de estar sola en su crisis de deuda. ¡Una década de tasas de interés históricamente bajas o negativas ha acumulado una cantidad récord de deuda mundial, alcanzando más del 322% del PIB mundial! Eso significa que cualquier fragilidad en el sistema financiero tiene el potencial de desencadenar una nueva crisis de deuda. Durante la última década, las empresas han estado tomando préstamos en exceso. El gran aumento de la deuda corporativa no financiera de los Estados Unidos es particularmente sorprendente. Esto ha permitido que las grandes compañías tecnológicas globales compren sus propias acciones y emitan enormes dividendos a los accionistas mientras acumulan efectivo en el extranjero para evitar impuestos. También ha permitido a las pequeñas y medianas empresas en los Estados Unidos, Europa y Japón, que no han estado obteniendo ganancias sustanciales, sobrevivir en un "estado zombie".
A fines de diciembre de 2019, el stock global de bonos corporativos no financieros alcanzó un máximo histórico de 13,5 billones de dólares, el doble del nivel de diciembre de 2008, especialmente en los Estados Unidos, donde la deuda corporativa casi se ha duplicado desde la crisis financiera. La mayor parte de esa deuda tiene una calificación de 'BBB', lo que significa que se rebajaría a niveles basura si la economía falla. El último informe de estabilidad financiera global del FMI subraya este punto con una simulación que muestra que una recesión tan severa como la de 2009 resultaría en que innumerables empresas endeudadas sean incapaces de pagar esa deuda. Si las ventas colapsan, las cadenas de suministro se ven interrumpidas y la rentabilidad cae aún más, estas compañías muy endeudadas podrían colapsar. Eso afectaría a los mercados crediticios y a los bancos y podría desencadenar un colapso financiero global.
El comercio mundial es una fuente de preocupación en medio de la acelerada desglobalización
Una de las características más pronunciadas de la próxima recesión es la aceleración de la reversión de la globalización y un aumento del nacionalismo económico y político. Esto se ha reflejado en fenómenos políticos en todo el mundo, con los gobiernos de los poderes clave del mundo siendo asumidos por una ola de populismo de derecha. Mientras que la cooperación internacional limitada pero muy significativa fue fundamental para que los capitalistas pudieran contener la Gran Recesión de 2008/9, hoy es la ausencia de dicha cooperación y, en cambio, el surgimiento de antagonismos interimperialistas globales, lo que domina y empuja la economía mundial hacia el precipicio. El comercio mundial ha sido un reflejo importante de esto.
Si el volumen del comercio mundial en el año 2000 se toma como 100, entonces aumentó a 117 en 2007, pero volvió a caer a 105 en 2017. La OMC informó un aumento en el comercio mundial del 1,2% el año pasado, menos de la mitad de su pronóstico de 2,6%  a partir de abril de 2019. En comparación, el comercio mundial creció un promedio de 6.9% cada año entre 1990 y 2007, estimulando el crecimiento de la economía global.
Además de esto, Trump comenzó su guerra comercial en 2018, que puso fin a la creciente interdependencia de las economías china y estadounidense como la relación económica central del capitalismo mundial y dio paso a una relación cada vez más conflictiva. Incluso después del acuerdo de 'fase uno', firmado por los Estado Unidos y China el 15 de enero, los aranceles promedio entre los dos países ahora son del 19,3% en comparación con el 3% antes de que comenzara la guerra comercial. El acuerdo de la "fase uno" no representa una reducción significativa. Es un acuerdo entre representantes de un sistema capitalista en crisis y decadencia. Es probable que ninguna de las partes obtenga ganancias duraderas y tampoco lo harán los trabajadores y los pobres.
El acuerdo surgió ya que ambas partes estaban cada vez más desesperadas por una forma de aliviar temporalmente el conflicto, con Estados Unidos en un año electoral y el régimen chino enfrentando múltiples problemas internos. Pero es solo una cuestión de cuándo y sobre qué temas, se reanudará el conflicto.
Incluso cuando EEUU y China firmaron el acuerdo en la Casa Blanca, los departamentos del gobierno estadounidense estaban preparando nuevas medidas contra el gigante chino de telecomunicaciones, Huawei, que ha sido criticado por el establishment estadounidense, en particular debido a su papel dominante en la tecnología 5G, el próximo generación de redes inalámbricas. Estados Unidos también está presionando a los gobiernos del Reino Unido y Alemania para que prohíban a Huawei su infraestructura 5G. Se están gestando más problemas en la relación entre Estados Unidos y China sobre Taiwán, Hong Kong y Xinjiang, el aumento de la actividad militar de ambas partes en el Mar del Sur de China y la tendencia creciente hacia el proteccionismo financiero.
Una pausa en la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China también puede abrir el camino para nuevos conflictos comerciales que enfrenten a la administración Trump contra Europa, Japón y otros. En dos rondas, en 2018 y nuevamente el año pasado, Trump impuso aranceles sobre el aluminio y el acero de la UE, y otros productos por un valor de 7.500 millones de dólares tras un fallo de la OMC a favor de los EEUU sobre los subsidios europeos al fabricante de aviones, Airbus. Trump también está amenazando con aranceles contra Italia y Gran Bretaña por los planes de gravar a las empresas digitales como Google y Facebook. El gobierno francés cedió a las amenazas de Trump por una propuesta fiscal similar.
La UE y otras potencias comerciales, aunque aliviadas de que EEUU y China parezcan estar retrocediendo de una mayor escalada, están lamentando que el acuerdo de 'fase uno' equivalga a "comercio administrado" en violación de los principios de "libre comercio". Este es otro clavo en el ataúd de la OMC, que ya ha quedado paralizado por la decisión de Trump el año pasado al bloquear el nombramiento de jueces para el sistema de solución de diferencias de la OMC. Este sistema de arbitraje, que ha sido acreditado por mantener controlados los conflictos comerciales, ahora está roto. Bajo Trump, el gobierno de Estados Unidos ha abandonado decisivamente el multilateralismo en favor de una estrategia bilateral para alcanzar acuerdos comerciales de estado a estado. Como la mayor economía, esto le da a los Estados Unidos una ventaja, hasta que nuevas crisis y choques cambien el equilibrio de poder, mientras que el impacto más amplio es una economía global más fragmentada e inestable.
El coronavirus desencadena una contracción económica en China
La respuesta inicial de las autoridades chinas cuando el coronavirus apareció por primera vez en Wuhan a principios de diciembre del año pasado y luego cuando se identificó la nueva cepa Covid-19, el 7 de enero, fue de negligencia criminal. A pesar de que Beijing recibió informes de la situación e incluso informó a la OMS, el 31 de diciembre, sobre la aparición de un nuevo tipo de coronavirus, el gobierno central aceptó el encubrimiento del gobierno regional y no hizo sonar la alarma pública hasta el 20 de enero. Tres días después Beijing impuso su bloqueo draconiano en las provincias de Wuhan y Hubei, después de no haber actuado durante más de seis semanas. El régimen chino ya estaba en problemas de antemano. Durante el reinado de seis años de Xi, sus cifras de crecimiento oficial infladas cayeron al 7% después de 30 años de, en promedio, un crecimiento del 10%.
Los observadores dentro de China e internacionalmente ahora reconocen lo que nuestros compañeros de chinaworker.info explicaron anteriormente, que el poder de Xi es mucho más limitado de lo que pensaban. Las múltiples crisis en las relaciones entre Estados Unidos y China, la economía y la rebelión popular de Hong Kong han aumentado dramáticamente la presión sobre Xi y reavivaron la lucha de poder dentro de la élite gobernante. Como resultado, los funcionarios locales que temían cualquier cosa que pudiera dañar o avergonzar a la dictadura de Xi quedaron totalmente paralizados frente a la crisis de Coronavirus, y no se atrevieron a moverse a menos que Pekín lo indicará. La noticia del brote fue suprimida. La información en línea fue bloqueada. Mantener la "estabilidad" era la máxima prioridad. Se perdió el tiempo crucial para contener el virus y cuando se volvió incontrolable, los principales líderes del régimen se vieron obligados a tomar el control directo de la crisis.
Tres días después, la ciudad de Wuhan (con 11 millones de habitantes) fue cerrada, con todos los viajes al exterior prohibidos. En los próximos tres días, esta prohibición de cuarentena y viajes se extendió a otras 20 ciudades, afectando a unos 60 millones de personas. Los trenes, aviones, transbordadores y autobuses fueron suspendidos y las estaciones y carreteras de peaje fueron bloqueadas por la policía armada. Las ciudades en cuarentena se parecían a las condiciones de tiempos de guerra, con la población enfrentando graves dificultades, una grave escasez de suministros médicos y largas colas para ver a un médico en un sistema hospitalario insuficiente financiado.
Decenas de millones de trabajadores se quedaron sin paga cuando cerraron las fábricas y oficinas. Las vacaciones de Año Nuevo se extendieron por diez días en la mayor parte del país y por más tiempo en algunas regiones. Los maestros no recibieron pago ya que se ordenó a las escuelas que permanecieran cerradas hasta nuevo aviso. Millones de trabajadores migrantes de las provincias del interior se encontraron a merced de nuevas reglas de cuarentena y restricciones de viaje que se extendieron por todo el país. La mayor parte de China se detuvo.
Luego, Beijing entró en una fase de control de daños agudos, intentando proteger al personaje del "Emperador" Xi, y desviando toda la culpa al gobierno y la policía de Wuhan. El PCCh desplegó su arsenal completo de medidas de "mantenimiento de la estabilidad" con una campaña masiva de propaganda y relaciones públicas, proclamando una "guerra popular" contra la epidemia. La construcción de dos nuevos hospitales en Wuhan a una velocidad récord, agregando 13 mil camas adicionales, tenía como objetivo apuntalar la autoridad del régimen, pero es en realidad, mucho menos de lo necesario con estimaciones de hasta 190,000 personas infectadas en Wuhan, especialmente conformadas por trabajadores migrantes sin contrato laboral, sin seguro médico ni acceso a tratamiento médico en condiciones de trabajo terribles e inseguras.
Jamil Anderlini, del Financial Times, argumentó que "si el virus no puede ser contenido rápidamente, este podría ser el momento de Chernobyl de China, cuando las mentiras y los absurdos de la autocracia quedan al descubierto para que todos lo vean".
En términos de medidas económicas, Beijing anunció fondos de emergencia por valor de 12.000 millones de dólares para combatir la epidemia. Pero en la misma semana inyectó 174.000 millones de dólares al sector bancario y al mercado de valores para evitar una crisis del mercado. Además de su temor al colapso del mercado, esto también muestra que el régimen chino al igual que las potencias capitalistas occidentales tiene una clara lealtad de clase hacia las grandes empresas y las ganancias sobre la vida humana.
A pesar de la propaganda en el sentido de que China está "fuera de peligro" en términos de la crisis de Coronavirus, las cosas están lejos de volver a la normalidad. A principios de marzo, la "tasa de reanudación del trabajo" oficialmente informada en China era de aproximadamente el 60% para las pequeñas y medianas empresas, y significativamente mayor para las grandes empresas. Sin embargo, reabrir un negocio no significa que esté operando a la misma capacidad que lo haría normalmente. Además, la provocación imprudente de un nuevo brote en China es una posibilidad inherente a la situación, ya que el régimen hambriento de ganancias se apresura a hacer que las ruedas de la economía vuelvan a moverse.
Dan Wang, de The Economist Intelligence Unit, espera que 9 millones de personas en las ciudades de China pierdan sus empleos este año como resultado del impacto del virus. Según su Oficina Nacional de Estadística, la producción industrial de China cayó un 13,5% en los primeros dos meses de este año y los servicios disminuyeron un 13%. La combinación sugiere que el PIB de China se contrajo un 13% y que el primer trimestre de este año será el primer trimestre de crecimiento negativo desde 1976. Estas cifras están muy por debajo de las expectativas de los analistas, y muchos expertos chinos expresan sorpresa de que los funcionarios del gobierno estén dispuestos a informar cifras tan devastadoras.
Sin embargo, el impacto real podría ser aún mayor, ya que los bloqueos en gran parte solo comenzaron el 23 de enero. Otras cifras parecen confirmar esto. Durante el brote del virus en enero y febrero, se informó que aproximadamente 5 millones de personas en China perdieron sus empleos. La tasa de desempleo urbano aumentó al 6,2% en febrero. Estas cifras oficiales son solo un indicador aproximado, ya que solo consideran el empleo urbano. La mayoría de los trabajadores industriales en China son los 300 millones de migrantes de las zonas rurales que trabajan sin contrato y son discriminados. Se estima que entre el 30 y el 40% de ellos todavía no tienen trabajo y que esto seguirá así durante un período prolongado.
Las ventas minoristas cayeron un 20,5 por ciento interanual en enero y febrero y la inversión en activos fijos cayó un 24,5 por ciento, frente al crecimiento del 5,4 por ciento cuando se informaron los datos por última vez. Estos datos publicados el 16 de marzo muestran cuán gravemente el virus ha afectado el crecimiento en la segunda economía más grande del mundo.
La lucha por el poder dentro del PCCh y la élite gobernante casi seguramente se reactivará, alimentada por las crecientes divisiones sobre la administración de Xi, pero también en última instancia, reflejando una nueva ira y la radicalización que se agita en la base de la sociedad. La pandemia ha expuesto los fracasos del régimen y ha infligido un daño económico masivo. Esto podría desencadenar un nuevo nivel de crisis con implicaciones potencialmente revolucionarias. La tarea de los marxistas, en particular de los partidarios de ASI en China, es ayudar a los sectores más conscientes de la clase trabajadora y la juventud a prepararse políticamente para esto. La crisis humanitaria, económica y política de China clama por la construcción de una alternativa obrera socialista y genuinamente democrática al capitalismo autoritario del PCCh.
Los mercados bursátiles pasan del optimismo al pánico absoluto
Hasta finales de febrero, el "mundo económico" se mantuvo sorprendentemente optimista. En ese momento, la epidemia se extendió principalmente en la provincia de Hubei, que representa el 4,5% del PIB chino. Como generalmente sobreestiman la fuerza de la dictadura de Xi Jinping, su capacidad para movilizar recursos aparentemente interminables y su control sobre la población, probablemente pensaron que el régimen podría lidiar con eso. Incluso después del cierre de la provincia de Hubei y otras medidas, o tal vez incluso debido a ellas, pensaron que Covid-19 no iba a descarrilar la economía mundial.
Hasta el 2 de marzo, en su informe "Coronavirus: la economía mundial en riesgo", la OCDE escribió "bajo el supuesto de que los picos epidémicos en China en el primer trimestre de 2020 y los brotes en otros países resulten leves y contenidos, el crecimiento global podría reducirse en alrededor de un 0,5% este año en relación con lo esperado en las perspectivas económicas de noviembre de 2019 ". Y luego "las perspectivas para China se han revisado notablemente con un crecimiento que cae por debajo del 5% este año antes de recuperarse a más del 6% en 2020".
Para entonces, el epicentro de lo que se reconoció tardíamente como una pandemia ya se había trasladado a Europa. En la última semana de febrero, esto llevó a que los mercados bursátiles europeos perdieran entre 12 y 15% en promedio y varios mercados bursátiles de Estados Unidos registraron sus mayores caídas desde 2008. El 28 de febrero, los mercados bursátiles de todo el mundo informaron sus mayores descensos de una semana desde el año de la crisis financiera. Condujo a los ministros de finanzas y ejecutivos del banco central de los países del G7 a emitir una declaración conjunta para calmar los mercados, prometiendo que usarían todas las herramientas apropiadas para abordar el impacto socioeconómico del brote.
En los días siguientes, varios bancos centrales de Malasia, Australia, Indonesia y México y otros redujeron sus tasas o tomaron otras medidas de estímulo, pero la principal sorpresa vino de la FED de los Estados Unidos que bajó su tasa en 50 puntos. En respuesta, a diferencia de los mercados de Europa y Asia Pacífico, que en su mayoría aumentaron brevemente, los mercados de EEUU cayeron y el rendimiento de los títulos del Tesoro de Estados Unidos a 10 y 30 años cayó a mínimos históricos.
La crisis del precio del petróleo entra en la mezcla
Se dice que un accidente nunca llega solo. La reducción en los viajes y la menor demanda de petróleo en China como resultado del bloqueo del coronavirus causaron una caída en el precio del petróleo. Condujo al cartel de los productores de petróleo, la OPEP, a discutir un posible recorte en la producción para contrarrestar esto. Se hicieron planes para reducir la producción de petróleo en 1.5 millones de barriles por día al nivel de producción más bajo desde la guerra de Irak. Sin embargo, en una reunión en Viena el 5 de marzo de 2020, la OPEP y Rusia no llegaron a un acuerdo.
Comprometidos en una feroz guerra económica por la reducción de los mercados, tanto Arabia Saudita como Rusia anunciaron aumentos competitivos en la producción de petróleo el 7 de marzo, lo que hizo que los precios cayeran un 25% más. El 8 de marzo, Arabia Saudita anunció inesperadamente que aumentaría aún más la producción de petróleo crudo y lo vendería con un descuento (de 6 a 8 dólares por barril) a clientes en Asia, Estados Unidos y Europa. La extracción de petróleo crudo en Arabia Saudita es mucho más barata (18 dólares por barril) que en Rusia (42), y mucho menos en la producción de petróleo de esquisto bituminoso en los Estados Unidos. Si Arabia Saudita continúa inundando el mercado, podría sacar del negocio a muchos extractores de petróleo rusos, estadounidenses y de otro tipo.
La guerra de precios del petróleo entre Rusia y Arabia Saudita, combinada con el creciente pánico de Coronavirus, desencadenó lo que se conoció como el "lunes negro" o "de caída". Esto vio la mayor caída del Dow Jones en un solo día y muchos otros mercados bursátiles rompieron todo tipo de "predicciones a la baja" (es decir, cuando los precios de las acciones cayeron al menos un 20% después de un máximo anterior) en todo el mundo. Fue seguido por otra avalancha de anuncios de intervenciones del Banco Central y del gobierno.
En los Estados Unidos, Trump propuso un estímulo fiscal en forma de un impuesto sobre la nómina del 0%. Luego, el 11 de marzo, anunció una prohibición temporal de viaje de 30 días para el Área Schengen (Alemania, Francia, Bélgica, Austria, etc.) de 26 miembros en Europa. El día siguiente se convirtió en el "Jueves Negro", con una caída aún mayor del porcentaje de los mercados bursátiles de Estados Unidos y otro día de estragos en el mercado internacional. El Dow Jones registró su movimiento más rápido a un mercado bajista en sus 124 años de historia. Entre el 17 de febrero y el 13 de marzo, el S&P 500 de Wall Street perdió el 27% de su valor, el FTSE 100 de Londres perdió el 30% y el Dax de Frankfurt el 33%.
Hacia una profunda recesión 
Los mercados de valores están lejos de ser un reflejo correcto del estado exacto de la economía. Sin embargo, indican de manera distorsionada la dirección en la que se dirige la economía. Desde finales de febrero en adelante, los economistas y comentaristas comenzaron a plantear abiertamente la posibilidad de una recesión. Sin embargo, su pregunta principal era qué forma tomaría y qué tan profundo sería ¿Sería una recesión en forma de V, comenzando con una fuerte caída como resultado de las restricciones introducidas durante el pico del virus, que pronto tocará fondo y dará paso a un cambio más fuerte? ¿O las indicaciones iniciales de recuperación serían prematuras y conducirán a una segunda caída, una recesión en forma de W?

Por lo general, al plantear esto, los economistas pidieron a las autoridades que brinden ayuda, especialmente a las pequeñas y medianas empresas, en forma de reembolsos de impuestos, préstamos baratos o ayuda financiera para el personal que se retira del trabajo. De lo contrario, estas empresas podrían caer o comenzar a despedir trabajadores, lo que socavan la posibilidad de recuperación, lo que llevaría a una recesión en forma de U más larga o incluso a una recesión en forma de L sin posibilidad de recuperación en el corto a mediano plazo.
Las posibilidades de evitar tal escenario están disminuyendo día a día. El 13 de marzo, JP Morgan anunció que sus puntos de vista sobre el brote de coronavirus habían "evolucionado dramáticamente en las últimas semanas". La interrupción repentina de la actividad económica a través de cuarentenas, cancelaciones de eventos y distanciamiento social junto con semanas de caos en los mercados financieros hizo concluir que las economías de Estados Unidos y Europa se verán afectadas por una profunda recesión en julio.
Se estima que el PIB de EEUU se reducirá un 2% en el primer trimestre y un 3% en el segundo, mientras que la zona euro se contraerá un 1.8% y un 3.3%, respectivamente. Eso sería desastroso. Durante la Gran Recesión de 2008–2009, la disminución de la producción en los EEUU fue de alrededor del 4.5%. Para empezar, ahora se estima la reducción en alrededor del 6.5% para China e Italia y podría llegar al 10%. En el pico de la gran recesión, la economía de los Estados Unidos estaba perdiendo empleos a una tasa de 800,000 por mes, y la tasa de desempleo alcanzó un máximo del 10%. Esta vez será mucho peor. Ya en China millones se han quedado sin trabajo y muchos más seguirán en todo el mundo. Las clases dominantes están aterrorizadas por el enojo que esto podría provocar, lo que podría revivir y expandir las revueltas y la lucha de clases presenciada en la última parte de 2019 que tocaron todos los continentes.
Una variedad de otras instituciones, entre ellas Goldman Sachs y economistas, también están revisando sus estimaciones y ninguna parece mucho más optimista. Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, dijo que "una recesión global parece horneada en este momento con probabilidades superiores al 90%". Olivier Blanchard, del Instituto Peterson, dijo "no había dudas en mi mente de que el crecimiento económico global sería negativo" durante los primeros seis meses de 2020. La segunda mitad dependerá de cuándo se alcance el pico de infección, dijo, y agregó que su "propia suposición" fue que este período probablemente también sería negativo.
El FMI define una recesión global cuando el crecimiento, normalmente alrededor del 3.5% al ​​4% anual, cae por debajo del 2.5%. No todos los ex alumnos del FMI creen que esta definición es sensata en las circunstancias actuales, pero todos han dicho que se cumplen las condiciones para una recesión global, independientemente de la definición precisa. En 2009, el PIB mundial bajó un 0.1%. Por el momento, el escenario de la OCDE en caso de que la pandemia se extienda fuera de China es de un crecimiento del 1.5%. Sin embargo, esto pronto tendrá que revisarse a la baja, posiblemente muy por debajo del nivel de 2009.
Gita Gopinath, economista jefe del FMI, dijo que aunque era difícil de predecir esto no parecía una recesión normal. Señaló que los datos de China muestran una caída mucho más pronunciada en los servicios de lo que predeciría una recesión normal. También dijo: "Esto debería ser un shock transitorio, si hay una respuesta política agresiva puede evitar que se convierta en una gran crisis financiera". En muchos aspectos, ella realmente obtuvo esa política agresiva que estaba pidiendo.
El 3 de marzo, la FED aplicó un recorte de la tasa de interés del 0,5% a la luz de los "riesgos en evolución para la actividad económica" del coronavirus. Luego, el 12 de marzo, anunció planes para expandir la expansión cuantitativa en 1,5 billones de dólares para inyectar dinero en el sistema bancario. Luego, el 15 de marzo, la FED recortó nuevamente su tasa de interés en un punto porcentual completo, a un rango objetivo de 0 a 0.25% acompañado de otros 700.000 millones en expansión cuantitativa. Sin embargo, el 16 de marzo, los mercados bursátiles volvieron a caer, el Dow Jones en casi 3.000 puntos, o más del 12%, su mayor pérdida de puntos intradía de la historia. La bazuca de la FED tenía como objetivo amortiguar un colapso financiero persistente, pero desde el punto de vista de aliviar los mercados, tuvo el efecto contrario y empeoró la crisis.

Chris Zaccarelli, director de inversiones de la Alianza de Asesores Independientes, se refirió a lo que debería haberse hecho pero en una medida mucho mayor de lo que los capitalistas están preparados, “si se implementan políticas fiscales y de salud pública creíbles y específicas para contener los riesgos económicos y de salud pública es cuando comenzará a ver una salida en el mercado de valores". Eso se confirmó cuando el gobierno de Trump, muy criticado, finalmente anunció una serie de medidas limitadas para mejorar el acceso a las pruebas. Y nuevamente cuando Trump declaró que el coronavirus se convirtió en una emergencia nacional de salud pública y liberó 50.000 millones en gastos del gobierno dirigidos a contramedidas pandémicas, o cuando Nancy Pelosi declaró que la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobaría un proyecto de ley, incluida la expansión de la baja por enfermedad, de la que Trump revocó su oposición inicial y apoyó. Estas acciones estuvieron detrás de los breves momentos en que los mercados de valores interrumpieron su espiral descendente.

Esto no se debe a que los mercados o el establishment de repente sienten compasión por las familias de la clase trabajadora. Algunos de los más cínicos incluso ven oportunidades en la pandemia de coronavirus, como los especuladores de 'venta en corto' que han acumulado ganancias haciendo apuestas sobre la caída de los precios de las acciones en el mercado de valores. Otros calculan que cuando mueren muchas personas viejas e improductivas, aumentará la productividad porque los jóvenes y productivos sobrevivirán en mayor número.

Esto se debe en parte a que el virus también amenaza su propia salud y riqueza, pero principalmente porque están aterrorizados por las convulsiones sociales que podría provocar si se los considera demasiado insensibles y codiciosos. Incluso la OCDE ahora aboga por un apoyo fiscal adicional para los servicios de salud, incluidos recursos suficientes para garantizar la dotación de personal y las instalaciones de prueba adecuadas. También propone asistencia temporal, como transferencias de efectivo o seguro de desempleo, para los trabajadores con licencia no remunerada, y garantizando que cubra los costos de salud relacionados con el virus para todos, de manera retrospectiva si es necesario. Por las mismas razones, algunos bancos permiten que las personas pospongan las hipotecas e incluso los gobiernos de derecha están tomando medidas especiales, como otorgar licencia por enfermedad especial o permitir el "desempleo técnico" con una compensación parcial por la pérdida de salarios.

Los representantes de las clases dominantes argumentan que estamos en una situación "bélica" y que esto requiere medidas excepcionales, restringiendo cada vez más nuestras libertades. Introducen el tipo de medidas económicas que hubieran rechazado rápidamente hace solo unas semanas e incluso consideran el arma de la nacionalización, como incluso anunció el primer ministro francés de derecha y que desde entonces se ha convertido en un tema recurrente. Sorprendentemente, hizo esta propuesta no solo para salvar a las empresas de la quiebra, sino también como una amenaza para aquellos que no respetan las normas sanitarias.

Por supuesto, la clase dominante combina todas las medidas con un llamado a la unidad nacional, que desafortunadamente muchos líderes sindicales y líderes, incluidos los de la izquierda, se han tragado con demasiada facilidad. Si bien la idea de que se trata de un enemigo externo, una "invasión" hostil que todos debemos detener a través de la unidad nacional, tendrá un impacto en amplios sectores de la sociedad, ya un número creciente de trabajadores y jóvenes lo ve como hipocresía. Este ha sido especialmente el caso entre los trabajadores industriales que aceptarían el autoaislamiento social como necesario y responsable, pero se preguntan por qué tienen que seguir trabajando y sin la protección adecuada.

Esta situación "bélica" será un punto de inflexión. Las clases dominantes intentarán aprovechar de esta crisis cualquier posibilidad de eliminar los derechos democráticos. Los trabajadores y los pobres, por otro lado, habrán aprendido, a través de algunas de las medidas implementadas, que los conceptos económicos neoliberales pueden ser anulados.
Si bien los socialistas acogen con beneplácito todas las medidas que limitan el poder de los especuladores y fortalecen los servicios públicos y los niveles de vida, explicamos que sobre la base de un sistema capitalista impulsado por las ganancias, tales medidas serán insuficientes para solucionar la gravedad de la situación. Solo reemplazando el sistema de ganancias con la planificación socialista democrática y la propiedad pública democrática como motor de una economía distinta, se pueden movilizar efectivamente los recursos mundiales para satisfacer las necesidades de la humanidad. Si bien los gobiernos capitalistas pueden recurrir al "socialismo para los ricos", políticas que de hecho saquean al sector público para proteger las ganancias de una minoría, son incapaces de aumentar la inversión pública, la coordinación y la planificación que exige la situación.
Europa en el ojo del huracán
La Comisión Europea también revisó sus cifras de crecimiento de 1.4% para 2020 en febrero a -1% en la segunda semana de marzo y luego entre -2 y -2.5% a mediados de marzo. La economía italiana ha estado en bloqueo por semanas y su corazón industrial por más tiempo. Y esto después de años de crecimiento muy lento, con Italia todavía muy por detrás de su nivel anterior a 2008. Italia ya tenía la tercera deuda soberana más grande del mundo en términos relativos (135% del PIB), estrechamente entrelazada con su sistema bancario tóxico. El valor de sus acciones bancarias se ha reducido a la mitad desde mediados de febrero. Una crisis crediticia parece casi segura y amenaza el espectro de un "círculo fatal". Un "círculo fatal" es el dilema que enfrentan los reguladores al permitir que los bancos nacionales sean liquidados cuando estos bancos también son los mayores compradores de la deuda de su país. Sin instituciones para comprar la deuda de un país, este entra en default junto con sus bancos.
La economía de Italia es lo suficientemente grande como para desencadenar una crisis mundial si se maneja mal. Según Ashoka Mody, exdirector adjunto del FMI en Europa, se necesita un cortafuegos urgente de entre 500.000 millones y 700.000 millones de euros para evitar el riesgo de una reacción financiera en cadena a través del sistema internacional. Si bien el BCE, la Comisión Europea y los Estados miembros de la UE parecen darse cuenta de la profundidad de la crisis que se avecina, todavía queda un largo camino por recorrer antes de que estén preparados y acepten financiar ese tipo de intervención. El FMI, por otro lado, simplemente carece de los recursos necesarios para una operación tan masiva.
En el contexto de la tendencia mundial antes mencionada hacia el nacionalismo político y económico, que se ha extendido por Europa en los últimos años, los obstáculos políticos a los "rescates" al estilo de 2010 que se ponen a disposición de los estados miembros periféricos que luchan no deben ser subestimados.
Los países europeos, especialmente en la zona euro, han experimentado un crecimiento débil durante algunos años, empeorando notablemente desde el año pasado. Su locomotora, la economía alemana, se desaceleró a 0.6% de crecimiento el año pasado. Su sector manufacturero ha estado en recesión desde la segunda mitad de 2018. Está fuertemente expuesto a la desaceleración del comercio mundial. En 2019, la industria alemana se contrajo un 5.3%, con la caída en la fabricación de automóviles un 25%. Si bien Alemania se encuentra en el extremo inferior del crecimiento de la Eurozona, la cifra de crecimiento de toda el área para 2019 fue de solo 1.2% y ya estaba programada para bajar a 0.8% antes de que llegara la pandemia.
Ahora será mucho peor. Además de eso, todavía podría ocurrir un Brexit sin acuerdo para fin de año. Si bien eso está lejos de ser la principal preocupación en este momento, tendría un impacto negativo considerable en el crecimiento y generaría una mayor volatilidad. Por el momento, sin embargo, la pandemia de coronavirus está en el centro de atención. Cada estado miembro está tomando sus propias iniciativas, se resucitan las fronteras, se restringe la libertad de movimiento y el mercado único se ve sometido a una gran presión. País tras país está declarando su propia versión de bloqueos y cierres.
El BCE no puede dejar de reconocer su impotencia. Frente a los efectos económicos de Covid-19, admite que son los estados nacionales y las autoridades presupuestarias europeas quienes tienen las llaves de la situación. La tasa de interés del BCE ya ha estado en cero durante cuatro años. La tasa a la que los bancos comerciales pueden depositar dinero en el BCE ya es negativa (-0,5%). Reducirlo aún más solo tendría un impacto marginal. El BCE y los bancos centrales nacionales solo pueden inundar los bancos comerciales con suficiente liquidez para evitar una reducción del crédito a las empresas y los hogares. Para hacerlo, el BCE aumentará sus préstamos a largo plazo a bancos comerciales, a una tasa negativa del 0,75%. En otras palabras, los bancos comerciales serán subsidiados. El BCE también ampliará la expansión cuantitativa en 120.000 millones de euros.
Esto no será suficiente para tranquilizar a los inversores y tampoco lo estarán los bancos comerciales, incluso cuando estén subsidiados por tasas de interés negativas, dispuestos a prestar dinero a empresas que están tan debilitadas por el colapso de sus ventas. Por lo tanto el BCE hace un llamamiento a los estados nacionales para que ofrezcan garantías públicas a las empresas privadas cuando soliciten préstamos. Hace un llamamiento a los estados nacionales para una acción presupuestaria ambiciosa y coordinada. Investigadores del instituto Bruegel esbozaron las principales medidas que deberían activarse: importantes medios complementarios para los sistemas nacionales de salud; diversas medidas para apoyar a los hogares, profesiones liberales, empresas y comunidades locales; y medidas macroeconómicas del orden del 2.5% del PIB que se financiarán mediante mayores déficits presupuestarios. Pierre Wunch, gobernador del banco nacional belga, explicó: “Hoy nos enfrentamos a un shock importante, que debería ser temporal, debemos utilizar todos los márgenes posibles a través de medidas selectivas y temporales para limitar la mayor cantidad posible de empresas en quiebra y se pierdan de trabajos. Deberíamos hacerlo con franqueza y sin dudarlo ”.
El Comisionado Europeo de Economía , Gentiloni, enfatizó que el estímulo de la Comisión ofrece a los Estados miembros la posibilidad de utilizar cientos de miles de millones de euros para combatir el Coronavirus. Eso será más de lo necesario. Se aflojarán las normas presupuestarias europeas, incluidas las sacrosantas normas de Maastricht, y se aplicarán plenamente todas las excepciones al pacto de estabilidad. Esto, según Gentiloni, debe dar al mercado financiero la confianza de que, esta vez, los países de la UE harán todo lo posible para evitar una recesión profunda. El ministro de Finanzas alemán, Scholz, prometió un apoyo ilimitado a las empresas alemanas, que aparentemente podrían alcanzar los 500.000 millones de euros. Francia, Suecia, España, Dinamarca y otros países europeos también anunciaron estímulos considerables.
Italia anunció un gasto presupuestario adicional de 25.000 millones de euros para suspender los pagos de la deuda de las empresas y ayudarlas a pagar a los trabajadores despedidos temporalmente debido al bloqueo. La comisión de la UE también liberó otros 37.000 millones de euros de su presupuesto para ayudar a las empresas y otorgó mil millones de euros para ayudar al Banco Europeo de Inversiones. Se están suavizando las reglas para el apoyo público a las empresas, así como la posibilidad de reducir temporalmente el IVA y posponer la recaudación de impuestos. El gobierno español incluso ha decidido requisar instalaciones de proveedores de salud privados para hacer frente a la pandemia. Como en toda crisis importante, después de haber glorificado los llamados méritos del mercado libre, el capitalismo debe ser rescatado por el estado para vendar sus heridas y evitar un mayor colapso.
Para muchos quedará claro que estas concesiones limitadas de "tiempo de guerra" por parte del BCE y la Comisión Europea no las hacen menos antiobreras o anti pobres. En todo caso, la hostilidad popular hacia ellos sigue creciendo. La población italiana quedó escandalizada por la negativa original de las autoridades francesas y alemanas a permitir que la ayuda sanitaria y médica crucial para Italia pasara sus fronteras. Esto ha sido explotado por el régimen chino que prometió ayuda adicional y asesores médicos a Italia (que China ya estaba utilizando como punto de apoyo en la zona euro a través de su participación en la iniciativa Belt and Road).
La Unión Europea, un proyecto neoliberal y anti-trabajador presentado bajo una apariencia "progresiva" de libertad e movimientos y europeísmo, ha sido probado una y otra vez. Sin embargo, su profunda recesión en desarrollo, que provocará una avalancha de compañías en quiebra, conducirá a millones al desempleo y las dificultades económicas, socavará los niveles de vida, suprimirá la demanda y dificultará la recuperación, será su prueba definitiva. La UE nunca ha demostrado ser capaz de superar decisivamente las contradicciones nacionales del continente, y el contexto económico y geopolítico global fortalece las tendencias centrífugas ya fuertes dentro de ella. Es muy poco probable que la UE sobreviva a esta prueba en su forma actual.
La escena está preparada para batallas de clase mayor
Una recesión profunda, posiblemente incluso una depresión, podría tener por un tiempo un efecto paralizador en la lucha de clases, ya que los trabajadores y sus familias asumen una posición "defensiva", atrapados por el miedo a perder lo poco que tienen. Además, no es inevitable que la masa de la población entienda de inmediato la conexión entre los crímenes del capitalismo y la propagación del Coronavirus. La clase dominante presentará la próxima catástrofe como un "acto de Dios", un desastre natural que nadie podría haber evitado o predicho y que todos tenemos que tragar, junto con los necesarios "sacrificios".
También avivarán las llamas de la reacción nacionalista y xenófoba, culpando los problemas a un virus "extraño" y proyectando esto a los migrantes, refugiados, etc. Esto puede obtener un eco entre una sección de la población, por un período.
Sin embargo, en última instancia, esta no será la respuesta dominante de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes y los oprimidos de todo el mundo. Incluso a corto plazo, el desempleo masivo y los ataques a los niveles de vida alimentarán la ira masiva. Combinado con la mala administración criminal de la clase dominante del Coronavirus y su búsqueda de ganancias a expensas de la salud y el bienestar de los trabajadores, esto producirá explosiones sociales en la era de Covid-19.
Esta generación es diferente. Si bien carece de las organizaciones de masas y la experiencia política y la perspectiva de las generaciones anteriores, es una generación incubada por condiciones extremas de vida y trabajo, sin ninguna seguridad. Desde hace algún tiempo, odia el establishment y la desigualdad del sistema.
Esta generación, o al menos parte de ella, pasó por la experiencia de la recesión, y vivió una política continua de liberalización, recortes y privatización, cuyo fracaso ha quedado dramáticamente expuesto. También es una generación con experiencia en lucha, más recientemente en la magnífica y continua revuelta mundial contra el cambio climático, caracterizada por una comprensión incipiente de que el sistema es incompatible con las necesidades del planeta y una apertura generalizada a las ideas revolucionarias. Una nueva crisis económica mundial proporcionará una nueva escuela en la bancarrota del sistema capitalista y sembrará las semillas de las conclusiones revolucionarias socialistas que millones sacarán.
La experiencia de esta crisis tampoco se perderá en la clase trabajadora. Por ejemplo, es muy poco probable que los trabajadores de salud acepten simplemente volver a la normalidad una vez que la curva de la pandemia haya cambiado. Además de eso, cuando comiencen a luchar, estos y todos los trabajadores esenciales disfrutarán de un enorme apoyo popular. Si bien el aislamiento social ha sido aceptado por muchos como una actitud responsable durante la pandemia, también creó un innegable sentido de solidaridad, especialmente con aquellos que han sido víctimas de enfermedades y dificultades, o que están en mayor riesgo. Esta solidaridad puede convertirse en un arma de resistencia de la clase trabajadora en el próximo período, también caracterizada por una poderosa batalla sobre quién pagará la factura de esta crisis: ¿la clase trabajadora nuevamente?
Esta crisis ha sido un punto de inflexión crucial en muchos aspectos. Pasaremos por diferentes etapas a medida que evolucione la crisis, pero en general la situación será muy abierta. Las demandas que antes se consideraban más difíciles se aceptarán como realistas y alcanzables, como una reducción general de las horas de trabajo sin pérdida de salario, la organización del lugar de trabajo y la democracia comunitaria. Un programa socialista, basado en la nacionalización y la planificación democrática de sectores clave de la economía, tendrá un eco mucho mayor que en el pasado. La crisis de Coronavirus, al igual que con la crisis climática, muestra vívidamente la necesidad ardiente de planificación socialista internacional, sobre la base de un nuevo régimen de asociación y cooperación global, que es imposible en el sistema capitalista impulsado por la codicia.
Sin embargo, como en cualquier otra crisis en la historia capitalista, el sistema encontrará formas de preservarse, sobre los huesos de la clase trabajadora y los pobres, si no se construye una alternativa. La construcción de una fuerza socialista revolucionaria internacional, que crece y se desarrolla como parte de las luchas por venir, que interviene enérgicamente, defendiendo una lucha unida por la transformación socialista de la sociedad a escala internacional, es primordial, si la clase trabajadora global quiere evitar pagar el precio de otra crisis más.