Crisis del coronavirus: Ancianos abandonados a la muerte en las residencias


¡Paremos ya todo trabajo no esencial!

John Hird, Socialismo Revolucionario (ASI en el estado español)

La crisis de COVID-19 en el Estado Español, llamó la atención internacional el 6 de marzo, cuando 60 casos en Haro, un pequeño pueblo de la región vinícola de La Rioja, fueron rastreados hasta un funeral en la cercana capital vasca, Vitoria-Gasteiz. Poco más de dos semanas después, el principal hospital de Gasteiz, Txagorritxu está a punto de colapsar y estamos en nuestra segunda semana de cierre total.

El sábado 21 de marzo, el presidente del gobierno Pedro Sánchez anunció una extensión de 15 días del estado de emergencia original que extenderá el confinamiento hasta abril. Sánchez dijo: "Lo peor está por venir...". Para los trabajadores de la salud y la población en general, esto es difícil de imaginar, dado lo que ya han pasado.



En las 24 horas entre el 24 y 25 de marzo, 738 personas murieron por el virus Covid-19 en el estado español. El 24 de marzo casi 5.400 profesionales de la salud habían sido infectados, lo que representaba más del 13% del total de 39.673 casos confirmados. Este es un dato muy preocupante y está relacionada con la falta de suministro de máscaras y material de seguridad para el personal. En los medios de comunicación han circulado fotos del personal improvisando batas con bolsas de plástico.  

"Nunca he experimentado nada como esto. La UCI [Unidad de Cuidados Intensivos] es un trabajo muy intenso, pero ahora no damos abasto, no puedes ni ir a mear” dice un médico citado en El País, del hospital de Getafe en Madrid, el más afectado por el brote de coronavirus. Las Unidades de Cuidados Intensivos se han llenado de pacientes gravemente enfermos, algunos sedados, otros intubados. Todos están conectados a varios tubos. Están solos, en muchos casos hasta su muerte. Todos tienen el mismo diagnóstico: Covid-19, la enfermedad causada por el virus del SARS-CoV-2.

En todo el estado español hay una avalancha imparable de pacientes, aunque es la comunidad de Madrid donde se ha producido el 60% de todas las muertes por coronavirus hasta ahora. El traspaso de las competencias de sanidad a cada Comunidad Autónoma significa que hay marcadas diferencias en el estado real del servicio. Madrid, en particular, ha sufrido recortes y privatizaciones feroces durante el gobierno neoliberal del partido de derecha del PP.  

Los trabajadores de la salud se han quejado de que debido a la privatización y la subcontratación en Madrid reciben regularmente sábanas y batas de las lavanderías de los hospitales, "manchadas de mierda, orina y sangre".

Por lo general, los pacientes con el virus tardan mucho en recuperarse, permaneciendo en promedio de dos a tres semanas en el hospital, lo que supone una enorme carga para un servicio de salud que se encuentra sobrecargado. La realidad actual está mostrando a millones de personas que el servicio de salud no está preparado para una emergencia catastrófica de tales proporciones y esto se debe directamente a los recortes.

Los pacientes tienen la misma patología: una grave neumonía que requiere una intubación de emergencia y la conexión a un respirador que requiere suficiente personal y, por supuesto, respiradores, de los que hay escasez.

“No les hacen pruebas, que deberían, se enfrentan a enfermos con la carga viral muy alta. Les angustia mucho la falta de equipos de protección”, dice Guadalupe Fontán, de la Asociación Española de Enfermeras. La falta de pruebas se debe de nuevo a la falta de recursos.

La situación es desgarradora para el personal. No se permite a los familiares acompañar a los parientes enfermos. El personal les da mensajes de audio y luego sufren la angustia de ver a alguien morir completamente solo en sus turnos.

El Txagorritxu fue el primer lugar donde se produjo un brote del virus en la provincia de Álava. Una cadena de infecciones entre los trabajadores de la salud agravó la situación, hasta que muchos de ellos se vieron obligados a entrar en cuarentena. La falta de profesionales sanitarios se está paliando gracias a la solidaridad y a los enormes esfuerzos del personal que actualmente lucha contra el virus, aunque, se quejan, por la falta de material y recursos de protección.

Las cifras aumentan cada 24 horas, pero el domingo 22 de marzo se registraron 111 casos más en Gasteiz y en la comarca de Álava, lo que supone 72 más que el incremento del día anterior. Txagorritxu es el hospital donde se atienden la mitad de los pacientes de Covid-19 en el País Vasco con un total de 326 hospitalizados, 60 fallecidos y más de 900 infectados con 31 en cuidados intensivos.

De las 470 camas de Txagorritxu, alrededor de 270 están ocupadas por pacientes con coronavirus.

Las ambulancias que llevan a los pacientes a urgencias se cruzan a veces conlos coches fúnebres que se llevan los cuerpos en el túnel que lleva al edificio.

La crisis se agrava debido a los recortes y a la especulación

La cuestión de por qué el virus COVID-19 se está extendiendo tan rápidamente en España debe ser abordada. Un factor importante es obviamente el envejecimiento de la población, pero esto podría haberse mitigado con un servicio de salud totalmente financiado y dotado de personal. La forma cruel en que se ha dejado morir a las personas mayores en las residencias es una consecuencia de la privatización y del sistema basado en los beneficios.

Este era un desastre previsible y la culpa recae directamente en los políticos especuladores y los buitres capitalistas que han dejado secos los servicios de salud y cuidados.

En 2018, 270.000 personas fueron diagnosticadas de cáncer en España, lo cual es un trauma personal, pero para las compañías farmacéuticas es una fuente de beneficios. Los sobreprecios de las medicinas y tratamientos para el cáncer han dado a las compañías farmacéuticas su mayor bonanza en 100 años. Un sistema de salud verdaderamente socializado funcionaría con una industria farmacéutica nacionalizada que estaría al servicio de la gente y no existiría sólo por el beneficio. También promovería la prevención y la vida sana e integraría la atención médica de los ancianos en el servicio y no los vería como una mera fuente de beneficios.

No se informa con frecuencia, pero muchos trabajadores de la salud sufren enfermedades e incluso la muerte debido a los riesgos laborales. Sólo en Euskadi en los últimos diez años, 578 trabajadores de la salud han muerto debido a su trabajo. Tan grave como la crisis de COVID-19 es que se necesitarían otros veinte años para que el mismo número de trabajadores de la salud muriera a causa del virus.

El punto fundamental es que la crisis social y médica que estamos viviendo en este momento no se debe sólo a COVID-19, sino que es un síntoma de un servicio de salud mal financiado y descuidado.

Fallecimientos de ancianos en las residencias

"Si se infecta, nadie hará nada para ayudarlo" fue el angustioso comentario de una hija sobre su padre que está aislado en una residencia de Madrid. Hay 425 residencias en Madrid y los ancianos están siendo literalmente abandonados para que mueran allí. El País informó que las ambulancias no llegan a los asilos: "Los servicios de emergencia me dijeron que no podían ayudarnos" dijo un familiar.

Los padres y los abuelos están siendo dejados a morir porque se consideran causas perdidas, ya que tienen condiciones médicas previas o son de edad avanzada. Un trabajador dijo que habían estado buscando a alguien que ayudara a un hombre de 91 años que estaba luchando por respirar durante unos días. Finalmente, un médico lo visitó y dijo que era un "posible caso de Covid-19" pero que no tenía un kit para confirmar el diagnóstico. “Hemos llamado más de siete veces al 112 y nada. Después de dos horas esperando, me contestaron de mala gana que no pueden ayudarnos”.

Muchos trabajadores de atención médica han seguido trabajando sin guantes ni mascarillas. El sindicato CSIT anunció que iba a presentar una queja ante la Inspección de Trabajo contra los directores de las residencias de ancianos que no proporcionaban al personal el equipo de protección necesario para evitar el contagio del virus.

Algunos trabajadores dijeron que habían estado usando guantes de cocina en las residencias, mientras que otros dijeron que habían estado compartiendo el poco equipo de protección que tenían entre ellos. En una residencia había 10 cuerpos en el sótano esperando ser recogidos por la funeraria, según varios testigos presenciales.

Las autoridades han hecho poco para proteger a las personas mayores en las residencias las cuales no están siendo protegidas con todos los recursos disponibles. El virus está matando a una generación. Y lo peor no es que los seres queridos estén muriendo, sino cómo están muriendo. Muchas personas mayores están dejando esta vida solas, y esto no será olvidado o perdonado.

La cuestión de la atención a los jubilados y ancianos es un tema absolutamente candente y escandaloso en España. Todo el sector es un fraude y está plagado de corrupción y pésimas condiciones para los residentes y de trabajo para la mayoría de los trabajadores inmigrantes. Vivo encima de una  residencia y sé que los usuarios están pagando más de 2.000 euros al mes. La mayoría se ven obligados a re-hipotecarse o vender sus casas para poder pagar la atención.

En una residencia privada en Tomelloso, Castilla-La Mancha, 15 residentes murieron la semana pasada. El centro estaba gestionado por una persona no cualificada y un concejal del PP que había asegurado a los miembros de la familia que todo estaba bien cuando plantearon sus preocupaciones. El centro ni siquiera se había molestado en tener un médico en plantilla a pesar de los beneficios que el "negocio" estaba obteniendo.

El virus COVID-19 ha expuesto un sistema de atención podrido y las familias tienen todo el derecho a exigir investigaciones y enjuiciamientos de los culpables, pero debemos ir más allá. El movimiento obrero debe exigir y hacer campaña para que todas las residencias privadas sean puestas bajo control local y estatal. Además, en todo los casos en que la persona mayor y su familia lo deseen, los servicios públicos deben garantizar que pueda seguir viviendo en su casa en condiciones dignas y sin que se convierta en una carga adicional de cuidados para la familia, recibiendo la atención necesaria en cuanto a visitas médicas y de enfermería a domicilio, ayudas a la movilidad, servicio de ayuda a domicilio, etc. Necesitamos un sistema de cuidado que realmente cuide de los ciudadanos mayores y dependientes y no los trate como una fuente de beneficios rápido. ¡Las personas mayores no son prescindibles!    

Rápidos cambios en la conciencia

Al principio de la crisis en Gasteiz hubo una mesa redonda en la radio con los directores de los hospitales, un representante del gobierno vasco y dos representantes sindicales de médicos y enfermeras. Durante la discusión, el presentador trató de dirigir el programa hacia el terreno seguro de los "trabajadores sanitarios son nuestros héroes, estamos en esto todos juntos”. La joven enfermera y miembro del combativo sindicato vasco, ELA, insistió en dar su opinión sobre los recortes de los servicios sanitarios. Acusó a la dirección del hospital y al gobierno vasco de implementar 10 años de recortes. "Nunca nos escucharon cuando nos manifestamos y nos fuimos a la huelga. Esta crisis es peor por su culpa”. El representante del gobierno no tenía nada que decir.

Hay videos virales de médicos y enfermeras haciendo las rondas condenando los recortes al servicio de salud en Madrid. En uno de los principales programas matutinos, un médico fue cortado en una entrevista en directo con Ana Rosa Quintana cuando acusó al PP por "diez años de recortes y privatizaciones, que han arruinado el servicio de salud de Madrid".

El gobierno y la clase dirigente española a través de su prensa están desesperados por impulsar su narrativa de que toda la nación española está "unida contra el virus", pero en una situación que se mueve rápidamente, la conciencia está cambiando frente a nuestros ojos.

Los trabajadores sanitarios están dejando claro que es más difícil luchar contra el virus porque, en efecto, la inversión en el servicio de salud se detuvo al principio de la última crisis económica hace diez años. Las condiciones y los salarios son peores, la moral es más baja, hay menos camas y listas de espera más largas con una población mayor y más vieja.

Cuando Sánchez declaró por primera vez al estado de emergencia, dijo que los bancos permanecerían abiertos, lo que provocó un debate en línea en millones de hogares sobre lo que constituía una industria esencial. El capitalismo español también quería asegurarse de que la industria continuara. 

Sin embargo, la clase obrera organizada tenía otras ideas. En Vitoria-Gasteiz, los trabajadores de la fábrica de automóviles Mercedes, de 5.000 empleados, se movilizaron para cerrar la producción. El comité sindical planteó a la dirección que los trabajadores tenían condiciones de trabajo inseguras, como tener que trabajar demasiado cerca y no recibir suficientes instrucciones de seguridad. La dirección dijo que la sede de Mercedes en Alemania había dicho que tenían que seguir produciendo furgonetas. El comité se puso en contacto con la oficina de Inspección de Trabajo que no respondió y llamó a la policía. Los trabajadores salieron de la línea de montaje y la producción se detuvo. Al día siguiente Michelin, que emplea a otros 3.000 trabajadores en la ciudad, también cerró la producción. 

Mercedes ha solicitado un ERTE. Otras empresas más pequeñas siguen trabajando, lo que es una causa de conflicto. Los acontecimientos en Mercedes mostraron que fue el poder de los trabajadores organizados el que cerró la fábrica más grande del País Vasco. La patronal quería seguir obteniendo beneficios pero los trabajadores decidieron lo que era mejor para la sociedad en su conjunto.

¡Todo el poder a los balcones! (Por ahora)

Desde el primer día del encierro la gente ha hecho caceroladas en solidaridad con los trabajadores de la salud y se están volviendo cada vez más políticas.La semana pasada, el nuevo rey español anunció en directo por televisión que se estaba "divorciando" de su padre, el antiguo rey, Juan Carlos, después de que saliera la noticia de que el teocrático y corrupto régimen saudí le había dado 100 millones de dólares. Millones de personas salieron a sus balcones exigiendo a Juan Carlos que donara el dinero para la lucha contra el COVID-19.

Una encuesta de opinión publicada en el periódico La Vanguardia hizo la pregunta: ¿Demuestra el Covid-19 que es mejor invertir más en salud pública e investigación? Un sorprendente 97,75% dijo que sí!

Durante esta crisis, amplias capas de la población y la clase obrera están buscando en los trabajadores sanitarios un liderazgo. La experiencia colectiva y concentrada de las últimas semanas no se olvidará fácilmente. Los trabajadores saben instintivamente quién está al frente de la batalla, quién se está sacrificando por el bien común y de quién es la culpa por la falta de equipo y materiales. La Vanguardia también informó que el 81,65% de la población no cree que se esté haciendo todo lo posible para combatir el virus.

Existe un sentimiento generalizado de solidaridad y deseo de cooperar en la lucha contra el virus, pero el Estado español vuelve a sus raíces durante cualquier crisis, amenazando con multas y con la fuerza si no se obedece al poder central.

Ha habido enfrentamientos entre los gobiernos vasco y catalán por un lado y el gobierno central español por otro, sobre qué autoridad decide cuestiones cruciales como el cierre de sectores más amplios de la industria. El presidente catalán, Quim Torra, fue atacado públicamente por los ministros españoles por querer ir más lejos que el Estado español, cerrando completamente Cataluña. 

Los políticos vascos se han quejado de que es innecesario desplegar tropas españolas en Euskadi (la región autónoma vasca), lo cual es obviamente un tema delicado. Los nacionalistas de la izquierda vasca han acusado al gobierno español de introducir el famoso artículo 155, que impone el control central en las regiones, "a hurtadillas".  A más largo plazo, los antagonismos nacionales subyacentes volverán inevitablemente a estallar, aunque serán contenidos en su mayoría durante esta crisis.

Consecuencias económicas

Entre 2014 y 2019 hubo 27.171 empresas que solicitaron 36.141 ERTEs (cierres temporales) que afectaron a 409.548 trabajadores. ¡Casi el mismo número de trabajadores se han visto afectados por ERTEs sólo en Cataluña y Andalucía en la última semana!

Según una primera estimación del Centro de Predicción Económica (Ceprede) de la Universidad Autónoma de Madrid para la patronal Cepyme, entre dos y dos millones y medio de trabajadores podrían verse afectados por un ERTE en los próximos dos o tres meses. Si esto es cierto, aunque sea en parte, las consecuencias sociales y económicas serán impredecibles. Una tormenta económica tan devastadora y la reducción del nivel de vida se producirían en medio de un clima político inestable en el que los partidos tradicionales han pasado meses tratando de crear un gobierno de coalición en una sociedad ya muy polarizada.

Hay 3,2 millones de trabajadores autónomos, muchos de los cuales son "falsos autónomos", por ejemplo, repartidores y limpiadores mal pagados. Ya están surgiendo organizaciones y grupos que exigen que el gobierno cancele los alquileres de viviendas y oficinas mientras dure la crisis.

Los trabajadores autónomos con salarios bajos se están viendo muy afectados porque los altos pagos a la seguridad social en España no se están cancelando, sino que se están suspendiendo (para ser pagados más tarde). Esto podría arruinar a miles de propietarios de bares y a muchos otros grupos de trabajadores. Una campaña de base ha dicho que si no se cancelan los alquileres durante la crisis, ¡organizarán la mayor huelga de alquileres jamás vista en la historia de España!

¿Qué pasa después?

Una carta firmada por 70 científicos españoles ha exigido que el gobierno implemente un confinamiento inmediato y total de la población, sin permiso para trabajar y otras actividades, para tratar de evitar el colapso total del sistema de salud en España debido a la epidemia de coronavirus, que estimaron que ocurriría el pasado miércoles 25 de marzo.

Los científicos han esbozado tres posibles escenarios:

Escenario 1: en el que no hay restricciones de movilidad. La curva de contagio crece hacia arriba de manera cada vez más vertical. Esto inevitablemente causará el colapso de la mayoría de los sistemas de salud regionales dentro del estado español.

Escenario 2: Una restricción parcial de la movilidad, donde se permite la movilidad laboral al 50%, que es la situación actual en España. La curva de contagio está mucho más atenuada que en el primero de los escenarios, pero es insuficiente, según el informe, para contenerla y que tome una tendencia a ser cada vez más horizontal.

Escenario 3: El documento muestra la curva de contagio cuando hay una "restricción total de la movilidad (no se permite la movilidad laboral, excepto en los servicios esenciales)" y esta es la situación recomendada por los 70 científicos que firmaron el documento. Este es el escenario que los trabajadores de Mercedes y otros centros de trabajo han intentado implementar, aunque hasta ahora el Estado español ha intentado mantener abierta la industria y otros centros de trabajo no esenciales, lo cual, como ha demostrado la situación en Italia, es un error criminal con consecuencias mortales.

Habrá un "antes y después" de la crisis de COVID-19 de 2020. Una crisis que ha puesto al descubierto la verdadera situación del capitalismo español. Toda la vieja basura, la corrupción y la codicia de las grandes empresas que tratan de barrer bajo la alfombra ha sido revelada para que millones de personas la vean. La Liga está cancelada y los programas matutinos. No hay distracciones. Millones de personas están viendo y decidiendo por sí mismos sobre las grandes cuestiones.

Por supuesto, el capitalismo intenta imponer su narrativa a través de los medios de comunicación y al mismo tiempo trata de hacer un poco de negocio. La producción de mascarillas quirúrgicas se ha incrementado en un asombroso 8.000% a pesar de los interrogantes sobre su utilidad para prevenir la propagación del virus.

La centralización del poder en el Estado español durante la crisis es un reflejo de la perspectiva de la clase capitalista. Temen las consecuencias económicas y sociales del virus tanto como la solidaridad y el poder de la clase obrera. Utilizan el miedo y el control de información importante como una forma de preparar el terreno para que la gente acepte que la "realidad" resultante del próximo colapso económico y la depresión es de alguna manera inevitable como un mal resfriado ¡o incluso la gripe! También buscan constantemente culpar a alguien de esta crisis. Cuando el virus empezó a propagarse en Álava, la prensa señaló a los gitanos de Haro que habían asistido de manera "irresponsable" al funeral de un familiar en Vitoria.

La pregunta que esta crisis pone sobre la mesa es ¿en qué tipo de sociedad queremos vivir? Como en la mayoría de Europa, el gobierno español está haciendo recaer sobre el individuo la responsabilidad de permanecer pasivamente en su casa y dejar que las autoridades y los expertos resuelvan todo, confiando al mismo tiempo en el sacrificio y la solidaridad de los trabajadores de la salud y otros.

Una pandemia de estas proporciones no puede ser combatida con éxito y a largo plazo por una sociedad basada en el egoísmo y la codicia de un sistema basado en los beneficios empresariales. El hecho de que los gobiernos se hayan visto forzados por los acontecimientos a colectivizar recursos y, de hecho, a nacionalizar temporalmente servicios clave, en contra de sus creencias ideológicas, no se perderá entre amplias capas de la sociedad.

La Unión Europea ha mostrado poca solidaridad práctica con Italia y España y ha sido expuesta como más preocupada por proteger el sistema capitalista que por dar una verdadera ayuda práctica. Sin embargo, la necesidad de una verdadera solidaridad y cooperación internacional para luchar contra el virus COVID-19 está a la vista de todos. Se están aprendiendo lecciones. 

Por supuesto que también hay miedo en este momento y mucha gente se siente aislada, pero enfrentaremos este miedo juntos como clase, pensando críticamente y actuando juntos de manera colectiva. La clase dirigente quiere paralizar nuestra capacidad de organización contra los recortes económicos que ellos creen que es necesario imponer para mantener su sistema podrido. No lo lograrán. La situación ya ha empezado a cambiar.

Programa contra el COVID-19 por el que lucha Socialismo Revolucionario

  1. Los recortes en la sanidad y la privatización están matando a los ancianos! ¡Hay que medicalizar los asilos!

  2. Nacionalicen, sin compensación y bajo control de los trabajadores, residentes y familias, todas las residencias privadas para ancianos y acabar inmediatamente con la gestión privada de las que son de propiedad pública. ¡Acaben con el chanchullo y dejen que nuestros ancianos vivan con dignidad!

  3. Proporcionar inmediatamente recursos sanitarios de emergencia, tanto materiales como humanos, ¡para que las residencias de ancianos no se conviertan  en cementerios!

  4. Cuando la crisis de COVID-19 termine, debería haber una investigación abierta y democrática que podría llevar a la investigación de toda la patronal y los políticos involucrados en la privatización de los servicios sociales que han llevado a la muerte de personas mayores durante esta crisis. Nacionalización sin compensación de todos sus bienes. ¡Utilización de sus bienes para luchar contra el virus y para el cuidado sanitario de los ancianos!

  5. Defender y ampliar el servicio de salud pública. Revertir todos los recortes y privatizaciones inmediatamente y traer hospitales privados, proveedores y recursos al sistema público. Nacionalizar todos los servicios subcontratados como la limpieza. ¡Pago decente y contratos para las limpiadoras!

  6. Nacionalización de todas las instalaciones de salud privadas para ayudar al sistema público a hacer frente a la crisis. ¡Salud antes que beneficios!   

  7. Reclutamiento inmediato del número necesario de profesionales de la salud para hacer frente a esta crisis. Todos los recursos materiales y equipos de seguridad necesarios para los trabajadores de la salud y otros trabajadores esenciales deben estar disponibles de inmediato.

  8. Cese inmediato de toda actividad industrial que no sea esencial para la lucha contra la pandemia.

  9. Nacionalización del sector farmacéutico.

  10. Nacionalización de los bancos y las multinacionales bajo control democrático de los trabajadores. Establecer un plan de producción que ponga los derechos del pueblo y su salud en primer lugar.

  11. No a la pérdida de puestos de trabajo debido a la crisis de COVID-19

  12. Cancelar todos los pagos de hipoteca y de alquiler mientras dure la crisis para los trabajadores que no tengan un salario o que lo tengan reducido.

  13. Cancelar todos los pagos de la seguridad social para los trabajadores autónomos y las pequeñas empresas (como los propietarios de bares)

  14. Reducir los precios de los productos esenciales que son fundamentales para la vida cotidiana de las familias trabajadoras. ¡No a la especulación!

  15. Control democrático de las existencias de productos para evitar el acaparamiento y asegurar que las tiendas tengan suficientes alimentos esenciales y productos sanitarios para todos. Crear comités de consumidores y trabajadores en la industria minorista para supervisar la distribución justa de alimentos y productos esenciales.