Violencia contra las mujeres en Rusia

22/11/2019, Sasha Alekseeva - Alternativa Feminista Socialista, Moscú 
La Rusia de hoy, que en su día fue cuna de la gran Revolución Socialista, que promovió la causa de los derechos de la mujer mucho antes que la de otros países de la época, está ahora en manos de una camarilla conservadora y autoritaria gobernante. Están retomando, paso a paso, los logros de la lucha de los trabajadores: ya no tenemos una ley sobre la violencia doméstica, no existe una "orden de alejamiento" significativa y los problemas de los derechos de las mujeres no se discuten a ningún nivel, ni en la escuela ni en los medios de comunicación controlados por el Estado. 

En 2017, las autoridades rusas transfirieron el artículo sobre "agresión" del código penal al código administrativo (civil). Al hacerlo, despenalizaron la violencia de género. Ahora una persona que ha cometido un acto de violencia machista no se enfrenta a la cárcel sino a una multa de 5000 rublos (alrededor de 70 euros). 
Un violador puede ser excusado por cualquier razón, tal vez estaba borracho o tiene un estatus social alto o una profesión socialmente aceptada. Esto es una amenaza para todas las mujeres, y reduce el número de víctimas que están dispuestas a acudir a la policía en busca de un castigo justo para el violador - ahora sólo el 10% de las víctimas están dispuestas a hacerlo. 
Esto se ve agravado por la falta de confianza en la policía, como lo demuestran las estadísticas: la policía actúa sólo en el 20% de las denuncias de las víctimas de violación, sólo entre el 3 y el 5% de los acusados son entregados a los tribunales y ni siquiera hay estadísticas sobre cuántos violadores son sentenciados. 
El año pasado, 16 millones de mujeres fueron víctimas de la violencia doméstica, pero en la situación actual no tienen a dónde acudir en busca de ayuda: los familiares suelen aconsejar a las mujeres que la sufren que se queden con su pareja por el bien de los niños y para mantener la familia. Prácticamente no hay centros de crisis a los que puedan acudir las víctimas, y los pocos centros que existen se financian con donaciones y subvenciones, que, por supuesto, pueden detenerse en cualquier momento. 
En 2018, toda Rusia estaba conmocionada por una historia, que se ha dado a conocer como el "asunto de las Hermanas Khachaturan". Tres hermanas - María (17 años), Angelina (18 años) y Krestina (19 años) - mataron a su padre, que durante muchos años había estado controlando su vida, golpeándolas, negándose a dejarlas ir a la escuela, revisando sus teléfonos e incluso animándolas a tener relaciones sexuales con él. Dos años antes de que esto ocurriera, la madre de la niñas dejó la familia, también había sufrido violencia y no podía soportarlo más. Dejó a las tres niñas solas con su agresor. Más tarde resultó que las niñas ni siquiera podían ir a la policía porque su padre tenía conexiones allí. Amenazó a sus vecinos con decir que sería desagradable que informaran de lo que pasaba en la familia. 
Ahora que la investigación se ha prolongado durante dos años, los cargos que se les imputan a las chicas en la actualidad supondrán hasta veinte años de prisión, ya que el fiscal afirma que las hermanas cometieron un "asesinato premeditado". La defensa argumenta que las hermanas actuaron en defensa propia y deben ser liberadas. 
En el verano de 2019 se produjo una ola de protestas nunca antes vista por parte de la comunidad feminista, que hasta entonces sólo había existido realmente en Internet. En Moscú hubo una serie de piquetes de una sola persona (la única forma de protesta que no necesita sanción oficial). En dos noches sucesivas durante la semana laboral participaron más de 200 personas, y en San Petersburgo se celebró una manifestación oficial sancionada a la que asistieron 4000 personas, para exigir el fin de la violencia machista. 
Sotsialisticheskaya Alternativa, la sección rusa de la mayoría del CIT trató de establecer una plataforma feminista en 2017, cuando las autoridades despenalizaron la violencia doméstica e intentaron eliminar el derecho al aborto libre. Pero debido a una serie de dificultades no llegamos lejos. Pero después de las discusiones sobre los derechos de las mujeres y cómo combatir las políticas de identidad en la Escuela de Verano de este año, quedó claro que era completamente necesario establecer un movimiento feminista socialista independiente. Los participantes de la escuela se reunieron, organizaron la primera reunión un par de semanas después y decidimos lanzar una campaña para la liberación de las hermanas Khachaturianas y contra la violencia machista.  En tres meses hemos realizado numerosos piquetes de una sola persona, discutido las razones de la violencia y cómo construir un movimiento de mujeres, iniciado protestas en otras siete ciudades y participado en una manifestación ilegal con una gran pancarta rosa, que se ha convertido en nuestra marca distintiva. 
Tomamos la decisión consciente de llamarnos "Alternativa Feminista Socialista" o "SotsFemAlternativa", porque ahora la comunidad feminista rusa está formada principalmente por blogueras burguesas, académicas y feministas culturales. Todos ellos son capaces de señalar cuando hay casos especialmente graves de violencia, pero no ven o no hablan de las verdaderas razones de la violencia, del capitalismo y de la estructura estatal, que simplemente no está dispuesta a liberar a las mujeres de la monotonía de su doble jornada de trabajo y de la violencia de género. Por eso, en nuestra campaña pública proponemos reivindicaciones mucho más amplias:
- No a la violencia doméstica
- Centros de crisis financiados por el Estado en todas las regiones
- Una nueva ley sobre la violencia de género, que incluya formación especial para la policía y los jueces que se ocupan de la violencia machista, para la introducción de "órdenes de alejamiento", para la rehabilitación psicológica gratuita de las víctimas y el tratamiento de los delincuentes
- Introducción de lecciones de educación sexual y de género en las escuelas. 

En un futuro próximo hay un plan para discutir una nueva ley sobre violencia de género en la Duma Estatal (Parlamento), pero entendemos muy bien que incluso si se aprueba bajo presión pública, en las condiciones actuales no funcionará, como cualquier otra ley en Rusia. Es por esta razón que también trabajamos para construir un movimiento más amplio para la transformación socialista de la sociedad, en el que será posible encontrar los recursos necesarios para combatir la violencia contra las mujeres y los niños, para una atención sanitaria y una educación gratuitas y de calidad, para el desarrollo de la ciencia en beneficio de las personas y no de las grandes empresas.