25 de noviembre en Brasil: ¡Recuerda que somos muchas y juntas somos más fuertes!

25/11/2019, Jane Barros, Liberdade, Socialismo e Revolución, Mayoría del CIT en Brasil

La muerte de mujeres en Brasil como resultado de la violencia, dentro y fuera del hogar, es uno de los fenómenos más bárbaros de la sociedad brasileña actual. Las cifras son tan expresivas que esas muertes se caracterizan por separado como femicidio -homicidio cometido contra mujeres de manera intencional y dirigida, resultado del sexismo y la misoginia- y no es exagerado decir que se trata de uno de los mayores problemas sociales de la actualidad.

El Atlas de la Violencia publicado en 2019 muestra una explosión de violencia con 13 mujeres asesinadas al día, una cada dos horas, de las cuales el 66% son mujeres negras. Hubo un aumento del 20,7% entre 2007 y 2017. De estas muertes, el 40% se produjeron en el interior de la vivienda y se perpetraron con un arma de fuego o un objeto punzante.

Tenemos una de las legislaciones más avanzadas del mundo, pero una estructura de apoyo que no puede hacer frente a la demanda. El año pasado, 1.133 brasileñas fueron asesinadas por cuestiones de género: un promedio de tres por día.

Con el proyecto de ley del Gobierno de Bolsonaro que flexibilizará las normas para el porte de armas de fuego, esta situación podría empeorar aún más. La industria armamentística aliada a la cultura sexista producirá nuevas víctimas si no se hace nada. El sexismo mata y autoriza a los hombres a exterminar a las mujeres en nombre de un supuesto derecho patriarcal reaccionario sobre un cuerpo que no es el suyo.

Casos detrás de las cifras

Detrás de las cifras se revelan historias de vidas interrumpidas por la violencia. En Brasil, según datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), más del 80% de los últimos delitos fueron cometidos por alguien cercano a la víctima, como un esposo, novio, padre, ex pareja o incluso vecino. El 40% de los casos ocurrieron dentro del hogar.

  • Una joven de 20 años fue apuñalada 12 veces con un cuchillo por su novio en Francisco Morato, Gran São Paulo. La razón dada por el agresor: ella no quería tener un hijo con él.
  • El 13 de septiembre de 2008, Eloá Cristina Pimentel, de 15 años, estaba estudiando con tres amigos en casa. Su ex-novio irrumpió en la casa y la mantuvo en cautiverio durante 100 horas. Disparó a dos de los adolescentes, matando a Eloá e hiriendo a Nayara en la cara.
  • Ana Carolina de Souza Vieira, de 30 años, de Fortaleza/Ceará, se mudó a São Paulo para perseguir su sueño de convertirse en modelo. Recibió numerosas amenazas de muerte de su ex-novio, quien vivía en Fortaleza y no aceptó el fin de la relación. El cuerpo de Ana fue encontrado el 4 de noviembre de 2015, después de que los vecinos notaron un fuerte olor proveniente de su apartamento. El ex-novio confesó el crimen.
  • Mércia Nakashima, una abogada de 28 años, fue asesinada por el policía militar retirado Mizael Bispo de Souza porque no quería volver a salir con él.
  • Gisele Santos de Oliveira ya no quería seguir casada con Elton Jones porque su marido era muy celoso. Su pareja le cortó las manos, su pie izquierdo y parte de su pie derecho.
  • En agosto de 2013, Mara Rúbia Guimarães, que llevaba dos años separada de su ex pareja, fue inmovilizada por él en su casa, golpeada y con un cuchillo le cortó los ojos.
  • La culturista Renata Muggiatti estaba saliendo con el doctor Raphael Marques cuando fue estrangulada y luego arrojada al vacío desde un edificio en Curitiba.

Los autores de todos estos crímenes justificaron sus acciones, diciendo que eran celosos, apasionados o que habían sido abandonados, pero al hacerlo, revelaron violentamente que pensaban que eran los dueños de estos cuerpos femeninos.

Feminicidio y capitalismo: aliados

En América Latina, nueve mujeres son asesinadas cada día como víctimas de la violencia de género. Según el informe de Mujeres de la ONU, esta región es la más peligrosa del mundo para las mujeres aparte de las zonas de guerra. Casi la mitad de las 2.559 mujeres asesinadas sólo en 2017, fueron asesinadas en Brasil.

El empeoramiento de las condiciones de vida de la clase trabajadora con el aumento del desempleo, la dependencia y vulnerabilidad de las mujeres, la falta de servicios públicos como escuelas, asistencia estudiantil, salud y ocio, todo ello contribuye al aumento de los casos de femicidio. Esto es en el contexto de un gobierno de extrema derecha que margina las políticas de igualdad de género y demoniza cualquier lucha por la igualdad de derechos que pueda ofrecer a las mujeres la oportunidad de escapar de la opresión de género y permitirles construir otra forma de vida. 

Los efectos de la crisis de 2008, que se han dejado sentir con mayor intensidad en América Latina, han empeorado aún más la situación. Han conducido a más recortes draconianos en el apoyo público a las mujeres, en Brasil se han hecho recortes enormes. El presupuesto para programas de protección de la mujer en 2019 es el más pequeño que jamás se haya hecho. Creada por el gobierno en 2012, este año sólo se destinaron 48 millones de reales. Aunque en 2015, el monto era 6 veces mayor, 290,6 millones de reales, todavía era insuficiente para combatir la cultura del exterminio.

Los centros de referencia, los albergues y las comisarías de policía especiales forman parte de la red de atención y cuidado de las mujeres que se está viendo afectada por la falta de dinero, sin mencionar la falta de políticas preventivas que impliquen campañas de educación y comunicación no sexistas que combatan el sexismo estructural.

Nuestras vidas importan: la importancia del socialismo en esta lucha

Las palabras de Rosa Luxemburg nunca han tenido tanto sentido: "nada causa más terror que las mujeres que luchan y sueñan". Cuando estas mujeres son negras y de la clase obrera, entonces el temor se materializa en violencia como un medio para silenciarlos y mantener el orden.

Por eso, en Brasil y en América Latina, luchar por la vida de las mujeres es luchar por la destrucción de este sistema. No es posible desconectar estas luchas, ya que nadie más siente tan de cerca los efectos de un sistema brutal. El capitalismo y el sexismo matan.

El feminismo socialista no es un debate teórico o abstracto sobre conceptos y caracterización, se trata de crear la posibilidad real de garantizar que nuestros cuerpos ya no estén marcados para el exterminio y que tengamos las condiciones materiales y subjetivas para vivir y alcanzar nuestro potencial, ¡vivas!