Los manifestantes egipcios rompen el muro de miedo

Serge Jordan, CIT

En la noche del viernes 20 de septiembre estallaron protestas generalizadas en Egipto. Cientos de personas se acercaron a la Plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la revolución de enero de 2011, y muchas más marcharon por las calles de otras partes del país, incluidas las ciudades portuarias de Alejandría y Suez, así como el corazón de la clase obrera de Mahalla al-Kubra.

Haciéndose eco de los cánticos y consignas de la primera ola de revueltas que sacudió Oriente Medio y África del Norte hace ocho años, los manifestantes pidieron la destitución del presidente Abdel Fattah Al-Sisi y la caída de su régimen militar, en algunos casos destruyendo carteles con el rostro del dictador. Esto ha ido acompañado de la mayor "manifestación digital" en años, con cientos de miles de tweets pidiendo a Al-Sisi que renuncie.


Estas manifestaciones han sido relativamente pequeñas en tamaño hasta ahora, y aún está por verse si se transformarán en un movimiento más grande. Pero su propia erupción en un país bajo ley marcial, los riesgos asumidos por los participantes, la rápida extensión de las protestas por todo Egipto y la audacia de las demandas de los manifestantes, han hecho un daño irreparable al prestigio de la cara visible del régimen y marcan un paso decisivo en la superación del "muro de miedo" construido mediante años de salvaje represión estatal. 

Los implacables ciclos de recortes y ataques a los niveles de vida que provocan pobreza, junto con la supresión sistemática de las libertades más elementales por parte del régimen, han creado un volcán inmensamente explosivo listo para estallar en cualquier momento. Después de tomar el poder mediante un golpe militar en el verano de 2013, Al-Sisi y sus secuaces han instalado una de las dictaduras más brutales del capitalismo moderno, con la bendición política de las principales potencias imperialistas, que proporcionan ayuda financiera y abundantes ventas de armas. Algunas de estas armas occidentales son utilizadas por las fuerzas de seguridad egipcias para sofocar la actual ola de protestas. 

Pero como Napoleón dijo una vez: "Puedes hacer cualquier cosa con bayonetas excepto sentarte sobre ellas". Ningún régimen puede sobrevivir mucho tiempo sólo con una fuerza militar brutal. El hecho de que se enfrente a un desafío renovado y abierto en las calles demuestra que incluso la violencia más feroz desatada por las clases dominantes nunca proporciona inmunidad a largo plazo contra los levantamientos revolucionarios.  

Las imágenes y videos que circulan en los medios sociales muestran que los manifestantes son predominantemente jóvenes, a menudo al final de la adolescencia o con poco más de veinte años. La generación que participó activamente en la revolución de 2011 ha recibido la represión radical del régimen; muchos han sido encarcelados, asesinados, torturados o forzados al exilio. Demasiado joven para participar realmente en ese momento, y menos directamente afectada por los reveses de la última década, una nueva generación está saliendo a la palestra con valentía. 

La chispa

La chispa inmediata para este movimiento fue proporcionada por nuevas revelaciones sobre la corrupción y el lujo obsceno de la élite gobernante. Un ex actor y magnate de la construcción llamado Mohamed Ali, que obtuvo grandes beneficios de sus contratos con el ejército egipcio, publicó en las últimas semanas una serie de vídeos de su autoimpuesto exilio en España. En ellas, acusó a Al-Sisi, a su esposa y a altos oficiales militares de destinar miles de millones de dólares públicos a proyectos vanidosos y egoístas, como la construcción de viviendas, palacios y hoteles de lujo, e hizo un llamamiento a la gente para que se manifestara. Desde entonces, algunos ex oficiales militares y de inteligencia han fundamentado acusaciones similares. 

El creciente control de los altos mandos militares sobre la economía egipcia y la concentración personal de poder en manos del círculo cerrado de Al-Sisi ha generado rencores y frustraciones entre los sectores de la gran élite empresarial y militar del país, que se han mantenido al margen. La figura accidental de Mohamed Ali es una manifestación típica de estas capas. Pero sus denuncias han alimentado la rabia de millones de egipcios que se enfrentan a una infraestructura en ruinas y a la creciente pobreza, desempleo, inflación y falta de vivienda. Incluso las cifras notoriamente subestimadas del Banco Mundial hablan de un 60% de egipcios que viven actualmente por debajo o cerca del umbral de la pobreza. 

La subordinación del régimen de Al-Sisi a los planes de austeridad impuestos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como condición para un paquete de préstamos de 12.000 millones de dólares ha causado estragos sociales y ha aplastado las condiciones de vida de la clase obrera y la clase media egipcia. Según las propias cifras del gobierno, otros 4 millones de personas han caído en la pobreza entre 2015 y 2018. Las masas no han visto el crecimiento económico de Egipto, elogiado por los analistas pro-capitalistas globales y las agencias de calificación. A medida que las protestas callejeras de los últimos días subrayan una nueva fase de resistencia más abierta al régimen de Al-Sisi, también han enviado alarmas a los mercados. Por primera vez desde 2016, la bolsa egipcia suspendió sus operaciones el domingo tras experimentar su mayor caída en años.      

Confusión a la cabeza del régimen

Desde el viernes se mantiene una fuerte presencia de seguridad en la plaza Tahrir. Los vehículos blindados han sellado la plaza y las fuerzas de seguridad han cerrado los cafés del centro de El Cairo, en un intento de bloquear más protestas. Cientos de manifestantes y activistas políticos han sido arrestados por la policía, y algunos "veteranos" de la revolución de 2011 también han sido blanco de ataques. Sin embargo, esto no impidió que una nueva ola de manifestantes saliera a las calles en otras zonas y ciudades del país el sábado, particularmente en Puerto Saíd, donde las fuerzas estatales dispararon gas lacrimógeno, balas de goma y munición real. El domingo, se supo que Facebook Messenger, BBC News y algunos otros servidores de medios sociales y medios locales de noticias en línea habían sido interrumpidos o bloqueados.

A pesar de ello, es notable que la represión hasta ahora ha sido inusualmente baja, al menos en comparación con lo que era habitual para el régimen de Al-Sisi. El organismo de acreditación de medios de comunicación extranjeros del gobierno emitió el sábado una declaración con veladas amenazas de enjuiciar a los periodistas extranjeros si informan de los hechos de forma "exagerada", pero sin mencionar explícitamente las protestas. Por su parte, la mayoría de los medios de comunicación nacionales han guardado silencio.

La relativa timidez del régimen para utilizar toda la fuerza del Estado hasta ahora ha llevado a algunos de la izquierda a creer que las protestas han sido orquestadas "desde dentro". Por supuesto, los intentos de segmentos de la élite gobernante de desviar este movimiento contra Al-Sisi para su propio beneficio personal, y para salvaguardar el sistema del que se benefician, están en la naturaleza de tales situaciones. Si las protestas se desarrollan, las alas del ejército podrían decidir moverse contra Al-Sisi, ya que el "hombre fuerte" agota su capacidad para asegurar la estabilidad del régimen gobernante. En este sentido, el "dictador favorito" del presidente estadounidense Donald Trump podría convertirse pronto en un grave problema. De ahí la importancia de que el movimiento no se limite a atacar a Al-Sisi y a su entorno inmediato, sino que se esfuerce por barrer toda la estructura podrida en la que se apoyan.

Pero reducir el movimiento actual a una conspiración bien orquestada no logra apreciar el nivel de ira genuina que hierve bajo la superficie. Un residente de 19 años de Boulaq, un barrio obrero de El Cairo, le dijo al New York Times: "La gente estaba esperando la oportunidad de protestar - los videos de Mohamed Ali no son la verdadera razón por la que lo hicieron. La razón es que la gente quería actuar". 

La falta de confianza del régimen en la imposición de una sangrienta represión en este momento es, sobre todo, una indicación del estado general de conmoción, división y confusión en las altas esferas del aparato estatal egipcio sobre cómo reaccionar ante este desafío, en gran medida espontáneo, desde abajo. Muchos en la clase dominante entienden que el derramamiento de una gran cantidad de sangre para derribar el movimiento podría volver para atormentarlos: incluso la amenaza más pequeña al estatus de Al-Sisi y al control del poder puede rápidamente amenazar la existencia del régimen, si se convierte en un movimiento de masas que desafíe todo el edificio del régimen. Sobre todo, temen que, al igual que en enero de 2011, la clase obrera pueda empezar a recuperar la confianza después de un largo período de subyugación, y entrar en la lucha con sus propias demandas. El lunes, los trabajadores de Cerámica Cleopatra, una planta de la zona industrial de Suez, salieron en protesta contra Al-Sisi - ¡en una manifestación que su jefe había organizado para mostrar su apoyo al dictador! Este episodio nos habla de lo rápido que puede cambiar el estado de ánimo una vez que el miedo de las masas comienza a desvanecerse.

En cualquier caso, la violencia contrarrevolucionaria sigue siendo una parte integral e inevitable del arsenal de la élite gobernante para tratar de ahuyentar la acción de las masas, y los manifestantes deben estar preparados para defenderse. Los comités de acción en las comunidades, lugares de trabajo, escuelas y universidades pueden ayudar a organizar la resistencia contra la represión del régimen, así como a encabezar acciones futuras a un nivel más amplio y organizado.  Los llamamientos a los muchos reclutas pobres del ejército con un programa audaz de cambio social y económico, y los llamamientos a crear comités de acción de base para purgar al ejército de su jerarquía corrupta, socavarían fundamentalmente tanto las capacidades represivas del Estado como las nuevas posibles maniobras de las alas del establishment militar y de seguridad para utilizar la maquinaria del Estado con el fin de descarrilar el actual movimiento de protesta, como lo hicieron en 2011 y en 2013.    

Nueva ola de luchas de masas en la región

Aunque ha tomado por sorpresa a bastantes comentaristas, la crisis actual se ha estado gestando durante algún tiempo. El miedo a un posible contagio revolucionario fue el factor que impulsó el papel activo del Estado egipcio en la asistencia al Consejo Militar Transitorio en Sudán, en su intento de represión sangrienta de la lucha revolucionaria allí. En cambio, los manifestantes egipcios parecen haber sido envalentonados por la revolución vecina, que selló el destino del dictador sudanés Al-Bashir en abril pasado, así como por el movimiento en curso que derribó al ex presidente Bouteflika en Argelia. Como dijo un activista egipcio: "Querían el comienzo de un escenario egipcio en Argelia... ahora el escenario de Argelia ha comenzado en Egipto". Los acontecimientos en Egipto, si cobran impulso, podrían a su vez avivar las llamas de la revuelta contra los muchos regímenes opresores de la región. Las recientes elecciones presidenciales en Túnez, en las que todos los candidatos favoritos de la clase dominante, incluido el primer ministro saliente, han sido derrotados en gran medida en la primera vuelta, es otro indicio más de que el orden político dominante impuesto por el capitalismo y el imperialismo tras la llamada "primavera árabe" es un completo caos.

Sin embargo, las experiencias recientes en todos estos países apuntan a una lección vital: si la clase obrera, las masas pobres y la juventud revolucionaria quieren acabar con la pobreza y la represión de una vez por todas, necesitan desarrollar su propia alternativa basada en sus propios partidos, independientes de y contra todas las alas de las élites capitalistas dominantes, que siempre tratarán de secuestrar, desviar, dividir y aplastar a los movimientos revolucionarios para preservar su sistema podrido y explotador. 

Mohamed Ali es un multimillonario de poca confianza que se ha peleado con el régimen por sus propios intereses personales. Pero tiene razón cuando dice que "el sistema es el culpable" y que "necesitamos un nuevo sistema".  Fue en el contexto de la crisis económica mundial del capitalismo de 2008-2009 que la primera ola de revoluciones sacudió a la región. Con una nueva recesión mundial en el horizonte, los problemas que sufren los trabajadores egipcios y los pobres sólo se exacerbarán mientras continúe el capitalismo. 

Un nuevo capítulo de la revolución egipcia inacabada podría estar a punto de abrirse. Ali ha hecho un llamado para una "marcha del millón" el viernes, para que los estudiantes se declaren en huelga, y para que los manifestantes llenen todas las plazas principales del país. Como se ha hecho una primera ruptura en las defensas del régimen, este movimiento bien podría desbordarse, aunque las duras derrotas experimentadas por las masas egipcias en los últimos años y el inevitable escepticismo sobre el resultado de un nuevo levantamiento revolucionario no se superarán de la noche a la mañana.

Para que esto suceda, el movimiento necesita armarse con un programa no sólo dirigido a derrocar el gobierno de Al-Sisi, sino también a abordar todas las cuestiones centrales que enfrentan los trabajadores, los pobres y sus familias: cómo poner comida en la mesa, garantizar empleos para los jóvenes desempleados, desarrollar vivienda decente, infraestructura, educación, salud y transporte público, poner fin al acoso sexual generalizado de las mujeres y las niñas, y así sucesivamente.

Mientras luchan por la libertad de expresión, los sindicatos dirigidos democráticamente, el fin de la tortura estatal y la liberación de los prisioneros políticos, los socialistas también deben luchar para que la obscena riqueza de la élite gobernante de Egipto sea arrebatada de sus manos y utilizada para mejorar la vida de la gente. Repudiando la deuda del país y nacionalizando las grandes corporaciones, los bancos y los grandes patrimonios, empezando por las propiedades y los negocios del corrupto gobernante militar, y apelando a los millones de trabajadores y pobres para que gestionen democráticamente la economía y la sociedad de acuerdo con las necesidades de la gran mayoría, se podría construir un nuevo Egipto socialista y democrático, libre de opresión y explotación.