8 de marzo - Día Internacional de la Mujer Trabajadora


El coronavirus y la crisis económica amenazan las conquistas de las mujeres:¡Organízate y lucha!

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, cuando en todo el mundo se intensifica la lucha por los derechos de las mujeres. 

En la página web de ROSA www.rosainternational.org se pueden encontrar más informes sobre el 8M de diferentes países.

02/03/2021, Declaración conjunta de Alternativa Socialista Internacional (ASI) y ROSA Internacional.

Si bien 2019 fue un año de revueltas masivas, en las que las mujeres, y en particular las jóvenes, y sus reivindicaciones, formaron parte integral y estuvieron a menudo en primera línea, creando esperanza para las mujeres de todo el mundo, la pandemia y la crisis económica actual que desencadenó en 2020 suponen una amenaza real para los logros que las mujeres han conseguido en décadas anteriores.

8 de marzo 2021: la lucha de la mujer trabajadora más necesaria que nunca

Viki Lara, Socialismo Revolucionario (ASI en el Estado español)

El 8 de marzo del año pasado, si bien no vio otra Huelga Feminista de las proporciones de 2018 y 2019, sí que fue otra jornada de lucha masiva con huelga convocada en algunas zonas entre el propio domingo 8 de marzo y el lunes siguiente, y millones de mujeres y hombres protestando contra la violencia machista, y contra el machismo y la discriminación que sufrimos las mujeres trabajadoras como cuidadoras, en las calles, en nuestros trabajos, ante los tribunales, etc.


Durante la semana siguiente no vimos solamente como se multiplicaban los casos de COVID-19, se saturaban los hospitales y llegaban en cascadas las restricciones hasta el confinamiento que se impuso sobre todo el estado, uno de los más restrictivos de Europa y el mundo. También tuvimos que sufrir por feministas los ataques habituales de la derecha, esta vez culpándonos de la multiplicación de la pandemia por las protestas del 8 de marzo, unos ataques especialmente hipócritas ya que éramos precisamente las mujeres las que más decisivamente estábamos luchando contra la pandemia.


Al fin y al cabo, las mujeres somos la mayoría del sector sanitario (por supuesto las enfermeras por abrumadora mayoría, pero también son mayoría las médicas sobre los médicos), al igual que en otros muchos sectores en primera línea de lucha contra el coronavirus o esenciales durante el periodo de confinamiento como las cajeras de supermercados.


La pandemia destapó las carencias de servicios esenciales que se deberían realizar de manera pública, como las residencias de ancianos y la ayuda a domicilio. Estos servicios están en muchos casos privatizados y bajo el control de empresas que explotan a sus trabajadoras con sueldos y condiciones miserables, mientras los usuarios reciben servicios insuficientes. Estas trabajadoras tuvieron además una gran carencia de equipos de protección (EPIs) contra el coronavirus. Pero también se destapó que incluso en la sanidad pública hubo esta falta de EPIs, además de contratos también muy precarios en el caso de las enfermeras.


Las mujeres además estamos siendo las principales víctimas de la crisis económica no causada pero sí desencadenada por la pandemia. Durante el confinamiento, se perdieron más de 900.000 puestos de trabajo que no percibieron ni ERTE ni prestación por desempleo, y en su mayoría se trataba de mujeres, ya que nosotras solemos tener los trabajos más precarios y con peores condiciones, muchas veces ni siquiera con contrato. Aún hoy, hay aproximadamente medio millón de trabajadores en ERTE (por lo tanto, contando como activos a pesar de no estar trabajando), pero aún así el desempleo se sitúa en más de 16%, más del 18% en el caso de las mujeres. Estas condiciones de precariedad y desempleo masivo están aumentando la pobreza extrema, incluyendo las colas del hambre a las puertas de los “bancos de alimentos”.

Y al igual que durante el confinamiento aumentó la violencia machista ante la situación de unas víctimas que pasaban las 24 horas del día con su maltratador, ahora nos podemos encontrar con las mismas situaciones de maltrato y que las mujeres no se vean capaces de salir de estas relaciones, pero esta vez por causa de las condiciones de pobreza y dependencia económica y desempleo afectando principalmente a las mujeres (y también a las familias monoparentales, en su mayoría encabezadas por una mujer). Las mismas causas pueden llevar a mujeres a no denunciar abusos o agresiones sexuales en sus puestos de trabajo, por miedo a perder el empleo en medio de una brutal crisis económicas, o en otras situaciones de dependencia como en de arrendadores, etc. 


Los gobiernos de todos los signos a nivel municipal, autonómico e incluyendo el gobierno estatal de PSOE-Unidas Podemos (que se dice progresista y feminista) se han mostrado completamente incapaces de gestionar la pandemia, al poner la apertura económica sobre la salud, no aumentar el personal sanitario y educativo, y tampoco han evitado la situación de extrema pobreza. Mientras algunas medidas como la introducción de una renta mínima vital o la subida del salario mínimo han sido bienvenidas por los trabajadores, estas mejoras no llegan por trabas burocráticas o se retrasan nuevas subidas del salario mínimo bajo la presión de la patronal.


Es más necesario que nunca continuar la lucha del movimiento feminista, de forma decidida y coordinada a nivel estatal para cambiar estas realidades. No nos basta con esperar las reformas tardías e insuficientes del gobierno, sino que necesitamos un cambio de sistema que ponga las necesidades de las personas sobre los beneficios empresariales y que termine con todo tipo de discriminación y opresión.


Elecciones catalanas: ¿Qué camino seguir para continuar la lucha?

20/02/2021, Socialisme Revolucionari

Por tercera vez en poco más de cinco años, el pasado domingo 14 de febrero hemos tenido elecciones en Catalunya. Se convocaron después de que el Estado español destituyera, una vez más, al presidente electo de la Generalitat como parte de su persecución al movimiento independentista. Esta implacable represión socava incluso los escasos derechos democráticos del régimen posfranquista. Pero no habrá descanso para el “establishment” después de estas últimas elecciones, ya que la profunda crisis del capitalismo en Catalunya y el Estado español no hará más que continuar, agravada por la mala gestión de la pandemia del COVID-19 y la aguda realidad económica relacionada con ella.

¡Unamos nuestras voces por la libertad de Pablo Hasél!

Asistentes al acto por la libertad
de Hasél en Lleida

¡Movilización contra la represión del Estado! 

14/02/2021, Rob MacDonald, SR Catalunya

A medida que la crisis del capitalismo se profundiza también lo hace la represión estatal. El próximo encarcelamiento de Pablo Hasél es el último ataque de un Estado español que ataca las libertades fundamentales que se supone debe proteger. Debemos hacer frente a esto movilizándonos y organizándonos, pero también entendiendo que debemos luchar por el fin del sistema capitalista como única forma de garantizar la libertad artística, económica y social.

Universidad Marxista Virtual: ASI celebra su mayor reunión internacional

Signos brillantes de una organización mundial en crecimiento

Anna Barnett, Socialist Alternative (ASI en Estados Unidos)

Más de 1,500 miembros y simpatizantes de ASI procedentes de 39 países asistieron el pasado fin de semana a la segunda Universidad Marxista Virtual (UMV). El evento se centró en la educación política, con decenas de discusiones sobre la teoría marxista y la historia revolucionaria. También estuvo lleno de discusiones sobre las perspectivas de los procesos y las luchas que se están llevando a cabo en todo el mundo actualmente, así como sobre la construcción de ASI.

BREXIT: UN ACUERDO SIN GANADORES


No hay euforia entre las grandes empresas ni entre los trabajadores, sino más bien un alivio de que el largo y tedioso proceso haya terminado y, coincidiendo con la crisis de Covid-19, un sentido más fuerte que nunca de la incompetencia tory.

Sarah Wrack, Socialist Alternative (ASI en Inglaterra, Gales y Escocia)

Cuatro años y medio después de la votación para abandonar la UE, se acordó finalmente el tratado comercial a última hora antes de la fecha límite de Boris Johnson del 31 de diciembre de 2020. El Parlamento tenía pocos días para examinar el acuerdo antes de ratificarlo, burlándose de la idea de que para el ala de derecha tory el Brexit era todo acerca de “retomar el control”.

TÚNEZ: PROTESTAS GENERALIZADAS SACUDEN AL GOBIERNO AZOTADO POR LA CRISIS


A 10 años de que la Revolución Tunecina empezara, una vez más el pueblo tunecino se ha declarado en rebelión contra la pobreza, la injusticia y la marginalización bajo la cual aún viven

Declaración de Tayaar al’Amael al’Qaaedi, ASI en Tunez.

A pesar de que la revolución haya tenido éxito en desenraizar los símbolos del régimen dictatorial de entonces, todos los gobiernos sucesivos posrevolucionarios han continuado con las mismas políticas del periodo prerrevolucionario. No tienen absolutamente ninguna solución que ofrecer a la crisis económica y social del país; de hecho, solo han contribuido a profundizar esta crisis en cada paso que han tomado.

10 años de revolución en el mundo árabe: ¿Primavera descolorida?

Como fichas de dominó, en 2011 los regímenes cayeron en una gran ola revolucionaria: Ben Ali en Túnez, Mubarak en Egipto, Gadafi en Libia, Saleh en Yemen. Las ocupaciones de plazas en Egipto inspiraron el movimiento "Occupy" en Estados Unidos y el 15M en el estado español. Después de que el capitalismo demostrara su continua vulnerabilidad a la crisis en 2009, los movimientos en el norte de África y Oriente Medio demostraron que la “revolución” es más que una palabra en los libros de historia.

EE.UU. Violencia de extrema derecha en el Capitolio

Los sindicatos, los movimientos sociales y los socialistas deben organizarse para silenciar a la extrema derecha

Reacción de Kshama Sawant, elegida para el Consejo de la Ciudad de Seattle y miembro de Alternativa Socialista (ASI en EEUU) 7/01/2021

El horrible despliegue de violencia de la extrema derecha que estamos viendo hoy en Washington es un recordatorio aterrador de que, aunque Trump perdió las elecciones, los trumpistas y el extremismo de derecha están en auge. Trump y su base reaccionaria se niegan a aceptar el resultado de una elección democrática. Alternativa Socialista se solidariza con todos los que luchan contra la derecha y con todos los que han quedado atrapados en el Capitolio, incluidos los conserjes, los trabajadores de mantenimiento y otros empleados.

Polonia: Nueva movilización por el derecho al aborto

19/12/2020, Laura P. y Brune, ROSA Bruselas

Miles de personas se manifestaron en Varsovia el domingo 13 de diciembre para protestar contra el fallo del Tribunal Constitucional que impone una prohibición casi total del aborto en el país, y también para exigir la salida del gobierno conservador.


Los manifestantes cruzaron la ciudad hasta la casa del viceprimer ministro Jaroslaw Kaczynski, considerado el hombre fuerte de los conservadores gobernantes (PiS) y la verdadera persona responsable de la decisión del tribunal.


Esta movilización se produjo poco después de los movimientos masivos en toda Polonia para defender el derecho al aborto.

La izquierda y la transfobia: falsa ciencia y falso marxismo

Conor Payne, Socialist Party (ASI en Irlanda) y ROSA Irlanda. Original en inglés escrito 12/05/2020.

Las personas trans se enfrentan a la opresión en todo el mundo. En EEUU, las mujeres trans tienen 4 veces más probabilidades de ser asesinadas que las mujeres cisgénero, y las mujeres trans negras 7 veces más que la población general. En el Reino Unido, 2018-19 vio un aumento del 37% en los delitos de odio contra las personas trans. Un estudio realizado por el grupo británico LGBTQ+ Stonewall descubrió que 1 de cada 4 personas trans habían vivido en la calle en algún momento de sus vidas, mientras que el 12% de las personas trans reportaron violencia física o acoso en el lugar de trabajo en el último año. En Irlanda, una encuesta de la Red por la Equidad Transgénero de Irlanda descubrió que el 80% de los encuestados evitaban al menos algunos lugares o situaciones públicas debido al miedo al acoso y el 78% había pensado en el suicidio en algún momento de sus vidas, con un 40% que había cometido al menos un intento.

25N: ¡Necesitamos un feminismo socialista contra la violencia capitalista!

25/11/2020, Declaración de la Comisión Internacional de la Mujer de ASI 

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fundado en 1981 tras el asesinato de las hermanas Mirabal por la dictadura militar de Trujillo en la República Dominicana. Para nosotras, las feministas socialistas, la lucha por el fin de la violencia contra las mujeres debe ser una lucha anticapitalista. La violencia sólo es posible porque se nutre de un modelo de sociedad que legitima una idea/imagen de las mujeres como inferiores, más frágiles y al final, menos humanas. Esto no nos sorprende, ya que el capitalismo necesita mantener la familia "tradicional" y los roles de género para explotar el trabajo remunerado y especialmente también el no remunerado de las mujeres; y ya que el capitalismo necesita crear divisiones y clasificar a los seres humanos, identificándolos como más vulnerables, para justificar toda forma de violencia en nombre del mantenimiento de este sistema.

25 de noviembre: lucha anticapitalista contra la violencia de género


24/11/2020, Viki Lara, Socialismo Revolucionario (ASI en el Estado español)

Pronto cerraremos el año 2020, un año que ha sido nefasto por la pandemia que ha causado ya decenas de miles de muertos en el estado español y millones de contagios, y un crecimiento espectacular del paro, la pobreza extrema y la desigualdad que, como ya hemos analizado, no son solamente consecuencia de la pandemia, sino de un sistema económico que estaba preparando una nueva crisis global ya antes del coronavirus, y la debilidad y precariedad laboral del capitalismo en el estado español.

Pero además, ahora que nos estamos acercando al 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia Machista, no podemos dejar de recordar lo que ha supuesto la pandemia y el confinamiento para las mujeres.

Levantamientos globales contra la opresión: el feminismo socialista es más necesario que nunca

El aumento de la opresión y la explotación está creando una situación explosiva para la que los socialistas deberían prepararse conscientemente.

12/11/2020, Emma Quinn, Socialist Party (ASI en Irlanda)

Siempre que hay una crisis, sea una guerra, catástrofe climática o pandemia, son las mujeres, las personas de color, las poblaciones indígenas, los sectores más oprimidos y explotados de la clase pobre y trabajadora los más afectados. Lenin lo expresó bien: “La sociedad capitalista es y siempre ha sido un horror sin fin”.

Ataque terrorista en Viena: ¡Solidaridad contra el terrorismo, el racismo y la intolerancia!


El ataque terrorista en Viena exige una respuesta decidida del movimiento obrero. Un primer paso significativo sería que la izquierda, los antifascistas y los sindicatos organizaran un encuentro contra el terrorismo, el racismo y el fanatismo y sus causas para enviar una fuerte señal de la unidad de la clase obrera sin importar el origen nacional, la raza o la religión.

Declaración del Comité Ejecutivo de Sozialistische LinksPartei, ISA en Austria.Original publicado el 3 de noviembre.

La conmoción que causó el ataque terrorista en el centro de Viena el lunes por la noche está aún muy presente en todos nosotros. Nuestros pensamientos están con las víctimas de este cruel ataque. Aunque todavía no se sabe mucho sobre lo ocurrido, está claro que los asesinos utilizaron la violencia para matar a las personas que querían disfrutar de la última noche antes del encierro, así como a los empleados de los restaurantes y a los transeúntes. El objetivo era despertar el miedo, dividir e intimidar.

Las enfermeras, los paramédicos, los trabajadores sociales y otros son los más afectados, trabajadores que, además de las cargas masivas de la crisis del coronavirus, ahora trabajan a pleno rendimiento para cuidar de las víctimas y sus familias. Un representante del personal de los Servicios Médicos de Emergencia de Viena dijo durante la noche en la emisora Zeit im Bild (ZIB): "Hago un llamamiento a todos mis colegas para que se presenten al deber y estén presentes en sus lugares de trabajo. Me inspiró políticamente el (ex) alcalde Zilk, quien dijo: "Garantizo a todos los vieneses una ambulancia y una cama de hospital". Ahora tenemos COVID-19 e incluso este ataque terrorista encima, y esta ciudad ha crecido, pero no el número de ambulancias".

El movimiento obrero debe ahora encontrar una respuesta a este ataque, a los grupos reaccionarios del fundamentalismo islámico de derecha, al peligro de la militarización del racismo por parte de la clase dominante y la derecha y proporcionar un programa contra el terror, el racismo y la división.

El peligro de las fuerzas de la extrema derecha y del fundamentalismo islámico

Aún no está claro si el principal objetivo del ataque fue la sinagoga y si el principal motivo fue el antisemitismo. Pero ya sabemos que al menos uno de los atacantes era un seguidor del "Estado Islámico". Los ataques terroristas en Francia en las últimas semanas nos han mostrado el peligro que el fundamentalismo islámico de derecha representa para la clase obrera. El odio y la violencia que emanan de estas fuerzas siempre afectan en primer lugar a los trabajadores ordinarios y a los jóvenes. Ellos son con frecuencia el objetivo de esos ataques. Esto también se debe a que los ricos y poderosos viven y disfrutan de su tiempo libre separados del resto de la población.

En Austria, también, las fuerzas reaccionarias han tratado de tomar la ofensiva en los últimos meses. Este verano, cuando los Lobos Grises fascistas atacaron a los izquierdistas y sindicalistas kurdos y turcos en el Ernst-Kirchweger-Haus (EKH), un centro de izquierda en el 10º distrito de Viena, fueron los izquierdistas y antifascistas quienes lideraron la lucha contra estos ataques. Al mismo tiempo, el partido político conservador ÖVP, mostrando su compasión tras los acontecimientos de ayer, exigió el cierre del EKH.

Incluso ahora es sólo el movimiento obrero el que puede encontrar una respuesta efectiva a estos ataques a escala internacional. La clase dirigente puede pronunciar grandes discursos y demostrar una falsa preocupación, pero en realidad son sus gobiernos los que, a través de sus políticas, son en parte responsables de esos ataques. Para supuestamente "defender nuestros valores", la clase dominante ya ha restringido precisamente esos "valores", como los derechos democráticos básicos, después del ataque a las Torres Gemelas. Es de temer que el gobierno del canciller Sebastián Kurz del conservador ÖVP tenga planes similares. Como demuestran las medidas de "lucha contra el terrorismo" en Francia y otros países, el peligro que emanan de los fundamentalistas islámicos de derecha no disminuirá con más represión y vigilancia. Por lo contrario, la "guerra contra el terror" dirigida por los Estados Unidos, el estado de emergencia en Francia durante años y el aumento de incentivos racistas contra los migrantes y los refugiados sólo han agravado la situación porque han contribuido a la división de la sociedad. Quien quiera luchar contra el terror debe preocuparse de sus causas fundamentales.

La hipocresía del gobierno de Kurz y de los partidos políticos gobernantes

Las palabras del Canciller Kurz, el Ministro del Interior Nehammer y compañía después de este ataque ya se asemejan en parte a la retórica del gobierno francés, que en los últimos días ha hablado de una "guerra contra el Islam". Kurz, como uno de los principales políticos de la derecha populista de la burguesía en Europa, es en parte responsable de la creciente exclusión de los sectores migrantes y musulmanes de la población en Austria y Europa por su incitación y política racistas.

Las políticas del gobierno de Kurz ya han costado miles de vidas en el Mediterráneo, en las zonas de guerra, en las detenciones para deportaciones y en los hospitales durante la COVID-19. El racismo, la exclusión y el odio siempre juega a favor de fuerzas reaccionarias como ISIS. En las recientes elecciones locales de Viena, el conservador ÖVP, el FPÖ de extrema derecha y otros partidos volvieron a hacer campaña deliberadamente para que se produjeran más deportaciones, aislamiento y exclusión fomentando el racismo. Al mismo tiempo, el gobierno federal coopera con regímenes reaccionarios como el de Turquía o Arabia Saudita y exporta armas que se utilizan en las sangrientas guerras de Oriente Medio. ¿Y este gobierno quiere ahora ser visto como el defensor de una "sociedad libre" contra el Islam reaccionario? ¡Esta hipocresía debe ser denunciada!

Lo que es particularmente repugnante es que Kurz y su partido harían cualquier cosa para usar el ataque para sus propios fines. La clase dominante austriaca quiere distraernos de su política de racismo y austeridad, que se nota especialmente durante la crisis del coronavirus, y habla de "unidad nacional" contra el "enemigo externo". Hemos visto esta charla de "unidad nacional" más recientemente al comienzo de la crisis del coronavirus. Se nos dice que todos estamos en el mismo barco, pero nuestra experiencia diaria muestra lo poco que eso es cierto.

En este momento, el movimiento obrero y los sindicatos no deben ceder a esta presión. No deben ceder en la crítica necesaria a las medidas del gobierno federal: la falta de camas de hospital, el hacer caer los costes de la crisis sobre la clase obrera y las próximas reacciones represivas en respuesta a este ataque terrorista. La referencia del representante del personal de los Servicios Médicos de Emergencia de Viena a la falta de recursos no sólo era razonable, sino necesaria. El sindicato no debe aceptar que tales críticas se omitan en informes posteriores.

Debemos prepararnos para los intentos de aumentar la represión y la vigilancia del Estado con el pretexto de la "seguridad interna". Los políticos que ahora dan las gracias a las enfermeras, los paramédicos y otros servicios de emergencia son también los responsables de las desastrosas condiciones de trabajo de esos trabajadores, como la insuficiencia de equipos y fondos. Las mismas personas que ahora pedirán y asignarán más dinero a la policía no han proporcionado ningún fondo adicional para el servicio de salud en los últimos meses y, por lo tanto, también son responsables de más muertes debidas a la COVID-19.

Las causas del terrorismo

Son las guerras, las exportaciones de armas y la agitación de los gobiernos europeo y estadounidense las que han hecho que el fundamentalismo islámico de derecha se haya extendido. Las personas que huyen del Iraq, Siria y otros países huyen del mismo terror y los regímenes terroristas que han surgido como resultado de estas guerras. Independientemente de quiénes hayan sido los perpetradores, es esencial tomar el terreno de base del terror.

Durante años, grupos como ISIS han contado con que los migrantes y los musulmanes en Europa sean sistemáticamente discriminados. El periodista Karim El-Gawhary lo dejó claro en un post de Facebook: "En un manifiesto de 2015 en la revista online de IS Dabiq, se describió una dinámica que los militantes islamistas quieren explotar para sus propios fines. La idea era relativamente simple. Con cada ataque islamista en Europa y Occidente, el sentimiento anti-islámico crece. El resultado sería la polarización y, como se llamó en su momento, "la eliminación de la zona gris", ya que la coexistencia entre musulmanes y no musulmanes se redefine. Con la exclusión de los musulmanes en Occidente, sería más fácil conducirlos a los brazos de los militantes islamistas y su ideología y sería fácil reclutarlos".

Si el racismo en Austria aumenta como resultado de los atentados y se agita deliberadamente por aspectos de la política actual, entonces los autores habrán logrado su objetivo. Saben muy bien que esos ataques están armados de racismo lo cual, a su vez, les favorece. El aumento del racismo, pero también los crecientes problemas sociales debidos a la crisis mundial del sistema capitalista, hacen que fuerzas reaccionarias de diversa índole puedan presentarse como salvadoras y, por lo tanto, reclutar para sus ideologías. La pobreza, el desempleo, las dificultades sociales y la falta de perspectivas han llevado a la radicalización de la derecha en Austria, en particular entre una generación completamente aislada y excluida. El fundamentalismo islámico es una cara de la moneda, el extremismo de derecha austriaco la otra.

Es un hecho que la gran mayoría de todos los musulmanes tienen tan poco que ver con el terrorismo como la gran mayoría de los cristianos no tienen nada que ver con los autores de los ataques a mezquitas en Christchurch. Pero dice algo del clima racista cuando muchos musulmanes se sienten obligados a distanciarse explícitamente de tales actos, lo que no suelen hacer los seguidores de otras religiones en cuyo nombre se comete el terrorismo. El terror de la extrema derecha, ya sea fascista o fundamentalista islámico, debe ser combatido por el movimiento obrero. Para ello, se necesita una alternativa de izquierda para canalizar la ira contra este sistema, de modo que estas fuerzas reaccionarias ya no tengan base para propagarse.

Lo que se necesita ahora es un programa eficaz contra el terror, el odio, la agitación y el racismo: más dinero para el bienestar social, empleos, salarios más altos, educación y salud; una lucha contra toda forma de racismo, sexismo y discriminación; el fin de las políticas de guerra y las exportaciones de armas del imperialismo europeo y estadounidense; y una ofensiva de la izquierda y los sindicatos para la unidad de la clase trabajadora.

Se necesita más dinero para los centros juveniles y centros de atención similares, porque pueden ser lugares que rompen el aislamiento social de los jóvenes, en particular durante la crisis del coronavirus. Se necesitan miles de millones para invertir en escuelas e instituciones educativas, más personal, más profesores y trabajadores sociales. Es urgente ampliar y financiar plenamente los servicios de emergencia y el sector de la salud, y aumentar el personal. Es inaceptable que esos servicios ya estén al límite de su capacidad en "tiempos normales", por el contrario necesitan recursos suficientes para poder garantizar la atención sin problemas en situaciones de crisis. Dejen de exportar armas y de cooperar con los partidarios del terror fundamentalista en Turquía, Arabia Saudita, etc. Dejen de cooperar militarmente con la OTAN y con otros países beligerantes. Necesitamos una economía y una sociedad que ofrezca, sobre todo a los jóvenes, un futuro que valga la pena ser vivido.

Construyamos solidaridad

Es precisamente en estas horas que se puede sentir la solidaridad abrumadora de la clase obrera: los dos jóvenes que, arriesgando su propia vida, rescataron a dos heridos y que apenas fueron reportados en los medios de comunicación burgueses, quizás porque son musulmanes, innumerables son las personas que ofrecieron sus casas como refugios, trabajadores de los servicios de emergencia y voluntarios que estuvieron listos en muy poco tiempo, y muchos ejemplos más.

Hemos visto muestras similares de solidaridad después de los ataques terroristas de la extrema derecha en Alemania, en los Estados Unidos y en otros lugares. Con su compromiso, compasión y solidaridad, la gente ha demostrado que su capacidad de permanecer unidos debe y puede ser más fuerte que el terror y el odio. Este debe ser nuestro punto de partida. En lugar de un luto nacional con el propósito de "solidaridad nacional" para el interés de la clase dominante, necesitamos una reacción decisiva del movimiento obrero y de los sindicatos.

Sería un primer paso significativo si los militantes de izquierda, antifascistas y sindicatos llamaran a una reuníon contra el terrorismo, el racismo y el fanatismo y sus causas. Del mismo modo, los sindicatos podrían organizar acciones de huelga breves para enviar una señal fuerte en favor de la unidad de la clase obrera, independientemente del origen nacional, la raza o la religión. Un plan de acción sindical ayudaría a denunciar a los verdaderos autores y causas de tales atrocidades.

El capitalismo está en su crisis más profunda en todo el mundo y cuesta vidas humanas todos los días. Este año nos ha mostrado brutalmente la verdadera cara de este sistema podrido a todos nosotros. Este sistema no tiene futuro: produce pandemias, terror, guerra, odio y miseria. Esta barbarie capitalista debe ser combatida internacionalmente con determinación por nosotros, la clase obrera, y con la perspectiva de una alternativa socialista.

Elecciones en EEUU: ¡Hay que derrotar a Trump y acabar con el sistema!

Esta elección muestra que los demócratas no pueden derrotar decisivamente a la extrema derecha. Socialist Alternative piensa que necesitamos un nuevo partido basado en la clase trabajadora, que se plante apoderarse de la riqueza de las principales corporaciones y ponerlas bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores.

04/11/2020, Bryan Koulouris, Socialist Alternative (ASI Estados Unidos).

¡Hay que tomar medidas para evitar que Trump robe las elecciones! 

Para expulsar a Trump de la Casa Blanca, tenemos que interrumpir la normalidad con una desobediencia civil masiva, huelgas de estudiantes y acciones en el lugar de trabajo. No podemos simplemente “esperar y ver” qué sucede; Trump está haciendo todo lo posible para robar las elecciones, y debemos actuar con rapidez y decisión. Las protestas de hoy (4 de noviembre) deberían ser solo el comienzo. Deben organizarse reuniones de emergencia en los lugares de trabajo y de estudio, los sindicatos y los barrios para discutir el camino a seguir para una lucha monumental para obligar a Trump a ceder. Muchos sindicatos han declarado su intención de ir a la huelga si Trump intenta robar las elecciones, ¡y ahora debemos tomar medidas! El movimiento obrero debería tomar la iniciativa en la movilización de un movimiento para expulsarlo.

Polonia: movimiento masivo en defensa del derecho al aborto

¡El covid no puede detener la ira masiva!

Paweo Nowak, Alternatywa Socjalistyczna (ASI en Polonia)

Tras la sentencia del pasado jueves del Tribunal Constitucional de que el aborto en caso de malformación del feto es inconstitucional, las protestas y las manifestaciones masivas han arrasado el país, ganando en número cada día. Después de que el fallo fuera anunciado el jueves, una manifestación espontánea marchó sobre la sede del partido Ley y Justicia (PiS) gobernante en Varsovia y luego a la casa privada de Jarosaw Kaczyáski, líder de PiS. Las manifestaciones y protestas han continuado cada día desde el fallo, creciendo en escala y arrasando en todo el país. El domingo, miles de manifestantes irrumpieron en las iglesias y se enfrentaron con la policía en muchas ciudades. Los bloqueos del lunes en más de 50 ciudades paralizaron el tráfico del país.

Chile: El plebiscito rechaza la constitución de la dictadura y abre el camino a nuevas luchas

El pueblo chileno dio un ejemplo más de conciencia y fuerza el pasado domingo 25 de octubre.  La Constitución heredada de la dictadura de Pinochet fue rechazada por el 78% de los votantes en el plebiscito que movilizó a 7,5 millones de personas, la mayor participación electoral en la historia del país.

André Ferrari, LSR (ASI en Brasil)

Los votantes también repudiaron al Parlamento actual al optar por amplia mayoría (79% de los votos) que la nueva Constitución sea redactada por una Convención Constituyente 100% elegida por el pueblo.  La propuesta rechazada requería que la mitad de la Convención Constituyente estuviera formada por parlamentarios actuales.

¡Mejores servicios públicos ya, por nuestra salud y nuestras vidas!

¡Huelga General del sector público a nivel estatal en defensa de nuestros servicios!

21/10/2020, Socialismo Revolucionario

La segunda ola de la pandemia de la COVID-19 está azotando con fuerza el estado español, donde estamos ya cerca (en el momento de escribir estas líneas) al millón de contagios. A pesar de las dudas y complicaciones en relación con los datos, estos arrojan que cada día miles de personas son diagnosticadas mediante PCR, y más de 100 e incluso más de 200 personas mueren al día por COVID-19.

ARGENTINA: CON LA PROFUNDIZACIÓN DE LA CRISIS, SE PROFUNDIZA EL DESGASTE DEL GOBIERNO

Marcos Ariel, simpatizante de ASI en Argentina

A un año del gobierno de Alberto Fernández, el descontento incrementa incentivado por la respuesta de su gobierno a la crisis

Se cumple un año de la victorial electoral de Alberto y Cristina Fernández, que generaron expectativas positivas en grandes sectores del pueblo argentino, fundamentalmente entre la clase trabajadora, la juventud y el movimiento de mujeres. Pero durante los últimos meses a medida que la crisis económica y la pandemia crecen, el desgaste empieza a sentirse incluso entre su propia base social y de votantes que cada vez más responsabiliza a Alberto Fernández por la deplorable situación en que se encuentra el país. La razón no hay que buscarlas en la pandemia ni en la cuarentena, sino las respuestas del gobierno a la situación económica, social y sanitaria. 

Madrid: punto de quiebra

Shawn Tarver y John Hird, Alternativa Socialista Internacional


Mientras que a nivel nacional hay un sentido de unidad entre PP, Ciudadanos y Vox a nivel regional durante esta pandemia y la crisis económica en curso es donde hemos visto el verdadero maquillaje y la división entre la derecha ante la desastrosa actuación de la presidenta Ayuso. Durante la reunión de la Asamblea de Madrid el pasado miércoles se le preguntó qué iba a hacer el gobierno regional por las pequeñas ciudades y pueblos de Madrid, aquellas que varios alcaldes han dicho que se espera que hagan mucho sin recursos. Una gran pregunta que se presentó en esta misma asamblea regional es dónde están los 3 millones de euros que se destinaron a la Comunidad Autónoma ya que siete ciudades en poder del PSOE no han visto ni un solo céntimo. Estas mismas siete ciudades que han continuado unidas en contra del gobierno regional han mostrado su apoyo al cierre de sus ciudades, lo que Ayuso se opone a hacer.  Debido a la terrible situación que se está produciendo en Madrid estamos viendo que los partidos comienzan a distanciarse del PP. Empezaron a nivel regional, con Vox diciendo incluso que el PP no hace nada por los españoles, en un tono reaccionario. Pero esta división va más allá, con el distanciamiento de los representantes de Ciudadanos en el gobierno de la Comunidad de Madrid, de decisiones tomadas por Ayuso con respecto al coronavirus, especialmente cuando el PP votó en contra de unas medidas de restricción que había acordado con el ministro de sanidad solamente 24 horas antes.


Sur de Europa: Nueva crisis económica, viejas causas estructurales

¡Necesitamos urgentemente una alternativa de la izquierda militante!

Vladimir Bortun, Nikos Anastasiadis, Athina Kariati, Jonas Von Vossole, Guiliano Brunetti (ASI). (Original en inglés).


Además de las similitudes geográficas y culturales, los países de Europa meridional también comparten, como característica fundamental, un desarrollo capitalista combinado y desigual. Esto sentó las bases de divisiones estructurales a lo largo de amplias líneas Norte-Sur, tanto a nivel europeo como dentro de los propios países, con estridentes diferencias socioeconómicas entre las diferentes regiones (por ejemplo, entre el norte y el sur de Italia). Esas divisiones se consolidaron y profundizaron con el proceso de integración europea y la Zona Euro en particular. Esto se reflejó más claramente en la crisis de la Zona Euro que comenzó hace un decenio y que afectó en particular (aunque no exclusivamente, como en el caso de Irlanda) a los Estados miembros del sur. La nueva crisis económica de toda la UE, construida sobre condiciones que existían antes del comienzo de la pandemia del coronavirus, sacará a la superficie esas divisiones de manera aún más cruda siguiendo claras líneas de clase. Frente a esto, la mejor respuesta será la solidaridad internacional y la lucha coordinada de las clases populares en todo el continente.


Huelga de la Educación Pública en Andalucía

Viki Lara, Socialismo Revolucionario Sevilla

Hoy viernes 18 de septiembre los maestros y profesores de Educación Infantil, Primaria y Secundaria han hecho huelga en Andalucia, convocados por los sindicatos CCOO, USTEA y CGT, y con el apoyo de Ampas y estudiantes, ya que se unen a la huelga del Sindicato de Estudiantes convocada por los mismos motivos del miércoles al viernes. Los principales reivindicaciones son la bajada de ratios a través de la contratación masiva de más personal docente y no docente (limpieza, sanitario, etc), la habilitación de nuevos espacios para desdoblar aulas y garantías de desinfección en los centros.

Socialismo Revolucionario demanda:

¡Por una vuelta segura a las aulas, con contratación masiva de personal docente y no docente para garantizar la bajada de ratios y la distancia de seguridad contra el coronavirus!

¡Puestos de trabajo dignos para todo el personal docente y no docente!

¡En defensa de una educación pública de calidad, fin de los conciertos y privatizaciones!

¡Por una vuelta segura a las clases!

15 de septiembre: Huelga de Educación en en Euskal Herria

John Hird, Socialismo Revolucionario Vitoria-Gasteiz. (Más información: Estudiar bajo la pandemia y la nueva normalidad.)

En una importante muestra de unidad entre todos los sindicatos de Euskal Herria se hizo la siguiente declaración y llamamiento a la huelga en la educación:

"Exigimos al Departamento de Educación de la CAV que acabe con la situación de incertidumbre, y adopte medidas y criterios comunes para garantizar el retorno seguro, presencial y consensuado. Para ello, los cinco sindicatos que tenemos representación en educación presentamos el siguiente calendario de movilizaciones: 4 de septiembre, concentraciones con fotografías colectivas en los centros educativos y registro de huelga; 10 de septiembre, a las 18:00, movilizaciones ante las Delegaciones de Educación en Bilbo, Donostia y ante Lakua en Gasteiz, invitando a participar a toda la Comunidad Educativa; 15 de septiembre, día de huelga bajo el lema "retorno presencial seguro y consensuado en nuestros centros educativos".


Estudiar bajo la pandemia y la “nueva normalidad”

Shawn Tarver, Alternativa Socialista Internacional (ASI)

Más información: 15 de septiembre: Huelga de educación en Euskadi


La actual situación bajo la Covid-19 ha sacado a la luz muchos problemas que se añaden a la amenaza de una crisis económica. Problemas como la crisis en el sistema sanitario y la situación precaria de muchos trabajadores, que ya aparecieron durante la crisis económica que estalló en 2008, han resurgido, y el capitalismo se está mostrando completamente incapaz de resolverlos.

La vida es bella: el legado de León Trotsky


Christian Bunke, Sebastian Kugler, Philipp Chmel, Thomas Hauer, Brettros, ISA Austria

22 de agosto de 2020

Hace 80 años el revolucionario León Trotsky fue asesinado por un agente estalinista. A diferencia de muchos otros revolucionarios, a los que se les ha robado sus verdaderas ideas políticas y se les ha representado como ídolos inofensivos después de su muerte, el legado de Trotsky sigue vivo hoy en día. Dondequiera que se mencione su nombre, se polariza. Sus oponentes -defensores del capitalismo, fascistas, pero también los estalinistas de hoy en día- lo odian absolutamente; sus seguidores lo defienden vigorosamente.

‘Mi vida: un intento de autobiografía’, de León Trotsky


Katie Quarles Socialist Alternative (ASI en EEUU) 

10 de septiembre de 2015 

León Trotsky, el marxista que co-lideró la Revolución Rusa de 1917 junto con Lenin, y cuyas tradiciones mantiene Alternativa Socialista, pasó toda su vida adulta luchando por un mundo mejor.

‘Mi vida’ comienza con la juventud de Trotsky y continua con los grandes acontecimientos históricos en los que participó: la Revolución Rusa de 1905, la Revolución Rusa de 1917, el periodo después de 1917 cuando lideró el Ejército Rojo en la Guerra Civil y la reconstrucción de la Rusia postrevolucionaria, hasta su lucha contra Stalin y su expulsión del Partido Comunista y de la URSS.

2020: Una acusación histórica del capitalismo - COVID-19 y la trampa mortal capitalista

Las disparidades estructurales de larga data en la salud y los niveles de vida han resultado en brechas masivas en casos de COVID-19 y muertes por motivos raciales.               

Grace Fors, Socialist Alternative (ASI en EEUU)

Todos los que vivieron el año 2020 lo recordarán como un año de colapso sin precedentes, cuando todas las fallas del sistema se abrieron y las vidas de la gente común cambiaron para siempre. Las crisis gemelas de la COVID-19 y una depresión económica global, exacerbada por la tercera y la mayor crisis de destrucción climática global, han ilustrado el futuro condenado al fracaso del capitalismo más agudamente que nunca.

Bielorrusia: fin del partido

Las huelgas continúan extendiéndose. Lukashenko hablando en una fábrica de Minsk declaró que “Hemos tenido nuestra elección. Solo sobre mi cadáver se llevará a cabo otra elección ”. Pero la decisión ya no es suya, en los próximos días se decidirá la cuestión de una forma u otra.

17/08/2020, Rob Jones, ASI en Rusia

Con el humor irónico que suele acompañar a los levantamientos masivos y las revoluciones, ha aparecido un vídeo de Alexander Lukashenko conduciendo un coche siendo perseguido por un enorme camión minero de volquete, claramente a punto de aplastar el coche, simbolizando la rapidez con la que el movimiento de masas está avanzando para aplastarlo a él y a su gobierno. Los trabajadores de la fábrica ‘Belaz’ que fabrica el camión volquete se encuentran entre los que han salido a la huelga.